HOMENAJE AL PROFESOR Y ESCRITOR CÉSAR LÓPEZ SERRANO

Por José Atuesta Mindiola.

César López Serrano (La Paz, 1945 – Valledupar, 2021), licenciado en Filología e Idiomas. Uno de los docentes más representativos de la literatura del departamento del Cesar. Al lado de otros amigos fue promotor de tertulias que fomentaron, en Valledupar y municipios vecinos, la dinámica de interacción en torno a la narrativa y la poesía. Por más de 40 años ejerció la docencia en Valledupar: Colegio Loperena (1974-76), Técnico Industrial Pedro Castro Monsalvo (1977-2010), Colegio Pedagógico Moderno (1980-1994) y Universidad Popular del Cesar (1981- 2015).
El maestro Cesar López Serrano fue un lector infatigable. Frente a los espejos de su memoria pasaron memorables sucesos y personajes de la literatura: Ulises luchando en el mar con Poseidón en su regreso a Ítaca para el reencuentro con Penélope. Los Molinos de vientos agitando la soberbia de la imaginaria batalla con Don Quijote de la Mancha. El despertar de Gregorio Samsa en la cuna de su metamorfosis. La armonía de los círculos sonoros de los sonetos de Quevedo. El otear en las cumbres de las montañas de Machu Picchu en las páginas del Canto General. El Toro barcino de cornamenta brava de rodillas frente a la capa roja de Luis Mizar. Los sueños libertarios en los proyectiles del Popano de Diomedes Daza.

Por instantes ponía sus pies en la nostalgia de los Zapatos Viejos de Luis Carlos López, mientras Jaime Sabines convocaba a los amorosos que juegan a coger el agua y a tatuar el humo.

El maestro César López celebraba con fascinación el desfile de los grandes escritores de las renombradas generaciones y de los diferentes movimientos literarios que dejaron su caligrafía en la piel del tiempo. En compañía de Alfonso Parra, Diomedes Daza, Simón Martínez, Luis Mizar y el suscrito, fundamos en 1989 el grupo Literario Alfarero. Era el coordinador de la cofradía de la palabra. En su faceta de escritor, publicó varios artículos en revistas regionales, y escribió cuentos y poemas; fue incluido en la revista Letras Nacionales en 1979 y en la Antología de Cuentos de autores cesarenses», publicada en 1994, por el Instituto de Cultura y Turismo del Cesar, (ICTC).

Su cuento más recordado es ‘La lagartija de la abuela’, que está en la Antología de cuentos de autores cearenses. ‘La lagartija de la abuela’ es la patética narración de la soledad de los abuelos. En 1999, Naudith Rodríguez Moreno, en calidad de estudiante de Licenciatura de Lenguas Modernas y director del Grupo de Teatro La Carreta de la UPC, realiza la dramaturgia del cuento y presenta el montaje, por primera vez, en el auditorio de la sede «Sabanas»; y el profesor César López asiste como invitado especial. Ese mismo año, la obra se presenta en el «Festival regional de teatro universitario», en Cartagena, y obtiene el primer puesto; luego la presenta en Cali, en el «Festival de teatro universitario», organizado por ASCUN (Asociación colombiana de Universidades), y gana el premio a la mejor dramaturgia.



Tres poemas de la autoría de César López Serrano.
RÉQUIEM POR UN TRAIDOR

Horadante tutor de la patraña,
acuciosa estafeta del engaño,
espejo receptor de la mentira,
¡requiescat in pace!

Humos negros se elevaron al cielo,
la democracia se vistió de luto,
el campanario cantó su nota triste,
el dolor artificial de los banqueros….
se propagó como la sombra de la tarde.

Música fúnebre acompañó el cortejo,
oradores prometieron pedestales
en su memoria,
un farsante se ofreció en holocausto…. .
.


ELEGÍA A VÍCTOR JULIO ROSADO

Este hombre de campo se levanta
libre como ave sin frontera.
Hijo del sol y los potreros,
desnudó los pies a los cascajos,
chapaleó con en barro humedecido.

Este hombre leñoso fue una fibra
maciza que hizo un rito del trabajo:
lucero de la aurora en las tinieblas,
domador de muletos y los potros.
Alfarero del surco y la semilla,
pastor alegre en viaje de ganados

Este añejo hombre fue abuelo:
Pétalo nupcial de la ternura,
savia esparcida de retoños.
Madeja indefectible del gracejo.

Rota la flecha de su vida,
su partida fue un rio sin rumor,
deja corola sin aromas y una
muda presencia en cada paso.


EL MONO ZULETA (Soneto)

El más genial de todos los chistosos
que han nacido en el pueblo de La Paz.
Ponderativo y pensador capaz,
y de salud -decía- ni un corozo.

Su ingenio de talante muy jocoso
puso a prueba en un minuto fugaz,
cierta vez que un ventero bien tenaz
le propuso un radio muy hermoso.

Movía los botones del cuadrante
el hombre con su radio en ambos brazos.
– ¿Qué emisora es esa? – preguntó tajante.

¡Guatapurí! – clamó el ventero a plazo.
El Mono respondió desconcertante:
¡esa se coge aquí hasta en calabazo!

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .