Por Donaldo Mendoza

YO TAMBIÉN PROTESTO

Por Donaldo Mendoza

   Desde Popayán, me uno a la protesta (“plantón”) que habitantes de Codazzi hacen en la plaza del cementerio. Hartos ya de vivir en la oscuridad pública. Es un eufemismo decir que son los ladrones los que han dejado a Codazzi en tinieblas; lo que entiendo es que ellos se amparan en la oscuridad de las luminarias quemadas y se roban las pocas que quedan alumbrando. Quiero agregar lo anterior a lo publicado en El Pilón, el viernes (22/01/2021).

   Hace dos años fui a Codazzi. En cumplimiento del ritual que realizo en cada visita familiar, me desplazo desde el barrio Machiques hasta la plaza central “Simón Bolívar”, a sentarme en una banca del parque, a cosechar recuerdos y alivianar la nostalgia. Eso no lo pude hacer en agosto de 2018, ante la sorpresa de que toda el área de la plaza estaba en absoluta oscuridad. Las lámparas sí estaban, pero apagadas.

   Aproveché la programación cultural de Aprocoda, y en uno de los actos subí a la tarima a sentar mi protesta por esa desidia. Entre otras cosas, dije que la plaza central es el rostro de toda ciudad, y que de todas las partes del cuerpo la cara es la más cuidada, pero que en Codazzi se rompía esa lógica. Triste y vergonzosa realidad. Por un costado de la plaza pasan los buses que van para el sur: Bucaramanga y otros destinos. Me imagino –decía entonces– que quienes pasan de noche en bus y no conocen el municipio, se referirán a él como un pueblo de quinta categoría. Me preguntaba si las autoridades municipales no advertían esa circunstancia. Hallé respuesta en una frase lapidaria del Negro Peñaloza: “Codazzi está hoy peor que hace cincuenta años”.

   Que no vengan con el cuento de que los ladrones han dejado en tinieblas a Codazzi. Hay actores más relevantes: la empresa responsable del servicio y las administraciones (alcaldes, concejales…) que han dejado crecer el problema hasta la dimensión actual. La prueba es que el pasado alcalde terminó su periodo no en la sede administrativa, sino en otra parte. Ojalá el actual alcalde, el Dr. Ómar Benjumea, que ha dado testimonio de sensibilidad social demuestre su liderazgo en esta justísima protesta ciudadana.

   Ya era hora de que la comunidad se pellizcara; su silencio y resignación solo sirven para justificar, por omisión y alguna complicidad, a esas administraciones cuya función y desempeño no han sido las de “servidores públicos” sino otras non sanctas. Hay que fortalecer también el liderazgo dentro de la comunidad, a fin de que asuma un compromiso basado en la autonomía y no en la réplica de las versiones oficiales. Dado que, en este caso, si se les atribuye solo a los ladrones la culpa de esa carencia del servicio de alumbrado público, fácilmente la empresa prestadora le escurre el bulto a su responsabilidad.

   Para terminar con moraleja, hago esta pregunta: ¿Qué fue lo que hizo Dios en el primer día de la creación?, hasta un escolar lo sabe: la luz. Y la razón es elemental. Poco o nada se puede hacer si falta la luz.

BLOG DEL AUTOR: Donaldo Mendoza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .