EL JINETE DE MI SOMBRA

Al campesino Inocencio Flores

POR JOSÉ ATUESTA MINDIOLA

El tamaño de mis sueños,
un mapa errante de angostas fronteras.
El futuro no era un lugar en la memoria.
Antes de nacer, mis hijos en sus pies
tenían la sombra de mis huellas.

Mis jornadas eran extensas,
claudicantes al imperio del reloj,
y el sustento de la escritura
pan ausente en nuestra mesa.
Mis manos, tenazas flexibles
en rítmica destreza
para rebosar el balde
en espumas de ubres.

Abrí agrestes caminos,
esquivando zarzas y animales
que defienden su morada;
allí, el viento atrapado en el bosque
lo transformé en brisas de maizales.

Le enseñé a los potros
el abecedario del camino
y vigilante acompañé
al jinete de mi sombra.
Jamás un titubeo fatigó
el trajín de mi caballo.
El miedo nunca fue
alguacil de mis sudores.

Mi arma hechiza, agujero
mortal en la piel del felino.
No era mi faena el rito a la muerte,
era la humilde protección a mis corderos
de las garras sigilosas del felino.

El amarillo acezante horizontal
en la pradera, es sólo
una imagen lejana en la memoria.
Fui guardián incansable de la vida.

BLOG DEL AUTOR: JOSÉ ATUESTA MINDIOLA

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .