Nuevas!

Región caribe colombiana: “su folclor motivo de unión”

 Por: Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

“Para referirse a ese conjunto de Departamentos ubicados sobre el Mar Caribe colombiano, en tiempos de antaño se le solía llamar en términos generales como Costa Atlántica, asociándola con el Océano que cubre o abarca mares de diversos lugares. Este término fue revaluado y, en su lugar se comenzó a utilizar el de Región Caribe, tomando para ello como punto de partida, la discusión que se abrió con la promulgación de la Constitución de 1991, especialmente en lo previsto en el Capítulo XI, artículos 287 al 290, los cuales tratan de un nuevo reordenamiento territorial, y que tuvo en el Sociólogo Mompoxino Orlando Fals Borda, su principal promotor.

Infortunadamente, debido a los múltiples intereses de orden político y económico en juego, esta loable iniciativa no prosperó, pues algunos voceros de Departamentos como el Valle y Antioquia, se opusieron de manera rotunda a ello, previendo que Buenaventura se desprendiera del Valle y el Urabá dejase de formar parte de Antioquia. Amén de lo anterior, surgieron otro tipo de factores que por la fuerza impidieron que este anhelo de los Constituyentes no se tradujese en hechos reales, tales como la presencia de grupos armados ilegales, el despojo violento de tierras por parte de ejércitos privados, el narcotráfico, los cuales se hicieron  sentir mediante hechos de violencia, en diversas partes del territorio nacional, expresando su rechazo a una nueva delimitación.

Es preciso recordar que para ese entonces se publicó un estudio muy completo acerca de este tema, realizado por el Doctor Ángel Massiris Cabeza, el cual tituló:

“Ordenamiento territorial: Experiencias Internacionales y desarrollos conceptuales y legales realizados en Colombia”

El espíritu de estas normativas, apuntaba al reconocimiento legal de las diferencias y realidades ancestrales de orden histórico, sociales y culturales prevalecientes en diversos lugares del País. Ha sido el Caribe colombiano, el territorio desde donde se ha venido impulsando este nuevo ordenamiento como parte de una realidad, pues indudablemente es la región con mayores elementos de identidad. No haremos hincapié en todos estos factores, sino en uno vital y muy importante, porque es el eje más atractivo y que mayores elementos posee, para reclamar su autonomía, desde la Guajira hasta llegar al Urabá, que de Antioqueño no tiene nada y, antes por el contrario, sus raíces están ancladas en el Caribe colombiano.

Partiendo de lo anteriormente expresado, podemos afirmar de manera clara y segura, que es el Folclor en general, el cordón umbilical que ha hecho que los nacidos en esa Región, manejen elementos comunes, a través de sus costumbres folclóricas, como las danzas, la variedad de géneros musicales creados durante años y una diversidad instrumental, como Acordeones, cajas, guacharacas, tumbadoras, gaitas, flautas de millo, bombardinos, saxofones, clarinetes, etcétera, con una serie de formatos muy particulares como Orquestas, Bandas, Grupos de Gaitas y de Flauta de Millo, Tamboras, Conjuntos de Guitarra y, los que se pusieron de moda: los de Acordeón, con toda la tecnología en forma, que invadieron toda Colombia y cada día con mayor fuerza, naciones del mundo entero. Antes de proseguir escuchemos un Conjunto de los citados:

Como puede observarse en el vídeo anterior, se hace una interpretación de un tema musical, apoyados en una hermosa fusión de música de la subregión sabanera y de la subregión vallenata. Es aquí donde quería llegar, pues a estas alturas de la vida, es menester replantear una serie de conceptos y posiciones radicales de parte y parte y, entender de una vez por todas que la música es fenómeno universal, que cada día tiende a reencontrarse en raíces similares o géneros aparentemente distantes, pero que al ir al fondo del asunto, es más lo que los une que lo que los separa.

El Festival Vallenato que se realiza anualmente en la capital del César, es, sin lugar a dudas, el mejor evento folclórico que hoy por hoy se celebra en Colombia, al cual acuden importantes figuras de este género musical, provenientes ya no solo del Caribe colombiano, sino de todo el País en general e incluso de otros países, tal como se ha podido ver en la participación reciente de Acordeoneros de lugares como México, Ecuador, Venezuela, Estados Unidos, así mismo Vocalistas, como el caso de un Islandés, en todas las categorías desde la profesional hasta la infantil.

Ha llegado la hora en que Vallenatos y Sabaneros depongan rivalidades y miren todo lo que tienen en común. Los ritmos que durante años se ejecutaron y fueron naciendo en pueblos, veredas y zonas urbanas, no son propiedad de nadie en particular, son patrimonio de la humanidad, que reconoce el valor de cada uno de ellos, llámese Merengue, Paseo, Puya, Son, Cumbia, Porro o el nombre que se les haya colocado, pero son hoy en día interpretados con estilo y sello personal, por músicos de ambas subregiones. No debe encuadrarse a ninguno o ser obligado a que debe ejecutar determinado aire, conforme al estilo de determinado lugar. Si un músico participa ejecutando por ejemplo un Paseo, no se le debe exigir que lo haga ciñéndose al modelo de X o de Y lugar. Eso es discriminar, porque cada cual crea su propio modelo. Resulta muy triste observar como en cada Festival se repiten los mismos temas de los mismos autores ya conocidos, como Luís Enrique Martínez, Alejo Durán, Lorenzo Morales, Leandro Díaz, Julio De la Ossa y muchos más, que hacen que el Vallenato se estanque y pierda originalidad.

Quienes han obtenido la corona, cuando están en otros escenarios, se olvidan de lo hecho para ganar y se dedican solo a lo comercial. No se puede desconocer que las nuevas generaciones están siendo marcadas por otros géneros y si el Vallenato adquiere otros elementos en procura de alcanzar nuevos seguidores, debe renovarse y aceptar que en otros lares, tocan los mismos ritmos que ellos pero con su sello característico, como es el caso de los Sabaneros. Afortunadamente se puede ver que ya existe una tónica diferente y que se están dando aproximaciones muy convincentes, y vemos a un Alfredo Gutiérrez, Lisandro Meza y Adolfo Pacheco, la vanguardia Sabanera, junto con Felipe Paternina y Rodrigo Rodríguez, en plan de acercamiento pero esperando también un gesto del lado opuesto. Un Sabanero toca Puya o Son con la misma calidad del Vallenato y a la inversa estos últimos no tienen problema en ejecutar Porros o Cumbias u otros aires musicales sabaneros, con la misma propiedad que ellos. Lo de la marca es lo de menos, pero el primer paso a seguir es que, en todos los Festivales que se realicen en Colombia, los concursantes ejecuten seis (6) ritmos y no cuatro (4), e igualmente que se permita el uso de guitarra y tumbadora, elementos esenciales para darle armonía a todos estos aires musicales.

Si la Región Caribe tiene suficientes elementos que le permitan afirmar de manera contundente que son un solo cuerpo, el folclor es para todos, el mayor y principal argumento. Propiciemos que la música sea esa herramienta que abra las puertas para avanzar, y que los músicos de este tiempo sientan libertad y expresen con su lenguaje e instrumentos, lo que tienen por dentro, siempre y cuando no atenten ni perviertan lo clásico y costumbrista. Público hay y habrá para todos, pero amigos de la Nueva Ola, no confundan a las multitudes con canciones que no correspondan. Cuando sea Vallenato de verdad, díganlo abiertamente, pero si se trata de géneros nuevos o fusiones, hagan claridad y nunca tendrán objeciones”.

alejandro_gutierrez_250*Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi
Email: alejandro.gdep@gmail.com
WhatsApp: 318-8390911

BLOG DELAUTOR: Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Acerca de portalvallenato (15906 Artículos)
Gestor Cultural

1 Comentario en Región caribe colombiana: “su folclor motivo de unión”

  1. Excelente artículo. Felicito a Don Alejandro Gutiérrez por su visión para comprender la cultura Caribe colombiana de manera objetiva, universal y holística, sin apasionamientos, ni regionalismos excluyentes, que nos desintegran y alejan como región. Consuelo Aráujo clasificó la música vallenata en tres categorías: Vallenato vallenato, vallenato sabanero y vallenato bajero, en un esfuerzo por comprender las particularidades subregionales de nuestra música de acordeón, expresada en su diversidad rítmica y de estilo. Quitémosle los adjetivos a las categorías establecidas por doña Consuelo y solo nos queda el vallenato tal como lo define la Real Academia Española:”Música y canto originarios de la región caribeña de Colombia, normalmente con acompañamiento del acordeón”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: