“El acordeón me lo ha dado todo”: Miguel López

Dinastía López, de La Paz, Cesar. Foto Adamis Guerra

En uno de esos encuentros familiares, aparecen en la foto: Pablo, Miguel, Navín y Álvaro López, quienes serán homenajeados este año en el Festival de Valledupar.

Dice Miguel López Gutiérrez, uno de los homenajeados de la Dinastía López, este año en la 48 edición del Festival Vallenato.

“Álcele un poquito la voz para que la pueda escuchar bien”, advirtió Tania López, quien en ese momento acompañaba a su abuelo de 77 años, el acordeonero Miguel Antonio López Gutiérrez, quien estuvo hace poco recluido en la clínica por presentar “problemas de intestino y un bajón de potasio.  Pero ya me siento bien, muy bien”, dice él músico vallenato.

Y en un tono de confabulación me pide que “vea, hable con ellos allá (los médicos) para que me dejen ir. Tengo muchas cosas por hacer para estar aquí acostado”.

A las cosas que se refiere Miguel López Gutiérrez son los compromisos que, como parte de la Dinastía López, adquirió con el Festival Vallenato, junto a su hijo Alvarito, su hermano Pablo y su primo Navín. Ellos serán los homenajeados este año.

Y siguió insistiendo en que se siente bien: “el potasio me lo pusieron a nivel. Estoy con las pilas puestas”.  Sin embargo, una pizca de melancolía salpica su conversación, “pero creo que no voy a poder viajar a Bogotá, me toca mandar a mi hijo Román para que acompañe a su hermano, Álvaro; a su tío Pablo y al primo Navín a promocionar el Festival”.

Comenzó de niño. Miguel López, el mismo que en el año 50, cuando “aún no tenía los 14 años” ya tocaba en parrandas con su primo Dagoberto López, se devuelve en el tiempo y recuerda: “estoy dedicado a la música desde…”, al vacilar un poco en dar el dato preciso, su compañero de habitación, y por lo visto allegado a él, le dice: “desde los 10 años Migue”, pero él de inmediato replica: “no, yo aprendí a tocar acordeón  desde los 7”.

Y refuerza lo dicho: “mi papá, Pablo Rafael López Gutiérrez, era acordeonero; y mi tío Juan Bautista, también”. Dando a entender que fue de estos dos hombres, amantes de este instrumento, que se desprende una de las dinastías con más reyes en el folclor vallenato.

Su pasión

Continúa recapitulando la presencia de este género musical en su vida. “En el año 1960 fue cuando conformamos el grupo de Los hermanos López con Jorge Oñate. Los discos míos son Qué dolor, Rosa jardinera… uff fueron varios”.

Pero Miguel tiene una parte que poco conoce la gente. “Fui agricultor, sembraba algodón, pero usted sabe que los años malos acaban con todas esas cosas, el algodón me dio por la cabeza, es decir que con la música me ha ido mejor”. ¿Qué tanto? “Uff, 20 veces más. Lo poquito que tengo me lo dio la música”.

Miguel tiene 12 hijos , 12 hijos, pero solo Álvaro y Román salieron músicos”.

POR: DAMARIS ROJAS/EL HERALDO

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.