DÉCIMAS A SILVESTRE DANGOND

Por Jose Atuesta Mindiola

I
En la tarima radiante
de mi colegio Instpecam
la música era un imán
en todos los estudiantes.
Llegó un niño concursante
por el colegio El Carmelo
con tonos en ritornelos
cantó una hermosa canción
y era Silvestre Dangond
que le levantaba su vuelo.

II
De grata recordación
el año noventa y cuatro,
yo conservo ese retrato
del niño Silvestre Dangond;
artista revelación
del Festival Escolar
que se hizo en Valledupar,
él cantando dio la talla
y su primera medalla
tuve el honor de entregar.

III
Desde niño demostró
ser artista del futuro
y conserva lo más puro
los dones que Dios le dio:
La melodía de su voz
y la gratitud bendita
por sus padres y Urumita.
La sencillez a la vista
es grandeza del artista,
jardín que no se marchita.

IV
Silvestristas mil por ciento
dicen muchos seguidores,
de este rey de los cantores
que vibra de sentimiento.
Su voz memoria en el viento
y en su estilo es el primero:
Un cantante marinero
que vive viajando tanto
y su canto es el encanto
con el alma de trovero.

jose_atuesta_250BLOG DEL AUTOR: Jose Atuesta Mindiola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.