Nuevas!

MERENGUE DOMINICANO Y VALLENATO: ¡DE LA PARRANDA AL BAILE!

Por: Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

“Cuando se hace alusión al folclor de la hermana República Dominicana, de hecho nos trasladamos mentalmente al género más popular y de origen rural como lo es el Merengue típico de la región del Cibao o cibaeño. De igual modo ocurre cuando en Colombia alguien utiliza el término Vallenato, de inmediato nos trasladamos a ese lugar ubicado al sur del departamento de la Guajira y norte y centro del sur del Cesar, entre la Sierra Nevada de Santa Marta y la Serranía del Perijá, donde se estima fue el epicentro o radio de acción de las huestes indígenas del Cacique Upar.
Quizás algunos se pregunten: ¿Qué tipo de relación existe o puede existir entre estas dos reconocidas expresiones folclórico–musicales que se traen a colación? Pues bien, resulta imprescindible señalar que, de tiempo atrás, existe una cierta confusión entre quienes manejan el mercado de la música, los cuales se han encargado de difundir los diversos géneros musicales que se han originado en todo el espacio que ocupa el bello Mar Caribe, cuyas aguas corren desde las playas del sur de La Florida (USA), bordeando todos los países centroamericanos, desde Méjico hasta Panamá, continuando por la costa norte de Colombia hasta llegar a Venezuela. A estos se agregan por razones obvias todas las Islas grandes y pequeñas, tales como Cuba, Puerto Rico, República Dominicana, Haití, Jamaica y las Antillas menores, en donde podemos incluir a San Andrés, Providencia y Santa Catalina.
Todos estos ritmos o géneros musicales que se han originado dentro de este vasto territorio, sin lugar a dudas, han sido influenciadas en cierta medida, por las culturas europeas (principalmente de España), de regiones del África y obviamente por las comunidades indígenas que moraban de tiempo atrás en estas tierras; es decir, se produjo una aculturación en donde en una u otra región se fueron mezclando formas de canto, instrumentación, ejecución y, porque no señalarlo, aportes lingüísticos o idiomáticos, que con el correr de los días fueron dando a luz importantes creaciones, fusiones y mezclas, muy propias de todo ese gran territorio de mar y sol.
Con la anterior explicación, veremos entonces, cómo los ritmos del caribe colombiano y los de la República Dominicana, tales como el Vallenato y el Merengue, en su respectivo orden, tienen una raíz común en sus orígenes, e igualmente hemos de darnos cuenta, acerca de lo que está ocurriendo con ellos hoy en día, que de músicas alegres y de parranda, han venido siendo objeto de transformaciones, de tal manera que distan mucho de su creación autóctona u original.
En la República Dominicana se fueron paulatinamente desarrollando ritmos como atabales, pambiches, dendow, bachata y similares, pero en definitiva quien tomó la delantera vino a ser el merengue, cuyo nacimiento se remonta a finales del siglo XIX. Inicialmente fue ejecutado con instrumentos de cuerda pero con la llegada del Acordeón diatónico, cobró mayor fuerza y relevancia, pues junto con la Guira (guacharaca) y la Tambora (tambor de dos parches), se asentó en la parte oriental de la Isla y, específicamente en el Cibao. No obstante, fue hacía el año 1920 cuando entraron en escena los que habrían de constituirse en los primeros grandes intérpretes del genuino y auténtico folclor dominicano. Cuando la discografía irrumpió, aparecieron músicos de la talla de Tatico Henriquez, quien marcó una época brillante. Veámoslo:
Haga clic en el siguiente enlace:

Quizás el músico más reconocido a nivel internacional, que trascendió las fronteras con su Acordeón, acompañado de Guira y Tambora, al cual anexó también el Saxofón por vez primera, fue Ángel Viloria, acompañado de un gran cantante como Dioris Valladares, difundió en gran medida el merengue original. En nuestro país, las radiodifusoras del caribe colombiano, daban crédito a canciones como A lo oscuro y La Empalizá, verdaderos éxitos, que se anclaron en el gusto popular. Escuchémoslo:

Los conjuntos de música de acordeón en Colombia, tantos Vallenatos como Sabaneros, conformados originalmente con una base instrumental similar, se dieron a la tarea de popularizar dicho ritmo en nuestro país, como Aníbal Velásquez y Los Corraleros de Majagual con temas tales como La Resbalosa y El muerto borracho, interpretado este último de forma magistral por Calixto Ochoa, haciendo un arreglo especial a la versión del músico dominicano Rafaelito Román.
Debe destacarse también, cómo una agrupación de la calidad interpretativa de Los Hermanos Zuleta, decidieron grabar también los clásicos merengues dominicanos, como veremos a continuación.

Y ni que hablar del inolvidable Juancho Rois, quien en su deseo de lograr una fusión bien exquisita del Merengue dominicano con el Vallenato, optó por ir hasta la fuente original de dicho ritmo, radicándose durante un tiempo en ese país, para adquirir en forma directa el conocimiento y la ejecución del mismo. Esta fusión vino a dar a luz a un nuevo ritmo: Vallerengue. Infortunadamente con el trágico accidente que concluyó con el deceso de este músico genial, allí se truncó ese esfuerzo grande, hecho por Juancho Rois, para integrar 2 géneros hermanos. Observemos dicho trabajo:

Finalmente es menester anotar que tanto en el Merengue Dominicano como en los aires Vallenatos, está operando de tiempo atrás una transformación que, en cierta medida está modificando ambos géneros. ¿Cómo así?, dirán algunos. La explicación es sencilla: el cuerpo Merengue Dominicano se ha venido alargando mucho más, pues de 8 a 12 compases que era lo original, las Orquestas de dicha nación como Jhonny Ventura y Wilfrido Vargas lo han llevado de 32 compases a 48, desviándolo de su forma inicial. De música de salón y parrandera, lo volvieron música para bailes y conciertos, en especial a partir del boom de los años 80. Los aires Vallenatos de parranda y alegría entre cierto número de contertulios, se ha pasado de igual modo, a la mal llamada Nueva Ola, que pretende grandes éxitos, al variar también los compases originales para acelerarlos, en lugar de crear nuevos ritmos y no suplantar los originales, como quiso hacer el gran músico sanjuanero”.

BLOG DEL AUTOR:  Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Acerca de portalvallenato (15725 Artículos)
Gestor Cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: