CÁTEDRA DEL AGUA

Por Donaldo Mendoza

En la vorágine de noticias que desbordan la atención y aniquilan cualquier saldo de asombro, hay dos que por lo opuestas despiertan interés: una, el anuncio del presidente Duque y de su ministro de Defensa sobre el retorno de las aspersiones con glifosato, so pretexto de reducir a “ajustadas proporciones” (según cuadro estadístico) unas masacres que por su frecuencia aterrorizan al mundo; y dos, el lanzamiento de la Cátedra del Agua, en Bucaramanga, para “conectar a los santandereanos con el Páramo de Santurbán”.

Así estamos: desde el Palacio de Nariño se anuncia la enfermedad y la muerte, que todo eso trae el glifosato; mientras que el Alcalde de Bucaramanga pone por encima de todo la vida, que es el agua. El glifosato marchita la hoja de coca, y de paso elimina toda forma de vida animal sobre el territorio afectado, y enferma a los habitantes del entorno.

Ambos mandatarios, nacional y local, la tienen clara. El presidente Duque sabe que con la aspersión en los sembrados de la mencionada hoja, no será necesaria la presencia del Estado con programas de sustitución de cultivos y oportunidades para los campesinos que para subsistir se ven obligados a sembrar y cosechar la coca; y clara y pura la tiene el alcalde de Bucaramanga Juan Carlos Cárdenas Rey, cuya estrategia es conectar a los bumangueses con el Páramo de Santurbán; con un propósito: que sus paisanos conozcan a fondo lo que representa el Páramo y lo que sucedería si se llevase a cabo un proyecto de megaminería.

Lo que se busca con la Cátedra del Agua en las instituciones educativas, con fuerte impacto social, es propiciar ejercicios de reflexión en relación con la defensa de esa fábrica de agua que es el Páramo, que actualmente abastece a más de dos millones de santandereanos. Hoy es en Bucaramanga, seguramente su ejemplo se expandirá por todo el país, por una sola razón: no hay oro en el mundo que alcance para garantizar la vida de una comunidad, eso sólo es potestad del agua. Dejo de momento olvidado el glifosato presidencial, y aporto a la catedra de Santurbán una breve reflexión sobre el agua.

Páramo Santurbán

El agua es de las sustancias químicas, la más estudiada; pero ocurre, casi siempre, que su estudio se va al cerebro y nada queda en el corazón. Esta ambivalencia es la que los educadores deben superar, a fin de interiorizar en los niños y adolescentes las cosas más esenciales del agua; internalizar que nuestro cuerpo es casi todo agua. Podemos vivir toda la vida sin consumir carne, por ejemplo; pero sin agua viviríamos algunas horas. “Ojalá alcance siempre para todos el tesoro de un vaso de frescura y de vida a la hora de la sed y a la hora de la agonía”, ha rezado un poeta. Abogar por la defensa del agua en su integridad es hacerlo por nuestra propia integridad, por la salud de las comunidades, y para que hablar de civilización tenga sentido.

Para certificar que el agua es la vida, basta con una mirada al pasado. No hay infancia sin río o sin mar, nuestros recuerdos emergen del agua. El generoso lector de estas líneas sabe que en su memoria hay un fresco manantial; sabe que no hay dicha comparable a aquella eterna música del agua, que arrullaba nuestra proximidad a su frescor. A quienes compartimos lenguaje y memoria nos llega como una epifanía aquella sensación de nuestros pies cuando dejaban el fuego en la orilla del río.

Y entre el agua y el glifosato, bien vale la pena reflexionar con una moraleja: Estados Unidos envía costosas naves a Marte a buscar evidencias de vida microbiana, y aquí nos damos el lujo de matar la vida. Los que buscan el oro ven la naturaleza como un estorbo y al agua como una intrusa.

BLOG DEL AUTOR: Donaldo Mendoza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .