Nuevas!

JIMMY MURGAS GUERRA: “LA VOZ RECIA Y ALEGRE DEL VALLENATO”

Por: Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

 En mora se hallaba desde hace mucho rato, el muy amado y consentido  folclor Vallenato, de exhibir talentos y nuevas figuras, que con ese estilo peculiar en la cadencia y el canto, diesen un giro a la ruleta, y volviesen por la senda que trazaron aquellos juglares, que recorriendo pueblos, ciudades y veredas, fueron paulatinamente construyendo los cuatro aires musicales, que hoy en día son patrimonio cultural e inmaterial de la humanidad.

Vientos fuertes comenzaron a soplar en los finales de los años 70, que por poco destruyen el legado maravilloso, que a través de variados concursos se logró rescatar. Y es que esa avalancha comercial, encabezada por las casas discográficas, condujo durante varias décadas a que los conjuntos intérpretes de los aires tradicionales del antiguo Magdalena, entrasen en una competencia con los aires de la Región Andina colombiana, en procura de expandir su mercado independientemente del daño que pudiesen causar a nuestro folclor regional, caracterizado por la alegría y por una forma de expresión narrativa muy popular y no tan rebuscada y triste, ajena al sentir del Caribe colombiano.

Aunque esa tormenta dejó sus secuelas, ya que muchos intérpretes de los aires vallenatos, optaron por el facilismo olvidando por completo sus raíces y en búsqueda de querer sobresalir, se dedicaron a grabar y llevar a otros lugares, una serie de sonsonetes, a quienes los melómanos verdaderos, no tardaron en bautizar “Vallejartos”, estigmatizando el folclor original.

Al igual que en el pasado, untado de múltiples factores de perturbación, tal como lo hicieron las disqueras, vinieron luego los dineros malhabidos, que se constituyeron padrinos, de muchos que carecían del sabor y la picardía del canto vallenato, pero eran buenos para halagar y exaltar a personajes, que los constituyeron en figuras, así no tuviesen calidad alguna. Y ni que hablar de las Radiodifusoras, que encontraron en la promoción de artistas una fuente de entradas seguras, extorsionando a través de la mal llamada  “Payola”, que volvieron Ley, y a muchos han vuelto figuras, por ser el quinto poder.

Pero el canto Vallenato, al igual que su interpretación con caja, guacharaca y acordeón, o con guitarras, está siendo objeto de rescate hoy en día, y es aquí donde observamos como los nuevos juglares, están entrando en escena, con esa capacidad, voces sonoras, recias y melodiosas, como las de Ivo Díaz o Iván Villazón, conservan la autenticidad, frente a figuras que ya cumplieron su ciclo vital, y para bien de ellos, están a tiempo de retiro.

Una figura estelar, brillando con luz propia ha llegado y muchas tras de él vendrán. Se trata de un joven oriundo de San Diego (Cesar), quien se está dando a conocer e incursiona acompañado del gran Almes Granados, un Rey que no demanda presentación alguna, pues su exquisitez para tocar, es de reconocimiento general. Me refiero a JIMMY MURGAS GUERRA, cuyo estilo parrandero, alegre, recio, nostálgico, evoca jornadas gloriosas de los juglares que sentaron los cimientos de algo que no perecerá.

El Vallenato, tal como se concibió durante un largo proceso, no ha de morir, porque los dolientes de este folclor se han venido multiplicando por doquier y no van a permitir, con ese sentido de pertenencia e identidad que el alma que lo inspira concluya su paso por este mundo; de tal modo que los Jimmy Murgas se han comenzado a multiplicar. Por toda la Región Caribe, al igual que en muchos Departamentos del interior, es común hoy en día, observar esa atracción mágica que jóvenes y adultos han tomado por la música más representativa de Colombia entera.

Ya no más farsas en relación con nuestro folclor querido; por ello se hace una invitación a los músicos nuevos, que en sus presentaciones expresen qué clase de aires musicales ejecutan y que la gente entienda que no se trata de marginar a nadie, sino de hacer claridad en torno a los aires que se interpretan, si caben o no dentro del marco clásico y tradicional. Aquellos aires que en sus inicios se escuchaban solo en parrandas, pasaron luego a las casetas populares de baile, cuando aparecieron nuevos formatos.

Hoy en día han cobrado fuerza los llamados conciertos, donde lo más importante no se centra en los mensajes, sino en los espectáculos, cambios de luces, vestimentas, grandes equipos de sonido, bailarines y acrobacias. En eso ha caído la llamada Nueva Ola, que cautiva a jóvenes atrapados por ritmos foráneos, pero que cada día están más lejanos del folclor vallenato.

Observemos, para finalizar, toda una cátedra de Voz y Acordeón, con dos  grandes exponentes de la música regional. El futuro se está asegurando con artistas como ALMES Y JIMMY, que sin duda han de ocupar un lugar de privilegio en corto tiempo, pues son muchos quienes admiran sus talentos y dones, ejemplo para las nuevas generaciones.

 

alejandro_gutierrez_250BLOG DEL AUTOR:  Alejandro Gutiérrez De Piñeres y Grimaldi

Acerca de portalvallenato (16239 Artículos)
Gestor Cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: