Wilson de Jesús Olmos Álvarez: Compositor de la ensoñación

Por: Ramiro Elías Álvarez Mercado

WILSON DE JESÚS OLMOS ÁLVAREZ, conocido popularmente como “El Bonny” nació en Barranquilla el 17 de Septiembre de 1973 en el hogar conformado por Aníbal Olmos Castro e Isabel Álvarez Pérez, pero años más tarde, a raíz de la separación de ellos, optó por radicarse en un Corregimiento denominado Palmira, dentro de la jurisdicción del Municipio de Pueblo Nuevo (Córdoba), en donde su Abuela María Isabel Pérez García se ocupó de su crianza a la edad de 14 años, tras el deceso de su señora Madre, un 8 de Diciembre de 1987, hecho luctuoso que marcó su vida, por el fallecimiento prematuro de su progenitora.

Allí en Palmira un reducido caserío de solo doce viviendas y al cual “El Bonny” considera bendito y sagrado, rodeado de gente noble, trabajadora, sencilla y humilde creció este futuro artista, rodeado de los efluvios de los montes , las flores y animales silvestres, el fluir cantarino de los arroyos el Marcio y Santiago y un olor del café matutino recién preparado. Todo ello, sumado a la tristeza interior que llevaba en su alma, fueron motivos para despertar en él, la ensoñación e inspiración que lo condujeron a convertirse en un compositor.

Animado por sus amigos de infancia como Cristo Meza, quien lo acompañaba con una vieja guitarra y una grabadora de pilas, ante la carencia de luz eléctrica, para grabar sus nacientes letras y melodías con los coros de su primo Darío Escallón Calle, bajo la mirada atenta de Doña Rosario Padilla. Fueron estos tres personajes quienes con sonrisas y aplausos, creyeron y estimularon el talento de este adolescente, porque observaron en él todo un artista en ciernes.

La situación económica y las pocas oportunidades para un joven como él, siendo un menor de edad, hicieron que se trasladase al Municipio de Ayapel (Córdoba), para laborar como pescador. Pero fue allí, estimulado por sus compañeros de faenas habituales, seducidos por la fiebre del oro, cuando opta por un nuevo sendero y se desplaza hasta los municipios de El Bagre y Cáceres (Antioquia), y logra ahorrar un pequeño capital, el cual decide invertirlo en compra de mercancías. Es aquí cuando a través de la compra y venta de productos varios, conoce el Departamento de La Guajira y específicamente a Maicao, epicentro de comercio pero también de música Vallenata.

Allí, en dicho lugar, se da a conocer, cantando versos por doquiera de su autoría y de maestros como Gustavo Gutiérrez, Rosendo Romero, Roberto Calderón, Rafael Manjarrés, exponentes del vallenato lírico, a los que de tiempo atrás admiraba y seguía su ejemplo y estilo para componer. “El Bonny” considera que este tránsito por la tierra de Francisco El Hombre, vino a consolidar sus aspiraciones, de ser una figura en el ámbito musical y a darle un mayor aliento a su carrera.

Luego de trasegar por distintos lugares, se radica definitivamente en Planeta Rica (Córdoba), donde de dedica a la venta de cassettes , golosinas y variedad de artículos, pero siempre con la mira de continuar sus estudios de secundaria, los cuales concluye en la jornada nocturna de la Institución Educativa José Hilario López. Tras haber cumplido con éxito este objetivo, pone su mirada en lo que tanto ha soñado: Ser un Compositor de las cosas que tienen relación con su vida, sueños, frustraciones, anhelos y obviamente, de todo su entorno. Es así como en el año 1992, se relaciona con una Agrupación oriunda del Bajo Cauca Antioqueño, conocida con el nombre de “La Revelación Vallenata”, quien le graba su primera canción titulada “Murió mi esperanza”, en la voz de Alfredo Ríos y el Acordeón de Darío Ricardo.

En el año 1992 obtuvo el primer lugar en un concurso de canción inédita, llevado a cabo en San Benito Abad (Sucre), en la cual rinde un homenaje a su señora Madre que tituló: “El dolor de un Poeta”, tema este que aún continúa inédito. Posteriormente en 1993 se erige ganador del Segundo Festival de “El Diabolín”, llevado a cabo en Pueblo Nuevo (Córdoba) con la canción “Una Rosa en el Alma”, la cual fue llevada al acetato por el Conjunto “Los Serenateros”, en la voz de Julio Mejía Miranda y el Acordeón de Gabriel Arroyo.

Para continuar con su ascendente carrera musical como Compositor, “El Bonny” le hace entrega a Miguel Durán Jr., dos temas que se constituyen éxitos, como: “Al Final del Camino” y “Morían mis sueños”

En el estilo de ” El Bonny” a lo largo de su carrera, ha prevalecido el tono romántico, íntimo de lamento con una lírica estética y mensaje altivo sin melodrama; una estructura melódica arrullante, haciendo un manejo hábil de figuras literarias como Símiles, Hipérboles y Metáforas, mezcladas de una forma maravillosa. En sus canciones procura resaltar la belleza de la mujer y ponerla en el pedestal que ella se merece, algo que se ha perdido con los compositores jóvenes de hoy en día, muchos de los cuales, por el contrario lo que hacen es denigrar de ese ser precioso que nos regaló el Supremo Creador.

El repertorio de “El Bonny” es muy extenso y aunque se ha inclinado por el Paseo lírico o romántico, ello no ha sido óbice para componer temas de corte sabanero, en aire de Porro y Chandé, al igual que Rancheras de corte cristiano.

Este humilde varón es un ejemplo para imitar, después de tanto sacrificio y sufrimiento, la vida le recompensó tanto esfuerzos al permitir que obtuviese el título de Tecnólogo en Sistematización de Datos de La Universidad Antonio Nariño y luego consolidarse como profesional en Ingeniería de Sistemas en la UNAD (Universidad Nacional Abierta y a Distancias) . Casado con Verónica del Rosario Arteaga Lambraño, de cuya unión nacieron tres hijos Armando Javier, Verónica Lorena y Samuel Olmos Arteaga. Su cónyuge amada, por más de veinte años ha sido musa inspiradora de varios de sus bellos y poéticos cantos como: Mi Princesita, Lindo Amar Así, Amarte a Ti , muchos de los cuales aún siguen inéditos.

Con casi 50 canciones grabadas y unas 80 inéditas, este compositor sabanero con estilo vallenato, convirtió su ensoñación y sus sueños que parecían inalcanzables en realidad. Con el se aplica perfectamente la vieja frase que dice: “El Que Persevera Alcanza”. Un hombre que nunca se ha rendido y que ha tenido presente, que muchas veces la última llave es la que abre la puerta.

Entre los Grupos musicales que le han grabado, podemos mencionar: 1) Emilio Oviedo y Edwin Quintero, 2) Nayo Quintero y Roland Valbuena, 3) El Dúo Sensacional (Carlos y Guido Malo), 4) Beto Pastrana y Pacho Arroyo, 5) Edwar Morelos, 6) Keiner Ortiz y 7) Edwar Morillo.

En la fotografía figuran: William De Jesús Olmos Álvarez (El Compositor) y Ramiro Elías Álvarez Mercado (Autor de la columna)

Ramiro Elías Álvarez Mercado

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.