‘EL CACIQUE DE LA JUNTA’, DIOMEDES DÍAZ, ES DE LA PEÑA

En La Junta no hay familia de Diomedes Díaz, dicen sus parientes
Por Noralma Peralta

“La gallina de Ramona,
la gallina de Ramona
que gallina tan traviesa…
No puede ver mi paloma,
no puede ver mi paloma,
porque no la deja quieta…

. (Shio shio de Víctor Moreno).

“En La Peña mataron un chivato, en La Peña mataron un chivato y Cele no pudo comé, ¡vaya! ¡vaya!” cantaba un verso inconcluso en medio de una melodía complicada, el ‘Cacique de La Junta’, Diomedes Díaz, en una de las pocas presentaciones que hizo en Riohacha, desde que aquí vivo. Sin saber cómo continuar el verso soltó la risa.
“Jajajajaja, Celedonia dame razón de José”. Saludó refiriéndose a papá Juancho, a quien Diomedes nunca le dijo Juan, sino su segundo nombre y sin tilde.
El lugar estaba atiborrado de gente, aún no sabemos cómo alcanzó a ver a ‘Mamá Cele’, que había venido de Albania por insistencia de sus hijas, las que vivíamos en Riohacha, era una sorpresa de cumpleaños, llevarla a ver a su ídolo de todos los tiempos.
‘Mamá Cele’ levantó la mano como las reinas y desplegó su sonrisa enorme y bonita, ‘El Cacique’ hizo lo mismo. Al final de la tanda, teníamos a Diomedes y a Juancho, sentados en nuestra mesa, en la que terminaron sentados Humberto Rois, tío de Juancho, gran amigo de la familia y otros sanjuaneros. Felices departíamos entre paisanos y amigos.
Para el resto de los asistentes se trataba de las dos más grandes lumbreras de la música vallenata del momento y creo no mentir, si digo que lo son hasta el día de hoy, aunque en paz descansan.

No obstante, para ‘Mamá Cele’ eran Juancho ‘El nieto de Rosa María’, al que en ocasiones veía llegar o salir, o le escuchaba tocar el acordeón, mientras le despachaban en el depósito de su bien querida amiga cuando iba a hacer las compras para surtir la tienda ‘Dios Verá’ en La Peña.

Elvira y Rafael

Rafael María Díaz Cataño nació y fue criado en La Peña y Elvira Maestre Hinojosa, en Carrizal, según afirma Rafael Patricio.

Entonces, ‘Juancho’, era un pelao’ que aún no grababa. Y ‘Diome’, el de Rafa y Vila (Mamá Vila desde la novela de Diomedes), el pelao’ que vio crecer en La Peña en los brazos de Elvira, luego jugando en calzoncillos, al lado de Rubén, Benedicto, Rafael Patricio y Santo, o echando el ganao’ y los burros al potrero cuando estaba más grandecito.
Siempre le escuchaba a ‘Mamá Cele’, a ‘Papá Juan- cho’ y a mis tíos referir anécdotas de Diomedes recién nacido o pequeño, cuando vivía en La Peña. Sin embargo, no se le llamó ‘El Cacique de La Peña’, sino de La Junta y según los registros memoriales de mis mayores, “Diomedes no vivió ni un solo día de su niñez o adolescencia en La Junta, hasta que se casó con Patricia Acosta y se hizo famoso, que llegaba a pasarse días en la casa de sus suegros, como visita. En La Junta no hay familia de Diomedes Díaz, pues su padre Rafael María Díaz Cataño fue nacido y criado en La Peña y Elvira Maestre Hinojosa, en Carrizal”, afirma Rafael Patricio, mi tío.

¿Cómo se dio esa relación La Peña – Carrizal? “No, el viejo ‘Rafa’ no tuvo que ir a Carrizal, Elvira vino a La Peña. Resulta que Graciela ‘Gache’ Maestre Hinojosa, hermana de Elvira, se casó con Víctor Urrutia Cataño, de La Peña. Elvira venía a visitar a ‘Gache’ y ahí se enamoró Rafael María de ella, se casaron y vivieron en La Peña, pero frecuentemente iban a visitar a la familia de Elvira en Carrizal. Es más, cuando Elvira estaba embarazada de su primer hijo (Diomedes), ya saliendo de cuentas, fueron a visitar a los viejos y como primeriza a recibir los consejos de su madre, sin saber que ya no podría regresar a La Peña, pues los dolores de parto llegaron estando en carrizal y allí no solamente dio a luz a su “muchacho” sino que pasó la cuarentena posparto bajo los cuidados de sus mayores”. Me relata ‘La Seño’ Fénix de Jesús Arocha Cataño, historiadora de La Peña.
Pasados los 40 días y un poco más Rafael María regresó con su esposa Elvira a La Peña donde vivieron unos 9 o 10 años más, allí nacieron tres de sus hijos: ‘Rafita’, ‘La Chama’ y Gloria. Rafael María era un gran señor, prudente, de trato suave, buen amigo. Después de la muerte de Rafael Antonio Cataño Lacouture, su papá, creció con sus hermanos mayores: Rosario ‘Tito’, Juan Félix, Rafael Antonio, Otilia, Sara Helena, y Marcela ‘Chela’ Mejía, eran Mejía por la misma razón que el viejo ‘Rafa’ era Díaz, no eran hijos de la esposa, el señor Rafael Cataño al fin se casó con doña Delfina Fuentes, pero no tuvieron hijos. Afirma ‘La Seño’ Fénix.

Casa en La Peña, donde vivían Rafael, Elvira y sus 4 primeros hijos antes de irse a vivir al municipio de Villanueva.

“Rafael Antonio Cataño Lacouture era nieto del Francés Hugues Lacouture Cevene, que viene a ser el tatarabuelo de Diomedes, o sea que de no ser por esa costumbre antigua que los hijos naturales (fuera del matrimonio) se registraban con el apellido de la madre, Diomedes habría sido Diomedes Lacouture Maestre”. Aclaraba ‘La Seño’ Fénix.
“Diomedes creció en el barrio El Machín, en la casita de bahareque, de puerta azul, que estaba al lado de la casa de la señora Sara Helena Mejía y el señor Luis Cataño, ¿te acuerdas? La señora Sara era herma- na de Rafael María, o sea, tía de Diomedes”, aseveró la historiadora.
Rafael María tenía una cantidad considerable de ganado de todo tipo vacuno, ovino, caprino, caballar y buenas tierras, era dueño de Los Moritos y Las Tablitas, vivían tranquilos. El señor Luis ‘Manquito Luis’ Murgas, el fotógrafo que nos tomaba las fotos los 19 de julio, ¿te acuerdas? Bueno, él entusiasmó a Rafael María para irse a vivir a Villanueva, y como su familia materna es de allá, su mamá era familia de Carmen Díaz, la mamá de los hermanos Zuleta.
Se fue. Rafael María ven- dió todos sus animales y se fue a probar suerte a Villa- nueva. Allá nacieron los demás hermanos de Diome- des, que dicho sea de paso, los vinieron a bautizar a La Peña, de modo que los hijos de Rafael María Díaz Ca- taño fueron bautizados con padrinos peñeros.

La Peña,corregimiento de San Juan del Cesar, La Guajira.

La madrina de Diomedes Dionisio fue su tía Rosario ‘Tito’ Mejía, hermana de Rafael María. Allá en Villanueva le fue mal, así que vendió las tierras que tenía en La Peña. Por esa razón, digo yo, que cuando decidieron venirse de Villanueva, no se volvieron para La Peña, sino que pasaron derecho para Carrizal, donde estaba la familia de Elvira; también porque tú sabes que las mujeres jalamos para nuestro lado. En Carrizal compró unas 10 hectáreas de tierra, construyeron su casa, que es donde está ahora el museo de Diomedes”, relató ‘La Seño’ Fénix.

Noralma Peralta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .