Nuevas!

Diomedes Daza y su afición por los caballos.

Por José Atuesta Mindiola

El próximo 4 de septiembre se cumplen 17 años de la muerte del poeta Diomedes Daza, originada por las balas ciegas y sordas al clamor de la vida y a la estética imaginante de la palabra. El Poeta, también era abogado, docente universitario, gallero y caballista. En su pequeña hacienda en Valledupar, resaltaba entre sus caballos de paso fino a ‘El Faraón’, y sobre su lomo mostraba su galantería de jinete. En homenaje a su afición por los caballos, escribí este texto.

Al verme, algunos curiosos aficionados a la caballería rememoran los nombres de los caballos famosos de la historia: Pegaso, en la mitología griega, el caballo alado de los dioses del Olimpo. Rocinante de Don Quijote de la Mancha. Palomo del libertador Simón Bolívar. Pero yo no tengo nombre, sólo soy un caballo escuálido que arrastra el peso de una carreta por la ciudad. A pesar de ser caballo, me degradan cuando a mi carreta le dicen carro de mula. Yo prefiero el nombre de carreta de caballo, porque según algunos cristianos la mula fue castigada por comerse la hierba del pesebre en Belén, y Dios la maldijo con la esterilidad.

Es cierto que nadie debe cambiarse por otro; pero a veces yo quisiera ser ‘El Faraón’, ese caballo del poeta Diomedes Daza que Valledupar recuerda, porque en la tarde de su sepelio, un empleado de la finca lo llevaba de la mano cerca del ataúd, y al notar la ausencia de su jinete un chorro de lágrimas bañaba su cara. Sólo quisiera ser ‘El Faraón’ para demostrarle a la gente que todos los caballos somos fieles a la jinete, y cómo los Guadales también tenemos alma y lloramos. No soy caballo de elegantes coches de turistas o de carrozas fúnebres; soy un equino escuálido, condenado al trabajo, y si me amo se emborracha, permanezco todo un día amarrado a una reja o a un tronco, y se olvida que yo necesito calmar la sed y el hambre.  No tengo descanso ni derecho a pensionarme, y en la vejez, más me esclavizan en las ciudades.

Nadie piensa en mí, como un ser con sus derechos y sus para bienes. Vivo condenado a la soledad, no tengo la libertad del disfrute de los instintos eróticos, no hay yegua a mi alcance, ni una burra mansa. Sometido a sol y lluvia, a pesadas cargas, y lo peor, a fuetazos lacerantes, obligado a transitar en vías contrarias y a pasar semáforos en rojo. Y al final, quedo como dice un canto vallenato: “esperando a Dios que nos bendiga”. Aunque hay una Sociedad Protectora de Animales, para ella no existo. Sus miembros son indiferentes antes los frecuentes asedios de maltratos e improperios.

jose_atuesta_250Blog del Autor: José Atuesta Mindiola

Acerca de portalvallenato (16239 Artículos)
Gestor Cultural

1 Comentario en Diomedes Daza y su afición por los caballos.

  1. Muy interesante el artículo! Ojalá el gobierno se encargue de hacer las diligencias necesarias, para que cada caballo viva la vida que merece en su hábitat.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: