LAS INÚTILES DÉCIMAS DE JOSÉ ATUESTA MINDIOLA

Por: Donaldo Mendoza Meneses

Cuando Platón decide desterrar a los poetas de la conformación de su República, por su inutilidad como fuente de conocimiento, lo hizo consecuente con un sistema educativo que debía responder a las expectativas sociales de progreso y desarrollo material.

Y no parecía estar equivocado, dado que hoy, muchos siglos después, tampoco a los buenos poetas se les ve haciendo parte de los gobiernos. Y en aparente paradoja, son los poetas los primeros en privilegiar la “inutilidad” de la poesía y las demás artes.

Es esa “inutilidad” de la poesía la que quiero compartir con los lectores de El Nuevo Liberal. Abundan las preguntas por la insensatez del poeta de Mariangola (Cesar), quien con alma limpia pretende que en nuestra vida nacional reine la prudencia. Propone Atuesta que en Colombia cese la violencia, para que el respeto y la convivencia guíen hacia un reino donde Dios esté por encima de toda fauna política terrenal.

Cree José Atuesta que es posible, en Colombia, vivir de otro alimento distinto del pan diario, y está seguro de que en la conciencia nacional pueden convivir en equilibrio el derecho y el deber, y el sagrado respeto a la autoridad. ¡Habrase visto!

Cómo se le ocurre a José Atuesta que en un país donde cada día el ciudadano se despierta con la pesadilla de un nuevo escándalo de corrupción, cómo se le puede ocurrir, digo, que en Colombia se pueda pensar siquiera en un utópico paraíso de trabajo, paz y amor. ¿Se dan cuenta?, no andaba tan descaminado Platón cuando en totalitario pregón quiso desterrar para siempre a los poetas de su República.

Y no he dicho que el poeta José Atuesta Mindiola esté equivocado; porque, como el famoso Galileo, él también sabe cómo apartarse de las gregarias ovejas para ir detrás de la única rara del rebaño: una de alma transparente.

“La vida es bendita”
(décimas)
Por José Atuesta Mindiola

I
La luz blanca de la luna
es un signo de prudencia,
y vivir en convivencia
es la más grande fortuna.
Las espinas de las tunas
nadie cultive en el alma;
que sean cayenas y palmas
y trinos de aves canoras
que nos despierten la aurora
y llenen la vida de calma.

II
Si somos seres humanos
a todos Dios nos bendijo,
pensemos en nuestros hijos
y también en los hermanos.
En ideas somos lozanos
radiantes de inteligencia;
vivamos en convivencia
respetando a los demás
sin utilizar jamás
el poder de la violencia.

   III
Respetar la autoridad
es un deber ciudadano,
y brille en los colombianos
el sol de la honestidad.
El culto a la legalidad
debe ser el pan diario
de todos los funcionarios
y del pueblo en general;
La Conciencia Nacional
un escudo necesario.

IV
Existe un sueño alcanzable
de justicia y honestidad,
vivamos en hermandad
con sentido responsable.
La violencia es detestable
siembra ruinas y dolor.
Defendamos el honor
porque la vida es bendita,
y Colombia necesita
trabajo, paz y amor.

Donaldo Mendoza Meneses

BLOG DEL AUTOR: Donaldo Mendoza Meneses

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.