Nuevas!

VALLENATOS Y SABANEROS: Integración y fraternidad

POR: ALEJANDRO GUTIÉRREZ DE PIÑERES Y GRIMALDI

“Resulta muy interesante escuchar las diversas versiones que tanto los folcloristas de las sabanas de Córdoba, Sucre, Bolívar y Atlántico al igual que sus congéneres del Cesar, la Guajira y el Magdalena, de años atrás han venido sosteniendo acerca de los orígenes de la música de Acordeón en sus respectivos entornos. No me hallo en el plan de formar controversias en torno a ello, sino por el contrario a tratar de procurar un acercamiento entre dos clases de estilos, ambos muy buenos pero con ciertas diferencias, que a lo largo de su existencia, muchas alegrías han venido deparando a quienes gustamos de los aires musicales que los auténticos juglares nos fueron paulatinamente entregando, en relatos, historias o vivencias que en sus largas travesías, por montañas, pueblos, campos y veredas, fueron recogiendo y cantando, en donde hombres, mujeres, ancianos y niños, se sintieron reflejados en sus múltiples quehaceres.

Quienes de una u otra forma tuvimos el privilegio, a temprana edad, de escuchar en forma directa a muchos de esos pioneros del folclor conocido como Vallenato en unas partes, y como Sabanero en otros lugares, no podemos menos que darnos por bien servidos, de saber que a lo largo de muchos años, se fue construyendo de manera espontánea pero brotada del alma, una música que con el correr del tiempo, se vino a constituir, sin proponérselo, en el emblema artístico y cultural de la Nación colombiana.

Hay que decirlo así, sin rodeos ni falsas modestias: la música que hoy en día más se escucha en toda Colombia, con mayor intensidad y vigencia, no es la que se originó en la región andina, llanera o pacífica, sino aquella que corre por las venas de sencillos y humildes hombres de estirpe Vallenata y Sabanera.

Debido al centralismo voraz y rampante de las élites capitalinas, durante un largo tiempo se menospreciaron esos aires típicos y raizales, que en la región caribe se fueron difundiendo gradualmente. Bajo el término despectivo de *Corroncho, se descalificaba a quienes interpretaban o sencillamente escuchaban las canciones que, sin desconocer su origen rural, eran compuestas, tocadas y cantadas sin que hubiese pretensión alguna, por quienes en carne propia conocieron y vivieron lo que allí plasmaban con notas alegres, melancólicas, eufóricas o bulliciosas, todas las cosas que a ellos les ocurrían, o los hechos que observaban y eran noticia que llevaban en sus rústicos pentagramas.

Fue así como empezaron a darse paulatinamente, en ambas subregiones, tanto en la Vallenata como en la Sabanera, variadas formas interpretativas, en el canto y en la ejecución del Acordeón, permitiendo que surgieran expresiones musicales, como el Paseo, el Son, el Merengue, la Puya, el Porro y la Cumbia, por mencionar algunas, que fueron desplazando el gusto de propios y extraños, que antes daban prelación a los ritmos foráneos, pues poco a poco encontraron competencia, en la medida que nuestros intérpretes del Acordeón se fueron perfeccionando, tanto en la ejecución del instrumento principal como en las voces, permitiendo así nuevos formatos, que le imprimieron mayor fuerza, con coros y otros elementos, dando lugar a que se abriesen los estudios de grabaciones y se diera inicio a una nueva era, permitiendo de este modo que figuras de renombre entraran en escena, y ello pasó a ser el gran aliciente para que se organizaran eventos y concursos, donde los ganadores empezaron a gozar de buena fama.

No obstante, es preciso reconocerlo, un celo dañino empezó a enrarecer el camino, y apareció por doquiera cierto regionalismo, que no ha permitido que grandes figuras del folclor de ambas subregiones, que poseen estilos propios o particulares se hayan coronado Reyes en algunos festivales, en tanto que otros de menor rango se han llevado los laurales, hechos por los cuales muchos se desmotivaron.

Por consiguiente, se precisa deponer rivalidades, y lo mejor para ello, es procurar un acercamiento, tal como exige un buen pacto de caballeros. Para tal efecto, me permito proponer lo siguiente:
1. Organizar anualmente, un Festival, que podría denominarse: “Festival de la Integración Vallenata y Sabanera”.
2. En dicho Festival, solo para Profesionales y Aficionados, los participantes competerían, por diversos títulos, a saber:
a) Rey del Paseo; b) Rey del Merengue; c) Rey del Son; d) Rey de la Puya; e) Rey del Porro, y e) Rey de la Cumbia.
3. Cada concursante escogería los aires en los cuales desea participar y para tal efecto se inscribiría en ellos.
4. Los Jurados se escogerían entre reconocidos folcloristas de toda Colombia, conocedores de los aires de la región caribe que se interpretan en Acordeón
5. La sede del evento se alternaría cada año, de la siguiente manera: Una vez en Valledupar y otro año en Sincelejo.
6. La organización de cada evento correría anualmente a cargo, cada año, de la Junta Directiva de cada jurisdicción:
a) En Valledupar la Junta organizadora del Festival Vallenato
b) En Sincelejo la Junta organizadora del Festival Sabanero.
7. La fecha fija para este Evento la definirían por mutuo acuerdo, entre las Juntas Directivas de ambas entidades anteriormente mencionadas.
Con esta idea se pretende producir un acercamiento entre estas escuelas que se complementan y se nutren cada día, pues el fenómeno que se está viviendo, es el que está conduciendo a enriquecer ambos estilos, creando fusiones interesantes, primero con los aires nuestros. ¡Allí os dejo esta inquietud ¡
Y ya para terminar, escuchemos al gran Maestro Adolfo Pacheco, con el Acordeón de Felipe Paternina, cantando”:
“LA DIFERENCIA”

BOG DEL AUTOR: ALEJANDRO GUTIÉRREZ DE PIÑERES Y GRIMALDI

Acerca de portalvallenato (15525 Artículos)
Gestor Cultural

1 Comentario en VALLENATOS Y SABANEROS: Integración y fraternidad

  1. Alonso Calvette Sanchez // noviembre 6, 2017 en 12:31 am // Responder

    Apreciado Alejo con el termino de corroncho me hace recordar los años 70 y 80 en Bucaramanga la colonia Ocañera con deseos de bailr comprabamos los discos vallenatos del momento y nos tocaba escucharlos en nuestras reuniones asi nos llamaran CORRONCHOS.Alejo se me perdio el nuevo numero de celular suyo por favor enviemelo por este medio.Un fuerte abrazo.
    ALONSO CALVETTE SANCHEZ.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: