DESPEDIDA A CARMEN ROSA PINTO

Por José Atuesta Mindiola

I
Como su nombre era bella:
Carmen, Jardín celestial;
Rosa, la flor del rosal;
su elegancia de doncella.
Del hogar era la estrella
una madre generosa,
en la liturgia piadosa
de la tradición cristiana,
y el sonoro toque diana
siempre lo hacía Carmen Rosa.

II
En el edén de su hogar
con Rodrigo Corzo mi tío,
el amor fue como el río
en su permanente andar.
Así pudieron celebrar
la llegada de seis hijos,
que Dios a todos bendijo:
un varón, cinco mujeres;
son los sagrados quereres
de los padres, regocijos.

III
El tiempo sigue su senda
no duerme ni se detiene;
la vida cantando viene
la belleza de su agenda.
La muerte luce su venda
de penumbra y de pesares,
entristece los cantares
hay luto en el corazón,
y el poder de la oración
es consuelo en los altares.

IV
Serena en la madrugada
Carmen nos dijo adiós,
lenta se apagó su voz
en luz de la alborada.
Su espíritu en la morada
de la Casa Celestial,
el Divino Manantial
será su eterna mansión,
y vivirá en el corazón
su presencia terrenal.

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .