LA VIEJOTECA DE ALEJO (9°):RECUERDOS TROPICALES AÑEJOS

Por: Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi
1) EL MANISERO
Autor: Moisés Simons
Interpreta: Havana Casino Orch

El Son-pregón ‘El Manisero’, fue compuesto por Moisés Simons, y entonado en 1930 por Antonio Machín, con el respaldo de la Orquesta de Justo Don Azpiazú y en mismo año, se convierte en el primer Boom de la música latina en todo el continente americano.

¿Cómo nació el Manisero? Gregorio Martínez Sierra, un escritor español, quien se hallaba de paso por La Habana, requería una obra musical, para presentar en Madrid un espectáculo con música folklórica cubana. El escritor Alejo Carpentier, para tal efecto, redacta un texto en el cual incluye décimas y guarachas, pero necesitaba de un Pregón para separar dos escenas, motivo por el cual se dirige al maestro Amadeo Roldán, quien le recomienda a Moisés Simons y este de inmediato, compone El Manisero.

El éxito del inspirado compositor nació en el momento que hilvanó la melodía criolla, de dulces e incitantes acentos, con sugerencias encantadoras. Cuando esa canción se dio a conocer, inmediatamente se volvió popular a través de la Radio.

Moisés Simón Rodríguez, conocido como Moisés Simons, nació en La Habana (Cuba) en 1889 y falleció en Madrid en 1945. Se destacó como compositor, pianista y director de Orquesta.

Su obra musical ‘El manisero, se ha considerado como la más famosa canción, creada por un músico cubano. La misma ha sido grabada en más de 160 versiones.

Trabajó como Pianista de concierto y Director musical para compañías de teatro lírico y de zarzuelas. Con ellas hizo giras por México, República Dominicana, Puerto Rico y Centroamérica.

En 1924 fundó su ‘Jazz Band’ con la cual se presentaba en el Hotel Plaza, en La Habana y dedicó gran parte de su tiempo como investigador de la música cubana, llegando a publicar sus trabajos en periódicos y revistas. Escribió música para películas. Fue presidente de la Asociación de la Solidaridad Musical y director técnico de la Sociedad de Orquesta de Viento u Orquestas típicas.

2) MADRIGAL (Bolero)
Autor: Felipe Rosario Goyco
Canta: Alfredo Sadel

Manuel Alfredo Sánchez Luna, (Caracas, 22 de febrero de 1930 – Caracas, 28 de junio de 1989), fue un cantautor y actor considerado como el intérprete popular y lírico más importante en la historia musical venezolana, y apodado como ‘El Tenor Favorito de Venezuela’.

Su formación se inició en la Escuela Superior de Música de Caracas, la cual continuó en Ciudad de México, Nueva York, Buenos Aires, Barcelona, Salzburgo y Milán lo cual incluía solfeo, piano y armonía.

Como en su época estaban de moda cantantes con su apellido paterno, decidió modificar su nombre, y fue así como se le ocurrió tomar la primera sílaba de su apellido ‘Sa’ y le añadió la desinencia ‘del’, por Carlos Gardel, artista al que admiraba mucho. Fue así como nació su apodo artístico Alfredo Sadel, y se le vino a conocer en lo sucesivo.

Sus dos primeras grabaciones fueron ‘Diamante Negro’, un Pasodoble y el ‘Mambo N°5’, las cuales marcaron el inicio de su ascendente trayectoria. Posteriormente, en 1950, incursionó en el cine, al participar en la cinta ‘A La Habana me voy’.

En 1952, viaja a los Estados Unidos acompañado por la Orquesta de Aldemaro Romero, amigo suyo y debuta en el Teatro Jefferson de Nueva York, suceso éste, con el que adquiere gran popularidad y es considerado por la prensa como ‘El artista latino más popular de la televisión norteamericana’.

En 1955 debutó en La Habana (Cuba), donde obtuvo gran éxito, de modo tal que se abrieron las puertas para que condujera su propio programa musical, hasta adueñarse totalmente de la sintonía.

En 1960, participó en varias películas con artistas de la talla de Javier Solís, Rosita Quintana, María Victoria, Julio Aldama y Miguel Aceves Mejía.

En 1961 se integra en el canto lírico con la zarzuela ‘Los gavilanes’, en el Teatro Nacional de Caracas; ese mismo año se va estudiar a Milán con el fin de perfeccionar su calidad vocal. En este nuevo período de su vida artística participó en el Carnegie Hall de Nueva York en el estreno de la zarzuela cubana, basada de la novela con el mismo nombre.

El pueblo nunca olvidará sus versiones populares como fueron: Humanidad, Vereda tropical, Incertidumbre, Dominó, Desvelo de amor, Congoja, Granada, Aquellos ojos verdes y sus versiones de Ansiedad y Madrigal, que aún se escuchan por toda América.

En 1978, volvió a Cuba recibiendo apoyo que lo animaron a grabar de nuevo música popular, entre ella un LP con música de Los Panchos y otro en que rendía su tributo a Carlos Gardel. En 1988 y 1989 se presenta en el Teatro Teresa Carreño con la Orquesta Sinfónica Venezuela, en conciertos que marcaron su despedida.

3) EL NEGRITO DEL BATEY
Interpreta: Joseíto Mateo y su Orquesta

José Tamárez Mateo, nació el 6 de abril de 1920 en Santo Domingo (República Dominicana) y desde muy temprana edad aprendió a cantar la música típica de su tierra natal, e incluso se le catalogó como precursor del Merengue.

Comenzó su carrera como cantante durante los años 30, período en que fue ganando el favor del público; tiempo después fue requerido por la disquera SEECO, para que se sumara al elenco que, en La Habana, grabaría con la popular Celia Cruz y la Sonora Matancera. Su estilo innovador se caracterizó por su participación en escena, enriquecida por su particular forma de bailar y cantar, lo cual le valió el apelativo de: ‘El Rey del Merengue’.

En la década de los años cuarenta, los compositores Héctor Díaz y Medardo Guzmán crearon expresamente para Joseíto Mateo ‘El negrito del batey’, un Merengue con el cual éste alcanzó gran reconocimiento nacional e internacional.

A mediados de la década de los cincuenta, Mateo llegó de nuevo a La Habana (Cuba), donde ya era conocido como un gran vocalista, y allí se incorporó al vertiginoso mundo del espectáculo y las grabaciones que, por entonces, se movía en la capital de la mayor de las Antillas. Fue así que se vio a Mateo actuar con la Sonora Matancera en la CMQ, en los centros nocturnos y la televisión. La labor de José Tamárez Mateo se extendió durante medio siglo llenando espacios tan vastos y profundos en la cultura dominicana, que resulta imposible hablar de la dominicanidad, sin referirse a ella.

Joseíto Mateo, auténtico Rey del Merengue Dominicano, recibió 2004 en el Teatro Nacional el máximo galardón de los premios Casandra, durante la vigésima edición que organiza anualmente la Asociación de Cronistas de Arte de la República Dominicana (ACROARTE).

El 11 de noviembre de 2010, Mateo fue reconocido en una nueva entrega de los ‘Grammy Latinos’, con el premio Excelencia Musical que entrega la Academia Latina de la Grabación, por sus aportes a la música latina.

4) EL SINIESTRO DE OVEJAS (Merengue Vallenato)
Interpreta: El Binomio de Oro de América
Canta: Jean Carlos Centeno

Los aires musicales vallenatos han sido el resultado de un gran conjunto de tradiciones, culturas, historias, poesías, parrandas, paisajes y versos, los cuales constituyeron un camino sonoro, con base en una vieja tradición oral, que ha ilustrado el diario vivir de los habitantes de nuestra amada Región Caribe colombiana.

Un ejemplo muy peculiar de la forma de narrar los hechos cotidianos, con las mejores prosas, y a manera de testigo de un acontecimiento, lo encontramos en el compositor y acordeonero Carlos Araque Mieles, nacido en Manaure (Cesar), en el seno de una familia humilde y trabajadora. Influenciado por los aires vallenatos, aprendió a tocar el Acordeón y describir historias musicalizadas, mientras recorría los municipios cercanos, relatando noticias de los pueblos vecinos, por medio, de versos y prosas que acompañaba con los sonidos de su instrumento.

En sus múltiples recorridos por otros Departamentos, llega a Ovejas (Sucre), donde se radica y mientras vivía en dicha población, ocurrió una horrible tragedia, la cual pasó a la historia, pues quedó plasmada en una canción que Carlos Araque compuso, conocida como el ‘Siniestro de Ovejas’. Este accidente ocurrió en 1950, alrededor de las 2 de la tarde de un miércoles 1º de febrero, cuando ‘La Cubita’, una chiva llena de pasajeros, mercancía y varias canecas de gasolina, se volcó, por exceso de velocidad, y de inmediato las pimpinas de gasolina, estallaron una por una, arrojando un saldo de 30 personas muertas. Uno de los que perecieron en el accidente, fue su amigo el acordeonero Rafael Gutiérrez, con quien cumplía una gira y se había quedado en Sincelejo para realizar una diligencia. El regreso de Gutiérrez fue en las horas de la tarde, precisamente en el bus que se accidentó a pocos kilómetros de la casa de Carlos Araque en Ovejas.

El fatídico accidente, dejó una profunda huella en Carlos Araque, quien optó por registrar este hecho, para lo cual compuso esta canción, que comienza así:

“En el siniestro de Ovejas
hasta los santos lloraron,
de recuerdo solo quedan
aquellos que se quemaron”.

‘El siniestro de Ovejas’ fue grabado inicialmente por los Hermanos López en el año 1969, en la voz de Jorge Oñate y en 1998 el Binomio de Oro de América, con la voz de Jean Carlos Centeno, reeditó la canción de una forma admirable. Este vocalista formó parte durante una época de la Agrupación dirigida y creada por Israel Romero, pero luego se independizó y formó su propio Conjunto.

5) DE ORO
Interpreta: Familia André
Canta: Fernando Echavarría


La Familia André fue la primera agrupación musical que optó por presentarse únicamente en conciertos, para dar a conocer sus producciones discográficas, a través de un espectáculo, usando un formato diseñado especialmente para la juventud, en cuanto a imagen, tanto en televisión como en sus presentaciones, logrando gran popularidad entre todas las clases sociales.

Sus canciones entraron a formar parte de la historia de la música dominicana, y su identidad quedó definida como afro-antillana y latinoamericana, creando de este modo un nuevo género bautizado como ‘fusón’, producto de una mezcla de ritmos y melodías, tales como la samba, cumbia, plena, con géneros como el jazz, rock, etcétera, con la base rítmica del son y el merengue.

Al hablar del origen de ‘La Familia André’, su fundador Fernando Echavarría manifestaba: ‘Este grupo nació por amor a la música, no por dinero’. Todo comenzó cuando ocho estudiantes que solían reunirse regularmente en la casa de Fernando, les gustaba hacer música por el placer de tocar y cantar. En aquel entonces, un amigo conocido de todos, los convidó a grabar un disco y, a partir de ahí, surge ‘La Familia André’, en 1981.

Sus primeras grabaciones se convierten en éxitos, como De oro, María Elena, Marcela y Nandé, entre otras, lo cual permite que el grupo evolucione y crezca en el gusto popular, pues sus actuaciones en vivo entraron a llenar un vacío en la juventud, constituyéndose en la vanguardia de una tendencia social en la música popular urbana.

Fernando Echavarría, fundador del Grupo, hizo estudios de Arquitectura, trabajó en Publicidad y recibió lecciones de Piano.

Hablando de los motivos, fuente de inspiración a la hora de componer sus canciones decía: ‘Siempre me baso en las tradiciones de mi pueblo, historias, costumbrismos y en las mujeres, a quienes lanzo siempre elegantes flores’.

En noviembre del 2015, a la edad de 62 años, Fernando Echavarría, líder y fundador de La Familia André, llegó puntual como era su costumbre, a un concierto que tenía con su público en Santo Domingo. Pero la muerte le llegó a causa de un infarto fulminante, mientras se preparaba para hacer lo que más amaba: cantar. Su deceso produjo gran tristeza en el mundo del entretenimiento, donde fue un maestro de generaciones.

6) RÍO Y MAR (Merecumbé)
Interpreta: Orquesta de Francisco ‘Pacho’ Galán
Canta: Alci Acosta

El Merecumbé, un ritmo nacido en la Región Caribe, que combina la Cumbia con el Merengue, tuvo gran acogida en la década de los años 50, a instancias de su inventor, el reconocido Maestro Francisco ‘Pacho’ Galán, oriundo de Soledad (Atlántico), contando para ello, con un patrón rítmico, cuyo aporte fue hecho por el percusionista de la Orquesta, llamado Pompilio Rodríguez.

En su ejecución, suelen utilizarse instrumentos de viento como trombones, trompetas y saxofones, implementando también instrumentos de percusión, como los tambores, congas y batería, todo esto acompañado de las maracas y el guacho. Hoy en día está catalogado como patrimonio cultural y gran herencia para futuras generaciones. Uno de los encantos ocultos del Merecumbé, surgió cuando se pudo articular una coreografía propia, con unos precisos pases de danza, los cuales entusiasmaron mucho a los bailadores y llevaron alegría por clubes y salones.

Muchos han sido los intérpretes de las canciones de gran Maestro del Merecumbé, cuyos éxitos han traspasado las fronteras patrias, en las voces de excelentes artistas de fama internacional, no solo en acetatos sino también en varias películas.

Un paisano de ‘Pacho’ Galán, es el reconocido cantante de música romántica y de ‘despecho’, Alcibiades Alfonso Acosta Cervantes, mejor conocido como Alci Acosta, un cantante y pianista, nacido en noviembre de 1938, que en sus inicios formó parte de excelentes Orquestas locales, de corte tropical.

Durante un homenaje rendido en Barranquilla al creador del Merecumbé, un invitado a participar, fue Alci Acosta, quien demostró su habilidad para el canto de los aires del Caribe colombiano, con uno de los temas emblemáticos del Maestro ‘Pacho’, dedicado a su amada Barranquilla, titulado ‘Río y Mar’, un bello testimonio, donde se recuerda que existe un lugar o punto de encuentro del Río Magdalena con el Mar Caribe, llamado ‘Bocas de Ceniza´.

7) LA LORENZA (Porro instrumental)
Interpreta: Kalamary Big Band

De muchos atrás, en las sabanas de Córdoba y de Sucre, es conocida una canción en ritmo de Porro, a la cual le han sido dados varios nombres, siendo el más popular ‘La Lorenza’.
El mismo ha sido interpretado en formatos musicales, como Bandas de vientos, Orquestas, Conjuntos de Acordeón y de Cuerdas, los cuales han hecho que mantenga su vigencia y continúe siendo bailado y escuchado por los amantes de la buena música tropical.

Según algunos estudiosos de la tradición oral, este Porro es motivo de discusión, porque al parecer, a la melodía de esta joya musical, le colocaron un nombre equivocado y algunos viejos maestros de la música autóctona lo llaman ‘Mocarí’ o ‘Tapaboca’.

Este Porro, por su sabrosura y cadencia, continúa siendo parte de los bailes sociales y de salón, pero en gran medida de los festejos populares como corralejas y fandangos. A lo anterior, se debe agregar que el Porro constituye al mismo tiempo un aire musical y una danza, que se caracteriza por su temática amorosa, de mucho cortejo y seducción, donde el hombre le galantea a la mujer para enamorarla.

Aunque ‘La Lorenza’, data de muchos años, lo cierto es que se ha convertido en tema obligado de muchas festividades o celebraciones populares, dentro de las sabanas del Caribe colombiano. Por ello es plausible destacar, Agrupaciones como ‘Kalamary Big Band’ de Cartagena, la cual se anota en sus presentaciones, éxitos rotundos, cuando la interpretan.

Cuando la Kalamary entra en acción, llega la alegría y el sabor, con su majestad el Porro y allí se enseñorean los corazones de todos sus auditorios, pues son un total de 27 músicos en escena, que ejecutan instrumentos de viento, de percusión, cuerdas y teclado al compás de su director.


BLOG DEL AUTOR:
 Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .