CRÓNICA. LUIS JOAQUÍN MENDOZA SIERRA.

Hoy en honor a un Peñero: Periodista, Compositor, Repentista, Incansable, Honesto, Sencillo, Sincero, Ultrasensible, Servidor, Hiperactivo, Responsable, Amoroso, Serio, Emprendedor, Estudioso, ah… Y su primer trabajo en Valledupar fue de maletero en el aeropuerto Alfonso López, pero descubrió que con el de lustrabotas le pagarían mejor, por ello culminó esa etapa de su vida como el embolador más solicitado, lo afirma con orgullo:

LUIS JOAQUÍN MENDOZA SIERRA.

En las estribaciones de la sierra nevada de Santa marta y la serranía del Perijá, se encuentra el corregimiento de La Peña, jurisdicción del Municipio de San Juan del Cesar, La Guajira; allí en este pueblito bonito y sano, donde se celebra anualmente el Festival de la Patilla, nació este inteligente y acucioso personaje; un 9 de junio del año 1958. Su madre lleva por nombre: María Auxiliadora Sierra Mendoza, (criada gran parte de su vida donde la Sra. Arcadia Maestre) “Cañita”, en La Junta La Guajira, y Dimas Mendoza, tiene nueve hermanos: Martha, Cecilia a la que le dicen Blanca, Dimas Alberto, conocido como Jose, Jose Jorge “El mono”, Margarita Rosa “La Bechí”, de padre: Alfredo Francisco (q.e.p.d.), Lucia Elena, Emilia Sofía, Leila Patricia, y Carmenza Leonor.

Los juegos infantiles que recuerda Lucho en su querida tierra natal, fueron con carritos hechos por Jose Luis Cuello en lata y madera, carritos de cardón, trompos, boliches, pionías, billar, buchacara, cometas, futbol, esconde la piedra, manda la hora, chusaleco, entre otros.

Se formó en el hogar de su abuela Celia Sofía, madre de su Papá, hermana del gran Toba Mendoza, allí le enseñaron todos los quehaceres del campo, hacía las veces de peón, afirma: ordeñaba, cortaba leña, traía agua del río, llevaba y traía las vacas al potrero, limpiaba la rosa, sembraba y asistía los cultivos de maíz, yuca, ahuyama etc.

En la escuela rural mixta de su tierra natal, terminó la primaria, a pesar de haber recibido diploma como uno de los mejores, repitió el quinto, para no quedarse sin hacer nada, pues no existían los medios para salir a estudiar bachillerato a otra ciudad. Eran los años que se cultivaba algodón y sorgo en La Peña, trabajó muy duro, y aprendió todas las labores de dichos cultivos, hizo de recolector de algodón, le tocó ralear, limpiar, fumigar, lo cierto fue que se ganó unos pesitos y con ese dinero pudo trasladarse hasta Valledupar, se alojó en la casa de su tío Rigoberto Sierra, quien es taxista en la capital del Cesar, cuando llegó su preocupación como la de su tío era en donde podría trabajar un jovencito con apenas quinto de primaria, el primer trabajo que consiguió fue de maletero en el aeropuerto Alfonso López de paso conoció los aviones de cerca que veía pasar por su pueblo, en las lejanías del cielo, a los que la mayoría de las veces solo se les escuchaba el ruido, posicionado como maletero descubrió que el trabajo de lustra botas “embolador” era mejor remunerado, e inicia su tarea de persuadir a un muchacho que tenía una caja de embolar muy bonita para que se la vendiera, le tocó insistirle, pues estaba renuente y logró convencerlo, permaneció un buen tiempo como lustra botas, oficial del aeropuerto de Valledupar, reúne unos ahorros que le sirven para trasladarse a San Juan del Cesar La Guajira, se trajo consigo la caja de embolar, la cual guardaba celosamente en una casita de madera donde su paisano Sixto Mendoza, quien allí tenía un taller de aparatos eléctricos, cada vez que le quedaba tiempo libre, prestaba los servicios de embolador en la tierra de Juancho Rois. Inició sus estudios de secundaria en el colegio Sanjuán Bautista del profesor Carlos Ariza Molina “Pelongo”; de segundo a cuarto de Bachillerato estudió en el colegio el Carmelo cuando era dirigido por las hermanas Carmelitas, se ganó la confianza de ellas, aprendió a conducir y transportaba a las monjas a realizar sus diligencias, hasta a Valledupar las traía cuando lo requerían, nunca olvida a la hermana Carolina quien le apreciaba mucho; el quinto y sexto los hizo en el prestigioso colegio Nacional Loperena, de la capital del Cesar, estudiaba en la jornada de la tarde y para poder trabajar y mantenerse solicitó traslado para la jornada de la noche, es bachiller Lopereno promoción 1979.

Al terminar su secundaria viaja a Cartagena donde residía su madre, buscándole la vuelta al trompo a ver como estudiaba una carrera profesional, era su anhelo y mayor objetivo, con un préstamo que le hicieron sus paisanos Claudio Mendoza y Gabriel Barrera, pagó su primer semestre en la Universidad Autónoma de Barranquilla, donde logró matricularse en la facultad de Comunicación Social, carrera esta que le fascinaba y la que le abrió los caminos del éxito y el progreso, al terminar el primer semestre, buscando como loco los medios para continuar estudiando, en las vacaciones en su natal La Peña, donde acostumbran realizar riñas de gallos, asistió a la gallera y allí Dios le envió un ángel, lo encarnizó su tío el Turco, hijo de la tía Icha, quien luego de saludarlo le dice, oiga sobrino y que hace? responde ombe tío triste, imagínese que acabo de terminar mi primer semestre en la Universidad y no tengo un peso para pagar la matrícula del segundo y continuar estudiando, el Turco replica, como es la vida y los hijos míos no quieren estudiar, teniendo Yo una carta del Senador Nellit Abuchaibe para que al menos uno estudie becado, a Lucho se le prendió la chispa y le dice, oiga tío y porque no me cede esa carta a mí? Bueno sobrino hoy es su día de suerte, de casualidad aquí la cargo, ya se la voy a firmar y lo voy a recomendar con el Senador que es mi gran amigo, a los pocos días se entrevistó Lucho con el Dr. Abuchaibe y le fue aprobada su beca para el resto de su carrera, el único requisito era sacar buenas notas, cosa que para Él no era difícil, la culminó con honores, e incluso antes del tiempo reglamentario, sus preparatorios los terminó un semestre antes, le metió muchas ganas y entusiasmo a ese cometido de hacerse profesional, obtuvo el título de Comunicador Social Periodista de la Universidad Autónoma del Caribe de la Ciudad de Barranquilla.

Felizmente casado con: Oladis Maya Arias, y es el orgullosísimo padre de cuatro hijos, tres mujeres y un varón, ellos son: Mary Margarita, Juan Luis Joaquín, Luisa Fernanda y Tatiana Margarita.

FACETA DE COMPOSITOR:

Como compositor, Luis Mendoza Sierra, ha ocupado el primer lugar en los festivales del Fique en La Junta, La Guajira, de La Patilla en La Peña, su tierra natal, y Nacional de Compositores en San Juan del Cesar, La Guajira, lo que más lo enorgullece de este triunfo en San juan fue que, ese mismo año el grandioso compositor Hernando Marín Lacouture ocupó el segundo lugar, la canción con la que ganó se llama: “Vuelve el poeta”, cabe destacar que el año anterior había quedado de segundo en el mismo evento. Le han grabado nueve canciones, Alfredo Gutiérrez una guitarra y un clavel, Alci Acosta con Rafael Ricardo, un tono menor, se llama desafío, Los hermanos Meriño, Adaulfo Herrera, Marciano Martínez con la voz de Rafa Sierra, le grabaron el silencio del coloso, un merengue espectacular, homenaje al Cacique Diomedes Díaz; en 1986 se dio el lujo de inscribirse para dos concursos diferentes, en el Festival de la Leyenda Vallenata: Canción Inédita y Piquería, en ambos llegó a la final, además de compositor también es repentista. Iván Villazón le grabo el jingle que le compuso en la primera campaña a Luis Alberto Monsalvo, a la gobernación del Cesar se llama “Apúntate”, Silvestre Dangond le grabó otro, para la segunda campaña de Monsalvo, el cual se titula: abriendo pasos, Ana del Castillo, y Churo Díaz, también le grabaron canciones con tintes políticos, y navideños.

ANÉCDOTAS:

Cuando su tío Jaime Mendoza, fue corregidor del pueblo que lo vio nacer, La Peña La Guajira, y emitía un decreto, nuestro personaje invitado, salía con una lata de aceite vacía y un pedazo de varilla de hierro, la tocaba duro, para alertar a la comunidad, y gritaba en todos los barrios del caserío, las nuevas órdenes emanadas por el inspector, pronunciaba a voz alta: “El suscrito Corregidor de La Peña, en uso de sus facultades legales, y considerando… decreta… «Y leía el contenido del documento, recuerda esto como una experiencia maravillosa, no existían megáfonos, ni parlantes, todo era a garganta limpia, ya se vislumbraba el periodista que llevaba por dentro y en el que más tarde se convertiría.

OTRA: Cuando, Gustavo Gutiérrez Maestre “El arquitecto de moda”, aspiro a la Asamblea por el Departamento de La Guajira, anduvo con Él perifoneando, a lo largo y ancho de dicho Departamento, recuerda con alegría y satisfacción aquellos momentos, era su maestro de ceremonia, quien lo presentaba, tenían un equipo con bocinas y micrófono instalado en él tras móvil de campaña, hacía de vocero, locutor, animador, ya se vislumbraba su capacidad para llegar a ser, el gran comunicador con maestrías y especializaciones que logró convertirse en la actualidad.

RECONOCIMIENTOS:

Primer periodista reconocido, con el galardón de “Sirena Vallenata” en la ciudad de Valledupar, Cesar.

Ha escrito nueve libros, la primera obra literaria, dedicada al Cacique de La Junta Diomedes Díaz, la escribió mi invitado, se llama: “Un muchacho llamado Diomedes”, otros libros: La gota fría, Carcagadas y apuntes del periodismo del Departamento del Cesar, 40 notas una melodía, El silencio del Coloso, entre otros.

Declarado “Joven Sobresaliente” por la Cámara Junior, de la ciudad de Valledupar.

PERSONAS QUE APRECIA:

Jorge Luis Bolaño Mendoza, Wilder Arias Rodríguez, Ricardo Maya Arias, Jaime Araujo Cuello, Efraín Monsalvo, Jose Luis Uron Márquez, Daniel Joaquín Pumarejo Buelvas, Cristian Villalobos Torres.

Uno de sus buenos amigos, Daniel Joaquín Pumarejo, al preguntarle por Lucho nos dice: es un ejemplo a seguir, admirable, inteligente, tiene sentido de pertenencia donde trabaja, es un líder, que orienta y dirige con cautela, emprendedor, buen amigo, buen padre, buen esposo, buen ciudadano, buen hijo, excelente crítico, compone muy bien, buen parrandero, y trabajador incansable, le solicite una anécdota y acota: Juan Gossain, de manera jocosa, dijo un día que era coautor de cien años de soledad, porque le había sugerido cosas a García Márquez para dicha obra; pues bien, Yo me considero Coautor de una hermosa canción de Luis Mendoza, que se llama: “El Silencio del Coloso”, tuve la oportunidad en un viaje que hicimos juntos a Medellín, de opinar, aportar y sugerirle cositas para el embellecimiento de dicho tema, considero que debió ganar o ser finalista cuando Luis la presentó en el Festival Vallenato, para mí uno de los mejores homenajes que le han hecho después de su muerte al gran Diomedes Díaz.

CARGOS QUE HA OSTENTADO:

Cuando le pregunte a Lucho por cuantos cargos ha pasado, me responde: muy pocos, he preferido fundar empresas, cuando Mauricio Pimiento aspiro a la gobernación del Cesar, fue su jefe de prensa, ganaron y prefirió devolverse para Bogotá; lo que sí hizo fue fundar la dirección de comunicaciones, de la gobernación del Cesar, la cual considera que fue el arranque de la dignificación del periodismo, en la función pública, logró crear este ente con ordenanza de la Asamblea Departamental, y solo estuvo allí cuatro meses, renunció para fundar Tele Cesar.

Ha sido asesor en el congreso de la República, en la Cámara de Representantes de Ape Cuello, cuando este fue presidente de dicha corporación. Cuando Pedro Pumarejo Vega fue secretario General, también fue asesor.

Gerente de Idecesar (dos años).

Secretario de Planeación del Departamento del Cesar por un periodo de once meses.

Lucho Mendoza, como muchos le decimos, se radicó en Valledupar, Cesar, la ciudad que le abrió las puertas, fue director de todos los medios informativos: de La Voz del Cañaguate, de Radio Guatapuri, de RCN, trabajó también en el Diario Vallenato, el 31 de diciembre de 1990, renuncia a la dirección de la tribuna del Cesar de Radio Guatapuri, donde tenía el mayor rating de sintonía, se marcha a Bogotá, allá laboró dos años, con su “gran maestro querido”: Juan Gossain, en RCN radio, de Él aprendió mucho, se matriculó en la prestigiosa Universidad Javeriana, hace una maestría, de Ciencias Políticas, también una especialización, en Integración Económica Internacional, luego se fue especializando en los temas de competitividad, fundó en Valledupar NVC noticias, hoy RTA, estuvo ahí cuatro años, luego creó La Octava Maravilla, hoy Maravilla Informa, primer informativo en FM, que existió en Valledupar, junto al Dr. Álvaro Araujo Noguera fundó: “La Palabra”, un periódico de gran acogida en la región, fue propietario de una gran empresa de televisión que se llamó TeleCesar, de mucho éxito, luego hizo parte de Sierra Comunicaciones.

Su cantante vallenato preferido se llama Diomedes Díaz, en Él se encuentra ese artista, donde se fusiona, el canto, la composición y la melodía, pero su capacidad de discernimiento sobre el folclor, le permiten reconocer que Jorge Oñate fue y es un bárbaro en el folclor, que Poncho Zuleta, y Silvio Brito, tienen tremendas voces.

Sus canciones preferidas son como mil, es un amante de las obras buenas del folclor.

Nuestro apreciado invitado se emociona y nos hace una reflexión: dice estoy muy descontento no solo con mi pueblo La Peña, sino con toda la comarca, pues siente, que hay una pobreza espiritual, administrativa, una falta de visión, de los administradores, de los políticos, pues la mayoría se dedican a resolver sus problemas personales, o familiares, y las poblaciones acabándose, le duele ver, esa drogadicción, ese alcoholismo, untado de chirinche, en los pueblos de escasos recursos, la inseguridad terrible que azota a la región, la vida se ha convertido en vulgar, no se respeta a nadie, no hay aprecio ni consideración, esto es algo muy triste y decepcionante, y otra cosa que se ha convertido en costumbre, han cercado hasta la orilla de los ríos, dice tácitamente: “la gente no ha cercado con alambre, la cabeza de los habitantes de estos pueblos, porque el poste no hay donde enterrarlo, nos cercaron por todas partes, los arroyos, los ríos, las sabanas, todo tiene dueño, se apropiaron de los baldíos, para llegar al río, ya no hay como, no existe por donde pasar.

Ha sido animador del Festival de La Patilla de su pueblo, pero nunca ha hecho parte de su junta directiva, está de acuerdo en mantener los festivales, le parecen un gran esfuerzo, pero deben crecer mucho, incluirles más feria, más promoción a la agricultura, generar valores, como ventas de artesanías, dulces, y ante todo atender bien y cuidar al turista, motivarlo para que vuelva.

Ilustrativa y ejemplar Crónica, la de esta semana, una figura auténtica de nuestra Provincia, la que no se dejó amilanar por la precariedad económica de sus primeros años, buscó hasta encontrar la fórmula para superarse, no importa el lugar, ni los obstáculos que se encuentran, cuando uno quiere escalar, un ejemplo de brío, vigor, energía y entusiasmo el que nos deja Luis Joaquín Mendoza Sierra, luchando se forjan los hombres, creíste en ti, y Dios te respaldó, gracias por compartir tu experiencia de vida con: MI CRÓNICA SABATINA, primo Lucho, mucha salud y muchos logros más, te los mereces. “La Historia hay que contarla”.

BLOG DEL AUTOR: José Jaime DazaHinojosa

2 comentarios sobre “CRÓNICA. LUIS JOAQUÍN MENDOZA SIERRA.

  1. Merecido reconocimiento. Un hombre de talento que se ha hecho a puro pulso, desde la cuna humilde hasta sus logros de hoy. Un saludo desde Popayán para el primo-nieto, Lucho. Donaldo y si homónimo Luis Joaquín Mendoza Sierra.

    Me gusta

    1. Razón tenía Borges en descreer de los árboles genealógicos, porque en cualquier rama salta un equívoco. Pasó el anterior comentario. Porque si Luis es hijo de María Sierra Mendoza, mi prima-hermana; entonces Luis viene a ser primo-sobrino. Saludos.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.