SEMBLANZA DEL COLEGIO NACIONAL LOPERENA

Por José Atuesta Mindiola

José Enrique Mendiola Montero

Esta breve semblanza del Colegio Nacional Loperena es un homenaje póstumo al médico José Enrique Mendiola Montero, bachiller de su primera promoción, y, además, con sus compañeros lideró acciones para que el Ministerio de Educación legalizara la apertura de los grados superiores. He aquí su testimonio: “En 1955, cuando hacíamos cuarto de bachillerato, el colegio no tenía aprobación oficial para abrir quinto y sexto, solicitamos al MEN soluciones y en vista que no nos respondían, acudimos en bloque al Liceo Celedón de Santa Marta que si nos aceptaba. Tuvimos la fortuna, que estando en Santa Marta llegó una comisión del MEN, con ellos regresamos a Valledupar y logramos resolver la difícil situación. Se legalizó la aprobación del bachillerato completo, y nos graduamos en un acto solemne el 18 de noviembre de 1957”.

En 1937, Valledupar comienza a abrirse al mundo, por la construcción de la carretera nacional, obra del presidente Alfonso López Pumarejo. La educación era muy limitada: solo existían en el nivel de primaria, la Escuela Pública de Varones, la Escuela Pública de Niñas y el Colegio Parroquial (administrado por la Diócesis). En el nivel de secundaria, el colegio La Sagrada Familia (administrado por las Hermanas Terciarias Capuchinas) que no pasaban del tercer grado.
En nuestra región agropecuaria, el futuro académico de la inmensa mayoría de los niños era difícil. Los colegios de bachillerato más cercanos estaban en Mompox, el Colegio Pinillos, creado en 1853, y en Santa Marta, El Liceo Celedón, fundado en 1906. La historia de Valledupar cambia con la apertura del Colegio Loperena, creado mediante la Ley 95 (21 de diciembre) de 1940, y dos años después inicia sus labores académicas, en aulas anexas a la recién fundada Escuela de Artes y Oficios (1939).

Colegio Nacional Loperena – Valledupar

El primer rector del Colegio Loperena fue Joaquín Emilio Ribón, que era rector de La Escuela de Artes y Oficios. En 1951, se termina la construcción del colegio en el sitio donde se encuentra en la actualidad; pero se hacen evidentes las negligencias del Estado en la responsabilidad con la educación pública, los estudiantes tenían que viajar a otras ciudades a terminar el bachillerato y la mayoría se queda sin la posibilidad de culminar el ciclo de bachiller. Hubo que esperar 15 largos años para que se hiciera realidad que el Ministerio de Educación mejorara la infraestructura y dotación de laboratorios y biblioteca, y completara la nómina de profesores para legalizar la aprobación del ciclo de educación secundaria.

Con el ciclo completo de secundaria el Colegio Loperena se convierte en un referente para los jóvenes locales y de los pueblos cercanos de la provincia. Ingresar al Loperena fue y es el sueño de muchos jóvenes. Desde los inicios tuvo la impronta de excelente colegio por la calidad de sus docentes y el liderazgo de sus directivos, y de ser un puente seguro para el ingreso a la educación superior.

En el marco de la celebración de las Bodas de Oro de funcionamiento en septiembre de 1992, el rector Víctor Meza Bornachera lidera la organización de eventos académicos, encuentros de egresados y entrega el título de Bachiller Honoris Causa, al maestro de canción vallenata, Rafael Escalona Martínez. El congresista del Cesar, Alfredo Cuello Dávila gestiona en el Congreso la declaratoria del Colegio Loperena como Monumento Nacional y parte del Patrimonio Cultural de la Nación, Ley 93 de 1993.

Gonzalo Quiroz Martínez

En estos 78 años del Colegio Nacional Loperena, son muchos los estudiantes, profesores y directivos que han alcanzado la categoría de personajes en la historia del Colegio por sus logros en diversas disciplinas de las ciencias, el arte, la docencia, el deporte y la política. Es importante resaltar al Especialista en docencia, Gonzalo Quiroz Martínez, su actual rector por su liderazgo administrativo y pedagógico para orientar con su grupo de docentes y padres de familia los procesos de aprendizajes con excelentes resultados en los estudiantes.

DÉCIMAS AL COLEGIO LOPERENA

I
Loperena es hidalguía
como lo fue la heroína,
con su palabra ilumina
el pueblo de valentía
contra la vil tiranía
del español invasor;
ataviada de valor
proclama La Independencia,
y el tirano en decadencia
como nieve bajo el sol.

II
Un líder reconocido,
Pedro Castro, Senador
fue el insigne fundador
de este colegio querido;
todo el pueblo agradecido
celebraba la noticia,
jóvenes de la provincia
soñaban ser bachilleres.
Quien domina los saberes
disfruta de las delicias.

III
Tan recordado y querido
es del alma Loperena,
es rayo de luna llena
en el talento florido.
Es albergue preferido
en la fiesta del saber
donde se suele beber
los secretos de la ciencia:
Florece la inteligencia
cuando se quiere aprender.

VI
El colegio Loperena
pilar de la educación,
es la luz de la razón
para vencer las cadenas.
Las aulas en sus faenas
con estampa colonial.
Eminente el historial
de nuestra tierra querida:
Institución distinguida,
Monumento Nacional.

***

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .