Agresión

AGRESIÓN

Abrumador alud de injustificados reclamos
Cuál flechas lanzadas quemantes ruidosas
Con detestables rostros se blanden filosas
Impotente se agita el alma, tiemblan las manos.

La avalancha vociferante el tiempo degrada
El corazón arrinconado de tribulación reboza
De agravios sangra el oído, muere la rosa
Mientras triste y desolada al Divino clama.

El Bendito emerge en sutil abrazo
De rutinaria agresión logra rescatarla
Le dice ¡libérate de esporádicas dádivas!

Mientras compasivo la toma en sus brazos
Pero ya está cansado de tanto salvarla
Del torrencial río de sus propias lágrimas…

Yolaida Padilla Vásquez
San Diego, enero 21 /2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .