TRES POEMAS EN HOMENAJE A LA INDEPENDENCIA DE VALLEDUPAR (4 DE FEBRERO DE 1813)

POR JOSÉ ATUESTA MINDIOLA.

LA INDEPENDENCIA DE VALLEDUPAR.
Por José Atuesta Mindiola

I
Aquel cuatro de febrero
de mil ochocientos trece,
Valledupar amanece
con temple firme de acero.
Se enciende en el pebetero
un clamor de efervescencia,
el pueblo toma conciencia
cansado de las cadenas,
La heroína Loperena
da el grito de independencia.

II
En tal memorable fecha
el Cabildo firma el acta,
que la heroína redacta
contra el tirano que acecha;
como rugidos de flechas
la libertad ya se siente,
La Loperena valiente
quema el escudo del Rey,
y proclama en esta grey
el sentir independiente.

III
El grito de independencia
primero fue en Cartagena,
pero aquí La Loperena
fue una chispa de insurgencia;
desbordada la paciencia
de libertad se ilumina:
la verdad es luz divina
que en el corazón florece,
y la injusticia fenece
con sus corceles de espinas.

IV
Fueron muchas las batallas
contra el imperio invasor,
el eco libertador
se agiganta en atalaya.
Se derrumba cual muralla
el ejército español,
en crepúsculo arrebol
la derrota lo hace breve:
como corona de nieve
derretida bajo el sol.

CONFESIONES DE MARÍA CONCEPCIÓN LOPERENA
(Valledupar, 4 de febrero de 1813, 11 de la noche).

Por José Atuesta Mindiola

Antes de que esta noche de júbilo se hunda en las bóvedas del tiempo, ven Francisquilla, mi fiel criada, dejemos solos a los hombres ebrios que hagan suyas mis palabras de esta mañana.

Soy de insigne alcurnia, tú más que nadie lo sabe. De mi padre viene el abolengo español que marca mi voz, y de mi madre, una hidalga vallenata, la figura de mujer que soy.

Cuando la sonrisa juvenil del espejo es fragancia en mi piel, un flamante capitán de la realeza conquista mi corazón, y pronto soy Doña María Concepción Loperena de Fernández de Castro.

Nada material es vedado a mi alcance. Muchas mujeres envidian mi buena suerte, ingenuas ellas que se deslumbran por la sutil fortuna. Algo falta en la viña del Señor para que maduren todos los frutos. Mi alcoba fue regada por la ausencia enlutada de olor a hombre, por la abulia de ocres pesadillas. Una bola de nieve anduvo dentro de mí, goteando en lentitud, como si fuera racimo de lágrimas de mis esclavos.

En una de esas largas noches golpes de fragatas agitaron el naufragio de mis sueños, vi un ángel cabalgar sobre el lomo blanco de un caballo y me reveló la misión de abrazar el sol para quemar las naves del imperio.

Ahora mis congojas son vendaval de otro hemisferio. Ya es hora de que te vayas a dormir, quiero quedarme sola; pero antes escucha a los hombres que están todavía celebrando y cantan con sus guitarras.

Francisquilla, mi Fiel criada, guarda estas confesiones, lo que se habla a veces no es igual cuando se escribe. Algún poeta encontrará en la memoria del viento la sonoridad de estos versos libertarios.


CRÓNICAS DE UN CONQUISTADOR
Por José Atuesta Mindiola

La sonatina de espumas en el río,
los fragmentos de sol sobre los árboles
y la llanura semental de pastizales
fueron tentaciones para el Imperio.

Levanté la furia de mi espada
y declaré la fundación de este Valle.
Estrené el poder con las bermejas
lagunas derramadas
del rastro Chimila en nomadía.

Los rechazos de pasivas caderas
fueron sótanos para nuestra lujuria.

Escrutamos insólitos tesoros
para llenar el regreso de las naves.

Una mujer que soñó
un sol entre sus manos
fragmenta la corona del imperio.
Y todavía me sorprende
la triste ingenuidad, me honran
con gigantes monumentos
y a la heroína ya casi nadie la recuerda.

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .