¡volver a viviR!

Mi Crónica Sabatina

Por José Jaime Daza Hinojosa

Valledupar 15 de Mayo del 2021

Hoy: UNA ALABANZA A DIOS…Por Regalarme una ¡Segunda Oportunidad de Vida!

Transcurría el día martes 23 de marzo del año 2021, todo parecía normal, pero me sentí como caliente y con una tosecita no habitual en mí, pues gracias a DIOS siempre he sido de un organismo sano y pocas veces me he enfermado; hacía pocos días mi esposa y yo nos habíamos hecho el tratamiento casero del Covid, con ivermectina, azitromecina, nimesulida y otros medicamentos que nos recomendaron supuestamente para que no nos diera el virus del Covid; ah… y mi esposa dos días antes había llamado a nuestra EPS Sanitas para que me hicieran la prueba y resultó Negativa como les parece ? Yo me contenté pero la alegría duró poco, ese 23 de marzo a eso de las 8:30 pm la tos se incrementó y la respiración comenzó a fallarme, sentí que me faltaba oxígeno, mi adorada esposa a mi lado preocupada y yo empecé a asustarme, fue cuando le dije que por favor llamara a Teffy una sobrina que vive en mi casa y es médico, ahí comenzó DIOS a intervenir, ella que ya estaba descansando de su ardua jornada de trabajo pues trabaja en la clínica de alta complejidad de Valledupar, me tomó los niveles de saturación y ya estaban en 86, exclama ! mi tío nos vamos para la clínica, ya pedí el taxi, esos minutos de angustia se hicieron eternos y en un tris mi esposa, mi sobrina y yo estábamos en el taxi rumbo a la clínica que otra vez gracias a DIOS está a tres cuadras de mi residencia o sea en tres minutos llegamos no hubo pérdida de tiempo alguno. 

De manera inmediatamente una vez en la clínica fui recibido por otro ángel, la Dra. Sorelis Pertuz, muy amiga mía quien ordenó me colocarán oxígeno de manera inmediata, y me hicieran un tac pulmonar; les cuento que hasta allí me acuerdo, eran las 11:00 pm, me fui del mundo, nada menos que por 21 días, me cuenta mi esposa que en la madrugada del 24 de marzo me intubaron y permanecí así durante todo ese tiempo, fuera del mundo  y sedado , los tubos me los retiraron el día 12 de abril; el día 14 de mi estancia en la unidad de cuidados intensivos UCI, cuando el intensivista y demás profesionales de la medicina se disponían a extubarme detectan una bacteria en mi organismo, duro varios días atacándome pero interviene DIOS nuevamente y logran identificarla y saber conque antibiótico la podían eliminar y así fue; esa maldita bacteria por la que muchas personas fallecen DIOS le regaló la sabiduría a los especialistas y lograron extinguirla…Oh DIOS que grande eres, que generoso y misericordioso fuiste conmigo, me arrebataste de las garras de ese demonio llamado Covid y me regalaste esta nueva oportunidad de vida, gracias, gracias Amado DIOS, no me cansaré de darte las gracias por salvarme. Los galenos dudaron muchas veces sobre mí supervivencia y solo le decían a mí esposa que estuviera preparada para el peor desenlace que ellos no podían hacer nada más.

De ese tiempo en UCI sedado solo me quedó un extraordinario recuerdo y revelación: “”Soñé que me había leído toda la biblia desde el Génesis hasta el Apocalipsis””, solo de eso me acuerdo y yo estaba feliz, pues de la biblia solo leo versículos o capítulos cortos, y miren en mi estado de inconsciencia en 21 días me leí ese libro sagrado, ósea que estoy comprometido con DIOS ahora que retorne a la vida, para dedicarle más tiempo a leer la biblia y compartir más con mi comunidad (soy Catecúmeno y pertenezco a la Séptima Comunidad de la iglesia catedral del Rosario de Valledupar).

Me enteré después que tanto mi esposa, su familia, mis familiares, amistades e innumerables seguidores de mis Crónicas hicieron cadenas de oración por mi salud, DIOS los escucho, la oración tiene poder se comprobó una vez más, y los designios del hombre no son los mismos de DIOS, Él es el que quita y pone Reyes, Él es el que a los sordos hace oír, y al que lo mares le obedecen,…Oh señor que dicha, que felicidad me devolviste la vida y como le dijiste a Lázaro levántate, a mí también me ordenaste: párate, levántate de esa cama de UCI pues todavía tienes muchas cosas por hacer;  solo Tú podrías dar esa orden, y solo Tú me tienes aquí escribiendo nuevamente, omnipotente eres Señor de Señores.

En esos días de tribulación y desespero mi esposa, mis hermanas, familiares y muchas personas que me quieren y aprecian lloraban por mi estado crítico; uno de esos días mi sobrina María Gabriela Barrera Daza llamó a mi esposa que estaba desconsolada llorando lágrimas vivas y con determinación, certeza y seguridad le exclama: Ana, no llores más mi tío no se va a morir, DIOS y el Espíritu Santo me lo han revelado, Ana por favor no dudes que te estoy dando un mensaje del Espíritu Santo, mi tío se va a recuperar y saldrá victorioso de esa sala de cuidados intensivos y de esa clínica; mi esposo Geiner y yo después de orar y orar hemos recibido de parte de DIOS y del Espíritu Santo la siguiente revelación: “”que mi tío es salvo “y que por mucho que los médicos digan que su estado es delicado y crítico eso no vale, la palabra de DIOS, la oración que hemos hecho nos indica que va a sanar y saldrá airoso de esa fuerte prueba, tal cual así fue; DIOS les bendiga sobrinos, lo mismo a todos y cada uno de los que oraban y preguntaban por mí, solo pido a DIOS les multiplique en salud y bienestar sus buenos deseos para conmigo.

Hasta un chat por WhatsApp creo mi familia Daza, diariamente y hasta la presente realizan vigilia de oración implorándole a DIOS por mi recuperación y por la de

Muchas personas, familiares y amigos que se encuentran batallando en clínicas y hospitales.

Cuánto me duele enterarme de tanta gente que ha partido al cielo mientras yo me debatía entre la vida y la muerte, muchos amigos y amigas se fueron a la eternidad, DIOS los reciba en su Santo Reino.

DIOS tú eres grande y dueño del oro y la plata decía Diomedes, te doy gracias y no me cansaré de dártelas siempre, solo tú podías hacer este milagro y aunque muchos no daban un peso por mí, me liberaste y me retornaste a la vida; soy un hijo predilecto tuyo, soy bendecido, mi esposa, mis hijas y yo no tenemos como pagarte; este difícil momento sirvió también para q toda mi familia tanto mi esposa Ana Victoria, mis hijas Laura Vanessa, Silvana María, Martha Isabella, mis hermanas, mis hermanos, sobrinas y sobrinos se unieran mucho más para alabarte y bendecirte, fueron 36 días que permanecí internado, por fin el 27 de abril me dieron de alta, bendecido gracias a DIOS sin necesidad de bala de oxígeno, con secuelas en mis extremidades superiores e inferiores que estoy seguro pronto recuperaré con la ayuda de las terapias físicas.

¡BENDITO, ALABADO Y GLORIFICADO ES NUESTRO DIOS CELESTIAL!

Escribió:

José Jaime Daza Hinojosa

“”El Juntero Futurista””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .