Nuevas!

EL RÍO, EL PUENTE Y LA PLAZA

DONALDO MENDOZAPor Donaldo Mendoza

Esos tres lugares, comunes en la vida de los habitantes del norte del Cesar, llamaron mi atención en mi reciente visita a Valledupar-Codazzi. El rasgo que une a los tres es la tristeza y el desencanto. En efecto, el río Cesar a la altura del viejo puente sigue recibiendo el putrefacto veneno de la laguna de oxidación que recibe las inmundicias de una ciudad que ronda los 450 mil habitantes.

De nada han valido las voces de protesta que en los últimos años han clamado para que se salve al emblemático río que da nombre al departamento y a famosas canciones del folclor vallenato. Sordos y ciegos siguen las autoridades llamadas a tomar medidas para salvar esta arteria “vital”, ni siquiera el terrorífico fantasma del calentamiento global los hace reaccionar; tampoco la sed de muchos municipios del Cesar, que una o dos veces a la semana reciben un chorrito de agua, que en algunas casas deben succionar con turbinas, como es el caso de Codazzi (tercer municipio del Cesar). Países secos, como hay tantos en el oriente árabe, pagarían todo el dinero del mundo por un río como el Cesar, en Colombia se le envenena.

En viaje hacia Codazzi busqué el viejo puente Salguero, levantado sobre el río Cesar en 1937, ya no estaba. Como obra del Estado el puente era un bien público y como tal debía respetarse. Se me preguntará para qué. Pues así como la Torre Eiffel, construida en 1887, es uno de los más importantes atractivos turísticos de París, de otro modo el puente Salguero pudo fungir de referente histórico para estudiantes de Arquitectura, en cuanto a diseño, o de Ingeniería civil, en cuanto a estructura. O también como punto geográfico cuando algún estudioso quisiera hacer el trazado de la ruta de los cantos de Rafael Escalona.

Ya en Codazzi, quise darme un paseo nocturno por la plaza principal, y ¡oh tristeza!, ¡oh desencanto!, la plaza era un lugar sin forma, devorado por la oscuridad. Tuve la oportunidad de decir, en el evento cultural de Aprocoda, que era inconcebible que autoridades y comunidad ignoraran que la plaza central es el epicentro fundacional de todo pueblo y ciudad; alrededor de la plaza están la iglesia (o catedral), el palacio de gobierno, casas de justicia y algunas entidades financieras; pero que, ante todo, la plaza central es la memoria social y cultural de los pueblos y ciudades.

Tres realidades, tres carencias y muchas preguntas sobre cómo construir identidad cultural y sentido de pertenencia en una región, el Cesar, que el resto de Colombia valora como tierra promisoria, de gente cordial; una tierra donde hasta el calor se transforma en alegría; una tierra de oportunidades… Ojalá esto lo entiendan las autoridades, y se pongan a la altura.

 

Acerca de portalvallenato (16146 Artículos)
Gestor Cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: