UN CENTRO SIN NORTE

Por Donaldo Mendoza

   Sin norte. Así parece estar el Centro Democrático (CD), según información procedente de la Registraduría Nacional del Estado Civil de Valledupar. La noticia no es nada irrelevante, todo lo contrario: porque si en la capital del Cesar llueve, en el resto del país el invierno no afloja. Y la imagen de un barco en inminente naufragio es lo que mejor define ahora al partido de Álvaro Uribe Vélez, quien para colmar el mal, esta vez para siempre, no será cabeza de lista para el Senado.

   Para agilizar la diligencia de inscripción de listas en Cámara y Senado, con miras a las elecciones del próximo marzo de 2022, la Registraduría habilitó por primera vez el trámite virtual de las mismas. Un procedimiento acertado, en razón del volumen de aspirantes en todo el país. Para que los partidos y movimientos tuvieran tiempo suficiente de inscribir sus correspondientes listas, se fijaron dos fechas: 13 de diciembre y, en caso de que se presentaran modificaciones, hasta el 20 del mismo mes. ¡Ahí fue Troya!: todos los partidos, excepto el CD, dejaron inscritas las listas definitivas.

Ahora, Carlos A. Morón, el coordinador del CD en el Cesar, pone una papa caliente en manos de la Registraduría, a fin de que, haciendo una excepción (¿por ser partido de gobierno?) acceda a que se pueda modificar la lista para la Cámara de Representantes. Morón da una justificación que más parece la disculpa de un estudiante desaplicado: la página Web de la Registraduría “presentó fallas en la plataforma”, que impidió, solo al CD, enviar a tiempo los ajustes. Y como lo haría el susodicho estudiante, adjuntó la ‘evidencia’ de unos pantallazos. Por su lado, la Registraduría asegura que “la página funcionó normalmente”. Ahí tiene, pues, la Registraduría una oportunidad para demostrar su autonomía e independencia.

   La figura que por estos días utilizan los medios para dar idea de lo que ocurre en el interior del Centro Democrático es la de «un barco que hace aguas». El Cesar no es ajeno. Dos figuras representativas de ese partido en este departamento, Sergio Araújo Castro y la diputada Claudia Margarita Zuleta han tomado distancia. Araujo Castro renunció, porque no se siente representado: ni aporta, ni le aportan; y Claudia Margarita sigue, pero con hondos reparos a muchas decisiones del presidente Iván Duque, que, según ella, “han afectado la imagen del Centro Democrático”. De su papá, el cantante Poncho Zuleta, no sabemos si seguirá volteando la arepa.

   La suerte próxima del CD hace pensar en el cuento de García Márquez, «Presagio». Todos están diciéndose: “Aquí, algo va a pasar”. Como en efecto pasó. Los habitantes abandonaron en desbandada el pueblo, pero antes le metieron candela, para borrar hasta la memoria. En el CD varios senadores(as) renunciaron a postularse; y el nombre del candidato a la Presidencia no es ni el eco de aquel que le ganó a Juan Manuel Santos en primera vuelta. En suma, la suerte está echada: la brújula del barco extraviada y el norte perdido, sin remedio.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.