Bandas de Vientos del Caribe Colombiano: Pura alegría con sabor provinciano

Por: Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

LAS BANDAS DE VIENTO EN EL CARIBE COLOMBIANO, a la par con otros formatos musicales (De Acordeón, Cuerdas, Flautas y Gaitas, Orquestas, Combos, etcétera), forman parte del alma de un Pueblo que a pesar de las múltiples calamidades que ha tenido que afrontar, nunca ha perdido ese espíritu que le anima y se expresa en su diario trajinar.

Si nos remontamos a sus orígenes en el norte de Colombia, podemos afirmar sin ambages, que estas Bandas de instrumentos de Vientos, se estructuraron a partir del componente marcadamente religioso,
a finales del siglo XVIII, pues la Iglesia Católica, procurando brindar mayor solemnidad a sus festividades, procesiones y actos similares, se dio a la tarea de traer instructores, para capacitar musicalmente a aquellas personas de origen criollo, para que estas desarrollasen esa labor.

Quizás no fue el propósito de muchas de esas personas, que de una u otra manera adquirieron un conocimiento, para saber ejecutar esos instrumentos como: Trompetas, Saxos, Bombardinos, Trombones, Clarinetes, Tubas más los elementos de percusión, para hacer adaptaciones de músicas ya existentes, ejecutadas por nativos, con instrumentos musicales originados en tribus indígenas, tales como las Gaitas y Flautas de Milo, más su percusión, a través de los cuales surgieron ritmos y bailes, como el Porro, Fandango, Cumbia, Bullerengue, Pajarito o Tambora y otros más.

Fue a través de un proceso histórico largo, en el cual se produjo una transformación, dando origen a una de las instituciones, más alegres y parranderas: Las Bandas Pelayeras, erróneamente denominadas por algunos como “Papayeras”, que fueron ganando terreno poco a poco, especialmente en la subregión sabanera, conformada por los actuales Departamentos de Córdoba, Sucre, Bolívar y Atlántico.

No obstante lo anterior, vale anotar que al igual que en los ya citados Departamentos, donde nacieron y tomaron fuerza estos formatos musicales, en los cuales prevalecieron ritmos originales como Porro, Fandango, Cumbia, Mapalé, así mismo en aquellos Departamentos surgidos del antiguo Estado del Magdalena, como el Cesar, Guajira y el Magdalena, también han tenido gran acogida, dando cabida a sus propios aires como el Paseo, el Merengue, la Puya y otros más.

Daremos inicio a este recorrido musical con una Agrupación de gran trayectoria en cuanto a Bandas de Viento se refiere:

EL CULEBRO (Porro) – Autor: Pedro “Peyo” Torres
Interpreta: Banda Ritmos de Sucre (De Sincelejo)

¡Que belleza¡ Sin duda alguna la calidad interpretativa de esta Banda transmite un sabor y una alegría al vaivén de esas notas emanadas de pitos y percusión, que en rítmica combinación, propician un ambiente, que muchos que no lo viven ni entienden, les queda difícil comprender. Esos solos de trombones, bombardino, trompeta y de saxofón, propios del Caribe y su entorno, constituyen un agregado especial, que conllevan a un éxtasis muy alegre y tropical.

El proceso socio cultural que ha generado el movimiento de Bandas en nuestra Región Caribe, ha alcanzado gran influencia en lugares, cuyos aires típicos no daban para ese frenesí que generan ritmos tan alegres, derribando con ello fronteras étnicas, políticas, económicas y estéticas y convirtiéndose de hecho en una opción importante para una integración socio cultural. Muestra de ello, lo constituyen tantos eventos o concursos de Bandas a nivel nacional, donde los aires del trópico les tiene asignados lugares preferenciales.

Uno de los eventos que atrae la mirada cada vez mayor, es el llamado “Festival del Porro” en San Pelayo (Córdoba), el cual se lleva a cabo en entre los días 29 de junio y 3 de julio, en donde participan las agrupaciones de viento o Bandas tradicionales de todo el país y Bandas internacionales invitadas. Da inicio con una alborada en donde las Bandas que participan, interpretan uno de los Porros más representativos de este género y el que es considerado el himno de estas fiestas: “María Varilla”.

MARÍA VARILLA (Porro Palitiao) – Autor: Primo Paternina Oliveros
RIO SINÚ (Porro Tapao) – Autor: Miguel Emiro Naranjo
Interpreta: Banda de Baranoa (Atlántico)

¿Qué es el Porro? Quizás algunas personas no tengan muy claro este término o denominación, atribuida a uno de los aires musicales de mayor popularidad en el Caribe colombiano, el cual se originó en las estribaciones del Río Sinú y cuya característica más notoria, es esa cadencia inspiradora para el cortejo, propicio para el baile en pareja

Se interpreta en compás de 2/2 o, como se le dice popularmente en América, compás partido, y para ello se hace énfasis en instrumentos como el redoblante, el bombo, el platillo y el clarinete; no obstante en algunos lugares de Bolívar y Atlántico, utilizan la trompeta como instrumento de igual importancia.

CLASES DE PORRO: El Porro tradicional o campesino se suele clasificar en dos tipos o categorías principales:
1) Porro Tapao y
2) Porro Palitiao

El PALITIAO, nacido en tierras del Sinú, especialmente del Municipio de San Pelayo y lugares circunvecinos, toma su nombre, según la versión más aceptada, por la forma como se golpea con el percutor una tablilla incorporada al aro del bombo o externa a este. Esto ocurre al momento en que el bombo queda en silencio y el clarinete toma la voz cantante o mejor dicho, toma el rol protagónico.

El TAPAO o SABANERO, llamado así por ser originario de las Sabanas de los Departamentos de Córdoba, Sucre y Bolívar. Se llama así por la predominante forma como el ejecutante del bombo tapa con la mano el parche opuesto al que percusiona.

Resulta también importante recalcar que en el Porro, lo hay cantado o instrumental. En torno a este tema, se han dado posiciones que divergen entre sí, puesto que hay quienes consideran que cantar el Porro o ponerle letra es una profanación al folclor del Sinú y aducen que a los sinuanos nadie les transmitió que los Porros se cantaran, solo instrumentados. Otras voces al contrario, insisten en este aire es menester actualizarlo, introduciendo modificaciones al ritmo, respetando los puntos de referencia del folclor, para que el Porro llegue, se oiga y tenga mercado.

EL FANDANGO.- Es un aire ligero, rápido, marcado a compás ternario 6/8, parecido al pasaje llanero y al mapalé.
Además de ser uno de los aires tradicionales típicos ejecutados por las Bandas del Caribe colombiano, también hay que entenderlo como un espectáculo de carácter público multitudinario que se da durante el marco de los días especiales de los pueblos en los cuales se celebran fiestas patronales, la recolección de las cosechas o su fundación, con corralejas, ruedas de cumbias o fandangos por la noche.

Estos se desarrollan con la intervención de unos 12 a 15 músicos que suben y empiezan a tocar, interpretando porros, fandangos, puyas, bullerengues, mapalés, cumbias, gaitas, etc.
Las parejas bailan alrededor de la Banda formando círculos inmensos; se alumbran con paquetes de velas que la mujer lleva en la mano derecha, y en alto, tanto para el coqueteo como para el rechazo de sus pretendientes, baile con el cual conserva la característica de ser suelto y girando siempre en forma inversa a las manecillas del reloj.
FANDANGO VIEJO (Fandango) – Autor: Primo Paternina Oliveros
Banda 19 de Marzo de Laguneta (Córdoba)

Según el lugar en donde se realice el Fandango, se pueden encontrar las siguientes clases:

1. CERRAO: Aquel que es contratado por la Junta de fiestas; la Banda toca seguido hasta las cuatro de la madrugada. De ahí en adelante puede seguir mediante el pago de nuevas “horas de toque”.
2. ABIERTO: Cuando hay que mandar. Espontáneos mandan una, dos o tres horas, o se recoge entre los bailadores de a “ponina” o “vaca”, para seguir mandando.
3. PASIAO: Es un baile en movimiento, con desplazamiento, especial para abrir un evento, o para acompañar un desfile. Las ferias, los reinados, los grandes certámenes se abren con un Fandango Pasiao en el que participan varias bandas, conjuntos de pitos, comparsas, candidatas, carrozas.
4. FOGONIAO, de Fogón. Se da en el Bajo Sinú, especialmente en El Carito, un corregimiento de Lorica, margen derecha de la carretera que de Montería conduce a Coveñas. Consiste en colocar tres conjuntos de en tres sitios estratégicos de la plaza, semejando los tres bindes de un fogón. El pueblo baila alrededor de cada conjunto, con espermas haciendo inmensas ruedas de fandango.
He aquí una muestra de Porro y Fandango, en San Juan (Córdoba):

Según la información recopilada por el Ministerio de Cultura, existen en la actualidad aproximadamente 1.215 Bandas ubicadas en 838 Municipios de todos los Departamentos, lo cual significa que el 76.4% de los Municipios existentes tienen Bandas. De estas agrupaciones se estima que cerca del 85% son juveniles e infantiles, y el otro 15% son bandas de músicos mayores urbanos y campesinos.

Una de las características importantes del movimiento de Bandas en Colombia es la existencia de diversos concursos y festivales de tipo nacional, departamental y zonal, en los cuales las agrupaciones confrontan y comparten sus logros artísticos, al tiempo que generan espacios de encuentro y socialización en las localidades que son sedes.

Aunque la subregión Sabanera, en cierta medida tomó la delantera en materia de Bandas de Vientos, no se puede subestimar todo lo que se ha hecho en la otra subregión Caribe, y en lugares como La Paz, en el Departamento del Cesar, se realizan Festivales de Bandas intérpretes de los aires musicales Vallenatos.

Una Banda que obtuvo el primer lugar en el Festival de Bandas de la Música Vallenata, fue la siguiente:

LIRIO ROJO (Paseo Vallenato) – Autor: Calixto Ochoa Campo
Interpreta: Banda 26 de Julio de Santana (Magdalena)

En Aguachica, la segunda ciudad del Departamento del Cesar, existe una tradición musical, y las Bandas de Vientos, han ocupado un lugar preferencial, lo cual se demuestra con la calidad con la cual ejecutan su amplio repertorio de canciones, como en la tradicional festividad que se denomina “PORRO AL PARQUE”.

MOSAICO DE PUYAS Y FANDANGOS
BANDA JUVENIL DE AGUACHICA (Cesar)

Y que mejor para culminar este trabajo musical, que hacer una invitación a dos de las mejores Bandas que existen en toda Colombia como son: Ritmos de Sucre de Sincelejo y 19 de Marzo de Laguneta (Córdoba), quienes se reunieron en Bogotá conjuntamente, en aras de preparar un Concierto, donde iba a realizar un homenaje a la cantante, Totó La Mompoxina.

He aquí el resultado de dicho ensayo, donde se fajaron los mejores instrumentistas de cada agrupación, para interpretar este sabroso tema musical:

LA SECA

BLOG DEL AUTOR: Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.