THOMAS MANN

Por Donaldo Mendoza

En 2020 se cumplen sesenta y cinco años de la muerte del más importante novelista alemán, Thomas Mann. En 2003 se conoció en español la biografía del autor de La montaña mágica escrita por Hermann Kurzke: “THOMAS MANN / La vida como obra de arte”, publicada en lengua alemana en el año 2000. La española es por cuenta de Galaxia Gutenberg, en una bella edición de 763 páginas.

Cualquiera que escriba una biografía de Thomas Mann corre con suerte, dado que el artista le exonera de la tormentosa primera frase; Mann se ocupa de ella cuando nos da información sobre su venida al mundo: “Nací el domingo 6 de junio de 1875, a las doce del día. La posición de los planetas era favorable, según me aseguraron en repetidas ocasiones augurándome, en base a mi horóscopo, una vida larga y dichosa así como una dulce muerte”.

Y el vaticinio de los astrólogos se cumplió, según lo cuenta Hermann Kurzke en esta biografía, en Zurich el 12 de agosto de 1955: “Esa tarde, a las ocho, murió Thomas Mann, en presencia de su esposa Katia. La expresión de su rostro cambió en ese instante. «Adoptó su cara de música», informa su hija Erika”; una muerte dulce y sin dolor como se lo pronosticaron los astros propicios. Vale recordar que el espíritu simbólico de la música recorre, en técnica de leitmotiv, dos de sus obras maestras: Los Buddenbrook y La montaña mágica. Wilhelm Richard Wagner fue su guía.

Hermann Kurzke nos conduce por la vida y obra de Thomas Mann a través de veinte capítulos, cuya densidad obliga a una parsimoniosa y paciente lectura; y nos da cuenta de detalles de apariencia superficial, contenidos en diarios y correspondencias, hasta el proceso riguroso de la génesis de cada obra. Consecuente con el autor biografiado, H. Kurzke deposita el premio mayor de su aventura escrita en los últimos dos capítulos. El biógrafo muestra sus dotes de ensayista y el artista sus dones de pensador, a través de un tema: la muerte.

Thomas Mann no fue religioso en el sentido convencional, pero tampoco fue indiferente a lo religioso. Salvo que le parecía un abuso pretender que a Dios se le puede encasillar en los linderos del lenguaje, “cuando en realidad Él se sitúa por encima de toda capacidad de comprensión”. La literatura y aun la filosofía le ayudaron a tender puentes hacia lo trascendente, como para prometerse que la muerte no fuera un vacío y una nada absolutos.

Acordó con el Antiguo Testamento tasar la duración de la vida, y quiso morirse a los setenta; pero la pospuso hasta los ochenta cuando aún se sentía animoso, aviniéndose con el salmista: “Los días de nuestra edad son unos setenta, u ochenta, si hay vigor; más son la mayor parte trabajo y vanidad” (Salmo 90, 10). Salvada esa parte, se dedicó a pensar la muerte como una forma de vida superior.

Así lo cree y lo pone por escrito en varias novelas; en la más ambiciosa, José y sus hermanos, lo enfatiza: “Morir, ciertamente, significa perder el tiempo y salirse fuera de él, pero también significa obtener a cambio eternidad y omnipresencia, es decir, obtener la vida real”. Y a esta otra vida la fue llenando de sentido: “Lo eterno, la nada, la muerte y el amor son una sola cosa”.

El amor a Katia, su compañera fiel durante cincuenta años de matrimonio, le proporcionó la fe suficiente para creer en el reencuentro después de la muerte: “Qué instante gozoso no será cuando algún día volvamos a despertarnos juntos”, escribe en Carlota en Weimar, la novela inspirada en Goethe, invitado también a ese reencuentro, en tanto compartían la misma fe, en “esa otra forma de existencia, cuando la actual ya no fuera capaz de seguir soportando a su espíritu”.

BLOG DEL AUTOR: Donaldo Mendoza

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .