Los Latin Grammy y Reguetón: una nota que no afina

El Heraldo

Por: Tatiana Dangond

♦La crítica de Residente a J Balvin por querer boicotear la ceremonia de la Academia ha sido noticia varios días. Expertos hacen un análisis histórico más allá del hot dog del momento.

Una polémica desatada por la respuesta de René Pérez, más conocido como Residente, a José Álvaro Osorio Balvín, reconocido como J Balvin, ha sido tendencia durante toda la semana en las redes sociales y noticia en los medios de comunicación. Las palabras del puertorriqueño partieron de un trino que publicó el colombiano contra los Latin Grammy.

“Los Grammys no nos valoran, pero nos necesitan. Es mi opinión y nada contra los otros géneros porque se merecen todo el respeto, pero ya el truco está aburrido. Les damos rating, pero no nos dan el respeto”, escribió el intérprete de Agua en Twitter.

Ante el trino, el 31 veces ganador del Latin Grammy, Residente, no tardó en publicar un video en el que le dijo a Balvin: “Si los Grammy no nos valoran, entonces por qué yo tengo 31 premios; ¿yo no soy urbano, yo no rapeo o de qué género estamos hablando?”.

El puertorriqueño añadió que la música del artista paisa “es como si fuera un carrito de hot dog, que a mucha gente le puede gustar o a casi todo el mundo, pero cuando esa gente quiere comer bien, se van a un restaurante y ese restaurante es el que se gana las estrellas Michelín”.

Luego de la controversial situación en la que los Grammy Latinos fueron la manzana de la discordia, varios artistas de la vieja escuela del reguetón reaccionaron y, en su mayoría, defendieron la idea expuesta por el exvocalista y fundador de Calle 13. Don Omar fue uno de esos.

“Entonces, ¿el que menos le mete es el líder de la revolución? No hay peor tiniebla que la ignorancia”, escribió.

A su vez, el artista Yotuel se sumó con un video a la discusión. “El día que tú hables de Colombia en una canción, que te pongas en el pellejo del pueblo colombiano en una canción, y dejes de pensar en números y visitas, entonces tú y yo estamos hablando de movimiento urbano”.

A raíz de la controversial escena en la que el mundo del entretenimiento ha puesto sus ojos, surgen una serie de interrogantes referentes al reguetón en los Latin Grammy: ¿Es cierto lo que expuso J Balvin? ¿Tuvo razón Residente al reclamarle a “José”? ¿Habrá respuesta a esta discusión en la entrega de premios de la Academia? ¿Los Grammy valoran el reguetón?

Los hot dogs más apetecidos.

Recién salidos del microondas, con papitas, queso, salchicha y salsas. Todo un manjar callejero que se come con las manos y sin tanto protocolo. Precisamente, esta apetecida comida chatarra fue la que comparó Residente con la música de J Balvin. 

Sin embargo, la referencia que utilizó el rapero boricua fue para diferenciar “lo común de lo exclusivo” y “lo popular de la calidad”, según él, como sucede en la premiación de lo mejor de la música latina.

Frente a la comparación, el columnista y experto en música Alberto Marchena expresó: “En la realidad el reguetón que hace Balvin es considerado netamente comercial, con muy poco contacto social, sus letras son de divertimento. Líricamente, el reguetón que hace Residente o Tego Calderón es un poco más elaborado, con contenido social. Eso es lo que, por lo general, premia la Academia”.

En cambio, para Mr. Bravo, locutor de la emisora juvenil Mix, “René hizo mucha música hot dog, canciones que de verdad carecían de creatividad”. “No sé si recuerdan la canción Japón, y para mí ese tema es un hot dog, pero a las personas les gusta ver la viga en el ojo de la otra persona y no se devuelve a mirar en el espejo”.

Reguetón + audiencia  = rating

Frente a la frase “Los Grammys no nos valoran, pero nos necesitan”, de J Balvin, hay una realidad que los hechos respaldan.

Alberto Marchena resalta que los Latin Grammy son también “un negocio donde se vende una transmisión en televisión, y el rating lo da el reguetón porque es la música de moda, entonces tienen que nominarlos (a los artistas) para poder tenerlos en el show y generarle audiencia al canal”, ya que en muchos casos los músicos más tradicionales no son generalmente los que atraen la mayor audiencia.

Lo mismo pasa en las redes sociales, quizás en mayor medida por el altísimo número de seguidores que tienen los artistas del género urbano.

“Residente es un músico urbano que tiene respeto de la crítica, pero no hace números tan grandes en reproducciones y streaming. El único que logra los dos mundos es Bad Bunny, que tiene el reconocimiento de la crítica y también tiene las vistas”, agregó Marchena. 

El experto recordó, además, que con el paso del tiempo los reguetoneros empezaron a reclamar su espacio y la Academia empezó a “sentir la presión y por eso les abrió unas categorías propias”. Sin embargo, puede evidenciarse en múltiples entregas que son muchas las nominaciones y pocos los galardones que obtienen en las categorías principales de la gala. Así sucedió en 2019.

Orígenes y llegada a los Grammy.

En 1992 se escuchó por primera vez la palabra reguetón en la voz de Ramón Ayala, más conocido como Daddy Yankee. Él y Dj Playero fusionaron reggae y maratón en un solo término, en el mixtape Playero 36.

Aunque fue en Puerto Rico donde empezó el movimiento musical urbano, con exponentes como Vico C, los orígenes del género son compartidos con Panamá. Edgardo Armando Franco, también conocido como El General, fue pionero al pegar en la radio temas como Tu pum pum y Te ves buena, que mezclaban el dancehall, de Jamaica, con letras en castellano, a finales de los 80.

El fenómeno reguetonero siguió gestándose en los años siguientes hasta estallar a nivel internacional con La Gasolina, una bomba de flow y ‘perreo’ que lanzó Daddy Yankee en su disco Barrio Fino (2004) y que 17 años después sigue sonando fuerte.

Las letras y concepto de los barrios populares de Puerto Rico eran inspiradas precisamente en las escenas que se vivían en esos sectores con amplias necesidades básicas no resueltas.

Daddy Yankee, Don Omar, Héctor el Father, Tito El Bambino, Tego Calderón, Tempo, Zion y Lennox, Nicky Jam, entre otros, son algunos de los nombres que hicieron que el reguetón saliera de la isla y se tomara otros países como Colombia. De hecho, Medellín se ha convertido en sede alterna del género.

“El reguetón es un género que lleva más de 10 años en el mercado y los miembros de la Academia han sido resistentes a él a lo largo del tiempo, a pesar de que el género se tomó prácticamente el mercado de la música. Primero, porque los votantes de la Academia son músicos que en su mayoría no son amantes del reguetón, por eso en los primeros años no había reguetoneros en las categorías importantes”, recordó Marchena.

Pero este género siguió fortaleciéndose hasta que la Academia le abrió una categoría.

El primero en ganar un galardón fue Vico C al Mejor Álbum de Rap/Hip Hop, en el 2002. Dos años después volvió a hacerlo, pero en Mejor Álbum Urbano. El siguiente fue Daddy Yankee con Barrio Fino (2005).

El máximo ganador en la historia de los Latin Grammy es la agrupación Calle 13, con 27 galardones. Residente, fundador del grupo con su hermano Eduardo Cabra, ha levantado 31 premios (4 como solista). J Balvin, por su parte, tiene 5. El año pasado ganó con Colores en Mejor Álbum de Música Urbana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .