Nuevas!

“La Parranda Vallenata”: ¡Quien la vive es quien la goza!

Por: Alejandro Gutiérrez  De Piñeres  y Grimaldi

¿Qué se entiende por Parranda?  En términos generales, cuando se habla de “parranda”, se está haciendo referencia a un grupo o conjunto de músicos o aficionados que salen en noche tocando o ejecutando instrumentos musicales o cantando con fines de esparcimiento o diversión. En uso coloquial, francachela o jarana de tipo bulliciosa (El Salvador, República Dominicana y Venezuela). Fiesta o celebración que se hace en grupo en especial cuando se hace de noche incluido licor.

En Colombia y particularmente en la Región Caribe, constituye un fenómeno de características muy particulares, que involucra a grupos de personas que se reúnen en diversos lugares, donde  la presencia de conjuntos musicales, constituye el epicentro de dichas reuniones.

En lo que atañe al Caribe, he de destacar lo que hoy en día ha tomado una fuerza inusitada y es la denominada “parranda vallenata”, la cual si hacemos una remembranza histórica, podemos afirmar que, en la práctica es el legado de las famosas “colitas”. Para hablar de las colitas nos debemos remontar a la época de la fundación del Valle de Upar en 1550. En estos tiempos, la música, como el vestido y las costumbres, dividía verticalmente las clases sociales. De un lado la aristocracia criolla se divertía al son del piano, la guitarra y el acordeón que acompañaban los valses, cuadrillas y lanceros, mientras que el pueblo se divertía bailando al son del tambor y la flauta.

Las Colitas fueron una prolongación de las diversiones de los ricos en el ambiente de la gente del pueblo, mezclándose momentáneamente unos y otros. Después de terminada las fiestas salían en grupo por las calles bailando y cantando y terminaban en una casa elegida o escogida al azar, donde se celebraba un baile alrededor de un madero, punto en que tocaban y cantaban los músicos. Estas prolongaciones de fiesta duraban varios días dependiendo del entusiasmo y significación de la fiesta. (Tomado de la página oficial de la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata)
Dentro del ámbito actual, la parranda vallenata se ha tornado, en un factor de goce increíble, por encima de los llamados conciertos, de casetas o aún de las discotecas, pues es el contacto directo con los personajes, sin distingos sociales, en grupos reducidos, donde la comida y el licor abunda, los chistes y gracejos de cualquier asistente, el uso de los instrumentos tradicionales como el acordeón, la caja, la guacharaca y en muchas ocasiones la guitarra, bien sea como acompañante o sustituyendo al acordeón.

Es allí donde amigos y familiares tienen un punto de convergencia, conocen las historias de las canciones, cantan o hacen coro, se disponen para dar lo mejor de sí, bien sea en un patio de la casa, en la sala o en un kiosco, debajo de un árbol, o en un auditorio amplio. Nada mejor que ello, para vibrar alegre y emocionado. Y antes de proseguir el relato, detengámonos un rato para ver una parranda en vivo y en directo: Trasladémonos a la población de Fonseca en el sur de la Guajira, para ver cómo allí gozan con su paisano Silvio Brito en el canto y en el acordeón Emilianito Zuleta:

El reconocido escritor guajiro Julio César Oñate Martínez, en su libro titulado “Los secretos del Vallenato”, haciendo alusión a los elementos claves para que hoy en día se configure una auténtica parranda vallenata, afirma:

“Es de lo más importante el respetuoso silencio durante la interpretación del acordeonero y sus acompañantes, puesto que cuando este deja ser el centro de atracción del evento, su motivación deja de ser la misma, al no poder desbordar su caudal interpretativo y electrizar gratamente a los parranderos con inesperadas notas y novedosos acordes con figurajes en los bajos que hacen inolvidables aquellos momentos….”.

Si una persona realmente quiere conocer la esencia de este folclor, lo mejor que puede hacer, es compenetrarse con su música en una parranda, para que tenga una vivencia real y sienta el cantar alegre, nostálgico, picaresco o bullanguero de los temas raizales, o sean los clásicos y tradicionales que encierran el alma de un pueblo.

Para entender mucho más la importancia que tiene una parranda, veamos al siguiente personaje conocido como “el negrito Villa”, con sus notas mágicas que nos muestran la diferencia con aquellas que hoy en día están metiendo de contrabando. Interpreta un Paseo de la autoría del Maestro Luis Enrique Martínez, titulado “Martha Elena”. Que calidad en el manejo de pitos y bajos ¡

Toda persona deseosa de conocer de modo más amplio la importancia que tiene para nuestros compatriotas del Caribe colombiano este sentir regional, les  recomiendo adquieran el libro titulado: “La Parranda Vallenata”- Manual de Iniciación para Profanos, del consagrado Compositor Santander Durán, un verdadero compendio histórico social que ilustra a entendidos y profanos sobre esta gran tradición, que se vive y se goza en gran medida, pero que para muchos colombianos continúa desconocida. (Edición con el auspicio de la Cámara de Comercio de Valledupar).

Aunque el Acordeón constituye el instrumento básico en toda parranda, no es de menospreciar el importante valor que ha tenido la guitarra dentro de este folclor, desde muchos años atrás. A manera de ejemplo puedo citar al famoso Guillermo Buitrago y sus muchachos, a Bovea y sus Vallenatos, Julio Erazo y más recientemente grupos de calidad como el Trío de Oro con Sergio Moya o Los Hermanos Carrascal. Escuchemos al siguiente Conjunto de Guitarras con Emilio Carrascal, en su canto hermoso a Valledupar.

“La Parranda Vallenata es el más importante ritual para la exaltación de la amistad, entre las comunidades del Caribe colombiano.

Es una convocatoria fraternal, alegre y fiestera para disfrutar de un espacio dedicado a la socialización y a la fraternidad. Un ritual solemne de la alegría y de la amistad, compartida por la familia y los amigos del alma, en el cual, en algunas ocasiones se recibe a ciertos invitados especiales, a quienes se ofrece este evento como una muestra de aceptación por la comunidad y de agrado por su presencia”  (Santander Durán Escalona)

Que prosiga esta Parranda, es el querer de mis lectores y quien más para ello, que uno de los más grandes y auténticos parranderos: Poncho Cotes Jr quien nos entrega un Merengue de la autoría de su Alfonso Cotes Querúz, su padre, titulado “Tiempos Idos”, en la población de Villanueva (Guajira).

¿Quién fue la persona que introdujo con sus múltiples relaciones sociales la música vallenata a alto nivel? Sin lugar a dudas, el Maestro Rafael Escalona, y a él se debe que este folclor fuese acogido y posteriormente patrocinado por políticos, empresarios, Jefes de Estado, por ministros, embajadores, etcétera, los cuales, en gran medida aceptaron la parranda como una forma divertida y alegre para cualesquier celebración particular.

Y para despedirlos, amables lectores, los quiero dejar con una gran parranda que le fue ofrecida al Maestro Escalona en la ciudad de Bogotá, por parte de grandes amigos, en la que fue su última celebración.

 

alejandro_gutierrez_250BLOG DEL AUTOR:  Alejandro Gutiérrez  De Piñeres  y Grimaldi

Acerca de portalvallenato (16239 Artículos)
Gestor Cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: