Nuevas!

EN BÚSQUEDA DE LAS ESENCIAS, POÉTICA DE ATUESTA

Había en el teatro del Siglo de Oro un hilo conductor que templaba la acción dramática: ‹‹Enseñar por el contrario››. Las obras parecían hacer apología de la inmoralidad, del placer…, pero a medida que avanzaba el drama, el autor iba dejando señales que inducían al lector (o espectador) a pensar en lo contrario; entonces la inmoralidad se convertía en pre-texto para pensar la moral y la ética, y valores fundamentales de la época como el honor y la honra.

Para suscitar un diálogo con Rodrigo Valencia me valí de esa estrategia, a fin de que Valencia Quijano nos develara los valores esenciales contenidos en la poesía de José Atuesta Mindiola, docente además, y nacido en Mariangola-Valledupar; dueño ya de varios títulos de poesía y décimas. Atuesta halló la fórmula para darle un alimento al espíritu y otro al alma. Escribió décimas para dialogar con el espíritu festivo de sus paisanos, y poesía en versos sencillos para el alma, que en su trascendente esencia reclama.

De las cuatro piezas líricas (de reciente concepción) del poeta J. Atuesta, compartimos ésta, la más breve.

ETERNO INTERROGANTE

atuesta-1José Atuesta Mindiola

¿Y después qué seremos?

Cenizas de olvido
en la levedad
de un oscuro agujero.

O, si acaso,
un ramo de luz
en una esquina del tiempo.

Donaldo (D.) Leídos los poemas de Atuesta, me ronda una duda: como que se le va la mano en indulgencia con el lector; es más lo dicho que lo implícito, hábitat del misterio y de la emoción contenida.

Rodrigo. (R.) No, estos poemas de José Atuesta me parecen bellos, escritos con calidad y diferencia. Nombran, sugieren momentos adornados de bella presencia.

  1. D. . Respetable juicio, expresado con la propiedad y originalidad que alientan esos poemas.
  2. R. Sí, me gustan mucho más que las décimas, que, obvio, son escritas con genuino sentimiento popular; algo muy propio, auténtico, que José viene cultivando como expresión de su cultura vernácula.
  3. D.. Ah, claro. Él habita una región que vive en función de una música popular, y él es una voz de ese folclor. Dentro de ese contexto sus décimas son muy buenas.
  4. R. Pero prefiero los poemas; con ellos se eleva a una región más propia, personal, íntima, exquisita, digamos.
  5. D.Así es; pero tú desconoces las vivencias de esas gentes, sus usos y costumbres; la poesía, en cambio, trasciende lo folclórico, que por esencia es local y restringido a una región.
  6. R. Sí, claro. El folclor se lleva en la sangre, en la tierra; de allí surgen expresiones del paisaje existencial de una región; cosas, sin duda, necesarias para transmitir y conservar la identidad y pertenencia de los pueblos.
  7. D, Entiendo. Es la fuerza de la cultura. Siempre estaremos remitiéndonos a la caverna de Platón
  8. R. ¿Platón? Los antiguos griegos, con su cultura aristocrática de los filósofos, tendían siempre al ideal; un mundo ajeno a las vicisitudes de la tierra. En ese sentido, la poesía, que el mismo Platón cuestiona como algo necesario, sería como la expresión de ese Logos, Luz Inefable.
  9. D. “Luz Inefable”, aquí respondes a mi “duda” inicial. No todo está dicho, y Atuesta lo refrenda en estos versos:

‹‹Nunca abre sus alas
a la piedra escondida del relámpago››.

Acerca de portalvallenato (16146 Artículos)
Gestor Cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: