La inolvidable abuela Sara Corzo

Por José Atuesta Mindiola

Diciembre es por tradición el mes de la familia y los recuerdos, de la celebración de la Navidad y la gratitud a Dios por la vida. En nuestra familia materna tenemos como paradigma de amor y de ternura a la inolvidable abuela Sara Corzo Maestre.

Fue una mujer bondadosa que irradiaba santidad. Su casa era un jardín de puertas abiertas. Jamás sus labios fueron parlantes para las tentaciones de la desmesura ni el sarcasmo, en su mente nunca hubo lugar para ideas ni palabras ofensivas. Ella era toda tierna, caritativa, agradable e infinitamente comprensiva. Su amor de madre y abuela nunca conoció el cansancio ni el olvido. Fue honesta consigo y con los otros. Dos de sus afanes eran hacer el bien sin interés de recompensa y aceptar a los demás exaltando sus virtudes.

RUTHY, ABUELA Y SARITA.

En la bucólica tierra de Patillal, sus padres Nemías Maestre y Juana Bautista Corzo (La Tita), celebran su nacimiento en finales del siglo XIX, y muy niña se va con su madre a vivir a Atánquez donde comienza a edificar su fe cristiana. A Valledupar llega en 1928, compra una casa en el centro de la ciudad, en un sitio que después sería la famosa ‘Calle del Cesar’, construye unas habitaciones para hospedajes, y además ofrece servicio de restaurante. Fue uno de los tres primeros hoteles de Valledupar y tuvo vigencia por más de veinte años. Las amables atenciones de la dueña y sus habilidades en la preparación de los alimentos fueron siempre sus cartas de presentación para los clientes.

En la década de 1950 se traslada al barrio Loperena, frente al sitio que hoy se conoce “El callejón de los Quintero”, y ofrece únicamente servicio de alimentos y en una pequeña colmena la venta de paletas y gaseosas. De noche el frente de su casa era sitio de reuniones de vecinos y viejos amigos que recostados en los taburetes conversaban de variados temas.

Los hijos biológicos de Sara Corzo eran cuatro (Juana Bautista, Carmelo, Rodrigo y Alberto) y sus nietos 26, pero tuvo muchos adoptivos menores y mayores que disfrutaron de su cariño maternal, de los alcances del hotel y las delicias de los alimentos. Su dimensión humana al parecer estaba inspirada en Santa Teresa de Jesús: en su morada interior sosegaba el alma con un hermoso castillo de humildad y obediencia, y siempre estuvo en contacto con Dios a través de las oraciones que fortalecieron la quietud y el recogimiento.

Sara Corzo y sus hijos

En sus últimos años de vida fue su nodriza y enfermera, Ruth Corzo, nieta e hija de crianza, y al verla muy delicada de salud, aquella mañana del 30 de julio de 1996, le preguntó: ¿abuela cómo se siente? Ella con la serenidad de 102 años, respondió con las palabras detenidas en el lento brillo de sus ojos y parecía repetir aquel poema que escribiera la argentina Alfonsina Storni (1892 – 1938), poco antes de su muerte: “Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame. Ponme una lámpara en la cabecera, una constelación-la que te guste-. Déjame sola, oyes romper los brotes, te acuna un pie celeste desde arriba y un pájaro me traza unos compases… Gracias”.

LA ABUELA BONDADOSA (Décimas)
Por José Atuesta Mindiola

I
Una abuela bondadosa
fue Sara Corzo Maestre,
jardín de aroma campestre
de actitudes generosas.
En su alma crecieron rosas
ungidas de bendición,
tomaba la comunión
todas las santas mañanas:
la hostia es pan que desgrana
la fe de la salvación.

II
Fue una mujer de oración
de sentimientos cristianos,
con el rosario en la mano
irradiaba bendición.
El Sagrado Corazón
su patrón de cabecera.
En tierra patillalera,
allí vio la luz del día;
sus padres eran Nemías
y Tita Corzo, atanquera.

III
Los cuatro hijos de esta dama:
Juana Bautista, mayor.
Morelli fue el gran Señor.
Rodrigo el verso lo aclama.
Alberto que tuvo fama
en la vida señorial.
Un edén primaveral
era esta legión de hermanos
que bendijo el Soberano
con afecto maternal.

IV
En la poesía de mi voz
hay un espejo de lluvia
donde dibuja la gubia
el bello rostro de Dios.
En la fe fue una luz precoz
mi madre Juana Bautista,
la primera de esta lista
de la honorable familia,
y en el alma se concilia
la palabra del salmista.

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .