Óscar Daza un hombre CORRECTO, ABNEGADO Y SERVICIAL

MI CRÓNICA SABATINA

Hoy, homenaje a un tío CORRECTO, ABNEGADO Y SERVICIAL:
Óscar Antonio Daza Mendoza

josejaimedaza-200Por José Jaime Daza Hinojosa

Mi queridísimo tío Oscar Antonio Daza Mendoza nació en La Junta – Guajira un 23 de noviembre de 1925 y falleció precisamente en el mismo mes de noviembre día 19 del año 2001 a la edad de 76 años.
Sus padres fueron mis abuelos: José María Daza Cuello y Antonia Felipa Mendoza Mendoza, sus hermanos de padre y madre fueron Mauricio, María Josefa, Laudelino, Gonzalo y Pedro Ángel; Por parte de padre Luis Alberto, Isabel Felicia, Dolores María, Julio César, Sara Elena, Silvia, Raquel, Enrique Bolívar y Celina.

oscardaza 3
Contrajo matrimonio con Abigaíl María Sierra Acosta en el año de 1950 y de esa bonita unión nacieron siete hijos: María Clara, Amparo, Oscar Alberto, Guillermo, José Adolfo, Berta Lucía y Rodrigo.
Me cuenta mi primo hermano José Adolfo que su padre siempre recordaba una anécdota especial: su padre le decía a su mamá Antonia cuando Ella le preguntaba por qué no comía que “los ojos de Abigaíl lo estaban matando” Él continuó con su obsesión, con su traga, como diríamos ahora por aquella linda mujer que más tarde sería su esposa; todavía la señora Abigaíl conserva su lucidez y encanto con nada menos que 97 abriles cumplidos, bendiciones para Ella , mi tío Oscar se inspiró mucho en su bella y armoniosa figura, todavía conserva poemas, telegramas y cartas de amor que frecuentemente le hacía.
Su primaria la estudió mi tío Oscar en La Junta y su primer profesor fue Manuel López, hijo de Leticia Acosta (tía de la señora Abigaíl). Fueron compañeros de estudios de Él: Delio, Armando y Esteban Cuello, lo mismo que Félix Joaquín Sierra y Bercelio Romero, eso fue en los años 1934 – 1935. Estudió sólo hasta cuarto de primaria, estos últimos años de escuela los hizo en San Juan Del cesar con los profesores Julio César Daza, Enrique Brito y Pablo Osorio.
En el matrimonio de Bernardo Cuello y Elvira Gutiérrez reunido con varios amigos hubo una gran novedad: llegó por primera vez el hielo a la zona y todos se dedicaron a comerlo, más de uno salió con dentera al final de la fiesta; acontecimiento este que mi tío Oscar recordaba a menudo de su infancia.
En su juventud fue corregidor por varios años, fiscal y secretario vitalicio de la acción comunal de La Junta, también del Festival Folclórico del Fique y de La Junta del acueducto, fue tesorero por muchos años del cobro de la energía eléctrica en el pueblo cuando existía una planta que la prendían a las seis de la tarde y la apagaban a las 10 de la noche. Fue subcolector estanquero siendo el primer cargo ocupado en 1948 con un sueldo de 50 pesos mensuales, auditor de la Contraloría departamental de La Guajira ante el municipio de San Juan del Cesar, su jefe inmediato en ese entonces fue el Dr. Román Gómez Ovalle en 1968-1973; también fue auditor nacional de la Contraloría General de la nación ante el municipio de San Juan Del Cesar. El 1 de enero de 1975 es elegido por el Concejo de San Juan Del Cesar contralor municipal cargo que ocupó durante 8 años consecutivos.
Recuerda mucho a los alcaldes de San Juan del Cesar: Eduardo Lacouture, Tulio Urbina, Francisco René Daza, Saúl Hinojosa, María Teresa Hinojosa, El Mayor Echeverry, entre otros.
Mi tío Oscar montó una tienda en La Junta que la llamó tienda Amparo, primero se surtía de San Juan y después lo hacía de Barranquilla, le tocaba viajar 12 horas en carretera destapada para poder traer la mercancía; esta tienda tenía fama en la región pues sus vitrinas eran impecables y todo lo que se vendía era de óptima calidad, la tienda funcionó hasta 1973, esta tuvo el nombre de su segunda hija Amparo; en aquellos años sólo existían en La Junta dos neveras de petróleo: una la del señor Julio Gabriel Gutiérrez Lacouture y la otra, la de mi tío Óscar.
Hay dos anécdotas que su sobrino Hernán, conocido popularmente en La Junta como “machorrito” nunca olvida de mi tío Oscar: la primera, cuando estando Hernán ordeñando una vaca de nombre Azucena, que era pateadora, esta pateó el balde lleno de leche y lo derramó íntegro, y el travieso muchacho se acerca a donde el tío y le dice riéndose: “Mire lo que hizo la Azucena” y mi tío lo recrimina: “ ¡Hombre Hernán! usted en vez de estar riéndose, debió de estar con la cabeza metida entre las piernas, para yo decirle “levántese no es para tanto ”” .
La segunda: había tenido un disgusto con el primo Saúl Hinojosa y una mañana paso por el frente de su casa con su bata blanca y le dice “buenos días”, tío Oscar le contesta “buenos días“ el travieso Hernán lo increpa: “tío, por qué le contesta si ustedes están peleados y no se hablan” y mi tío de una forma certera le dice: “Hombre, eso es lo correcto, al enemigo se le deben se le deben dar las horas”. En una ocasión, me cuenta Hernán, que mi tío Oscar lo puso preso tres horas desde las seis de la tarde hasta las nueve de la noche, esto lo hizo debido a que el intrépido muchacho era muy desobediente con su abuela Antonia.

oscardaza1Mi tío Oscar, lo describe su hijo Rodrigo, como una persona correcta, pulcra, celosa de su presentación personal, se cuidaba mucho, cero vicios, nunca le escuchó una mala palabra, muy sociable y pacífico, le fascinaba servir a la gente y a su pueblo en especial, le gustaba leer mucho y el orden y el aseo eran cosas intrínsecas de Él, llevaba todo con un orden milimétrico y anotaba cualquier cosa para que no se le olvidara. Todas las noches rezaba su padre nuestro antes de dormir, fue trabajador incansable y muy responsable, jamás dio un mal ejemplo, se preocupó por educar a sus hijos y respetó y amó a su querida Abigaíl hasta el día de su muerte.
En su casa había muchos libros y revistas y los estudiantes los utilizaban como biblioteca para consultar sus tareas, y quien más que mi tío Oscar para asesorar y guiar a todos los que requerían esa valiosa ayuda, pues a pesar de no haber estudiado, sino hasta cuarto de primaria era una persona culta y preparada, autodidacta. Su memoria era lúcida y lo visitaban muchas personas que requerían información sobre La Junta y sus ascendientes.
Tengo el mejor recuerdo de mi tío Óscar, su amabilidad, buen trato, su sonrisa, nunca las podré olvidar, y su gran poder de conciliador pues no fue amante a los problemas, todo lo resolvía con la palabra y la concertación. Estoy muy seguro que estás en la gloria, querido tío, tu legado perdurará por siempre en nuestra familia, Dios te tiene como uno de sus hijos predilectos en el cielo, no me cabe la menor duda. En la actualidad, gente de estos talantes, muy poco se encuentran, es por esto que quise hacerte este pequeño pero significativo homenaje, para que aquellos que no tuvieron la dicha de conocerte, se hagan una idea de lo noble y grande que fuiste, descansa en Paz.

OSCAR-DAZA-1080

BLOG DEL AUTOR: José Jaime Daza Hinojosa

“El Juntero Futurista”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .