EL ESTILO ES EL HOMBRE

Por Donaldo Mendoza

   La frase del título se le atribuye al escritor francés Conde de Buffon (1707 – 1788). Y traigo esa referencia en razón de dos motivaciones; una, la frase de un amigo de Codazzi, intérprete y estudioso del vallenato: “Varios años después de su muerte, no ha nacido un segundo Diomedes”; y dos, el refrito de la vida y obra musical de Diomedes Díaz que por estos días de pandemia pasan por un canal de televisión.

   La frase ‘el estilo es el hombre’ acuña una verdad universal que probablemente nadie pone en duda. La sola definición de estilo conlleva una esencia individual, en el sentido de la “manera de escribir o de hablar de un escritor o de un orador”, aplicable a casi todos los oficios, materiales o espirituales. Agreguemos también que estilo es el modo de cantar de un artista. En suma, es correcto decir: el estilo de Cervantes, el estilo de Gardel, el estilo de Botero…

   A mi amigo de Codazzi, le dije: ni ha nacido, ni va a nacer un segundo Diomedes, y si nace será siempre de segunda. Lo que suele llevar a este equívoco es una circunstancia común a escritores y cantantes; para circunscribirlo solo a la música vallenata, recordemos dos ejemplos: Miguel Morales y Farid Ortiz; el primero se dio a conocer imitando la voz de Rafael Orozco, y el segundo la voz de Diomedes Díaz. ¿Qué ocurrió luego? Que en el proceso de maduración el uno y el otro encontraron su propia voz, su estilo. Y se individualizaron.

   La historia, que un día tras otro se está escribiendo, es un juez que toma el cariz de la voz de Dios. Una voz infalible. Asistidos por esa voz, podemos afirmar que un compositor como Escalona solo se da una vez; del mismo modo que no se repetirán las voces de Alejo, Calixto o Diomedes. Y volviendo al estilo, agreguemos que es el conjunto de características, gestos y demás rasgos personales que dan elegancia o distinguen a un individuo.

   Ubiquémonos ahora en la serie televisiva “Diomedes, el Cacique”, y preguntémonos: ¿el actor que lo encarna, que lo hace bastante bien, ha alcanzado la fama y la proyección de Diomedes Díaz? Claro que no. Si corre con suerte, se apropiará de la voz que Natura le ha dado y logrará algún reconocimiento, como antes lo hicieron Morales y Farid, dos notables cantantes de vallenato. No sé si el lector estará de acuerdo con esto que voy a decir: el actor trabaja con la máscara del original, no con su carne ni con su espíritu. Si le va bien es una máscara, pero si le va mal será una pálida caricatura o un triste bufón.

   Ahora recuerdo una frase de Pablo Neruda, en sus Memorias; dice Neruda, más de cuatrocientos años después de la publicación de El Ingenioso Hidalgo: “Cien años de soledad es la mejor novela que se ha escrito en español después de El Quijote”. Se refiere Neruda al estilo y calidad narrativa de la novela de Gabo, no a que haya escrito como Cervantes. Me gustaría saber qué piensan intérpretes o estudiosos del vallenato sobre este asunto.   

BLOG DEL AUTOR: Donaldo Mendoza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .