GRACIAS POR LA VIDA

Por José Atuesta Mindiola

I

El jardín de mi poesía
de regocijo se cubre,
hoy llega el ocho de octubre
y cumplo años este día.
A Dios que siempre me guía:
gracias le doy por la vida,
todas las cosas queridas
y los dones que me dio.
Somos un soplo de Dios
de esperanzas florecidas.

II

Florecen las esperanzas
cual capullo en primavera;
los frutos son las quimeras,
acicates de bonanzas.
La madre nunca descansa
brindando su amor sincero,
ella es luz en el sendero
para toda la familia.
Siempre en Dios se reconcilia
todo el amor verdadero.

III

Todo el amor verdadero
en Dios siempre se recrea.
El verso es flor de jalea
en la voz del decimero:
Brindo por mis compañeros,
por mis padres, por mi esposa,
por mis hijas cariñosas,
mis hermanos y sobrinos,
por el sol en los caminos
y el perfume de las rosas.

IV

El perfume de las rosas
es llovizna de bondades
para vencer soledades
en las horas silenciosas.
Las palabras amorosas
en mi voz dicen presente,
y siempre llevo en la mente
a las personas queridas;
lo más lindo de la vida
el cariño de la gente.

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.