Adiós al “Negrito Fullero”, Daniel Alvarado

El actor y gaitero murió al caer de una escalera en su casa, la mañana de este 8 de julio.

La gaita, de nuevo en este 2020, despide a otro de sus iconos. La mañana de este miércoles 8 de julio murió Daniel Alvarado, un querido gaitero y afamado actor de TV y cine. 

Un accidente en su residencia le quitó la vida. La periodista Carmela Longo señaló que “cayó en la escalera de su casa esta mañana y se golpeó la cabeza”.

La noticia ha llenado de pesar a los zulianos y en especial al ambiente gaitero.

El secretario regional de la Gaita e Identidad Nacional, Ramón Soto Urdaneta, lamentó la inesperada partida de Alvarado. “Es otro golpe que recibimos, en lo particular he visto partir a ocho amigos en el útimo mes. Esta noticia de Daniel me ha tumbado. Me duele y lamento enormemente… un accidente doméstico se lleva a otro de los grandes de la gaita”.

Lo recuerda como el huracán que en escenarios cambió la forma de actuar del solista gaitero. “Daniel era energía y cantando hizo gaita en colectivo. Fue de los primeros en interactuar con el público, se metía con el público, se subía a las mesas, era un huracán y así lo recuerdo cantando en Los Tropicales, Cardenales del Éxito, Los Caracuchos”, describe Soto Urdaneta.

Agrega que a partir de las presentaciones de Daniel Alvarado los demás solistas cambian la frialdad a la hora de presentar un set.

Él impuso una forma de interpretar la parranda, agrega el secretario de la Gaita.

Nació en el sector La Fusta, de La Limpia,  el 12 de agosto de 1949. En el portal Sabor Gaitero, de León Magno Montiel señalan: “Sus padres Germán Alvarado y Olivia Morillo lo bautizaron como Denis Daniel Alvarado Morillo. De ellos aprendió las complejidades de la fe católica y se hizo un devoto chiquinquireño. Su hogar lo conformaban nueve hermanos. Como todo niño zuliano amaba la gaita, para él era otra manera de estar frente al público llevando emociones, historias y sentimientos con gran histrionismo. Participó en el conjunto Juventud Cristo de Aranza, comenzó a desarrollar  un show con mucha fuerza escénica, bailaba al estilo Elvis Presley, que era el ídolo juvenil de los años 60 en América. También  tenía influencias de Sandro, el gitano argentino”.

A mediados de los años 60 entró a las filas de Tropicales del Éxito, con ellos grabó la “Sapaguapa” de Lenín Palomares en 1969. También sonó en las emisoras con  “Canto Gaitero”, entre otras. Fue captado por el propio Ricardo Aguirre en la temporada 69 para Cardenales del Éxito, pero entró formalmente a esa agrupación en el 1970. Tenía la misión de interpretar las gaitas protestas como Amor es” y las parrandas más alegres y explosivas como La botellita, Trigueña hermosa, El vapor, que impactó en la temporada 1971. En la temporada 1972, Venezuela entera lo aplaudió con su tema bandera El negrito fullero, parranda que contagia su suprema alegría, y que ha sido grabada por varios cantantes”.

Soto Urdaneta dice que estudió teatro en LUZ y marchó a Caracas, donde destacó en novelas y películas. Era uno de sus sueños: la actuación.

“Se casó en primeras nupcias con la abogada Valentina Cabanas, con ella procreó dos hijos: Luis y Daniel.  A mediados de la década de los 70, comenzó a participar en  telenovelas de los canales nacionales, en obras de teatro y filmes. En paralelo, Daniel seguía cantando con Los Caracuchos, conjunto dirigido por el cuatrista percusionista Joseíto Rodríguez, timbalero fundador de La Dimensión Latina. Con ellos pegó los temas El parrandero, en 1973, y El pescador, alcanzando una gran figuración en la nocturnidad caraqueña.

En 1975 fue llamado a las filas de   Los Melódicos, de Renato Capriles. Con ellos grabó el clásico bailable “El pastorcillo”, rememora el sitio Sabor Gaitero.

En la actuación se le recuerda al lado de Amanda Gutiérrez en la novela La Dueña. Participó en las producciones Pecado de amor, El perdón de los pecados, Guerra de mujeres, Mambo y Canela  y  Mi gorda bella.

En la gran pantalla  destacó en  Macu: la mujer del policía  y Desnudo con naranjas, entre muchas.

“El cine”, continúa León Magno Montiel,  “le ha dado a Daniel los éxitos más importantes en su carrera, con más de 20 películas rodadas, ha obtenido el reconocimiento en los festivales de Huelva y Biarritz. Él está en el inconsciente venezolano por los personajes que ha caracterizado,  como el celoso policía Ismael Ramírez,  de “Macu”, dirigido por Solveig Hoogesteijn en 1987, inspirado en el caso El Monstruo de Mamera”.

Con la película Cangrejo II que parte de un  caso real, del cura que contagió de sida a su propia hermana y la asesinó; un filme de Román Chalbaud, rodado en 1984, donde comparte el reparto con Miguel Ángel Landa y Eduardo Serrano. También tuvo una soberbia actuación en “Río negro” la gran coproducción española-venezolana de 1991. Otros de sus destacados trabajos cinematográficos, se registran en “Disparen a matar” de Carlos Aizpúrua en 1990, cinta que fue nominada a los Premios Goya.

En    “Desnudo con naranjas”, de 1995, dirigida por Luis Alberto Lamata, con guión de César Miguel Rondón, protagonizó junto a Lourdes Valera. Daniel caracterizó al capitán indio, militar inmerso en las guerras fratricidas del siglo XIX. Él es amante de una mujer blanca, que no habla y está poseído por el prodigio de un bilongo. En julio de 2012 se estrenó con éxito en “Wayuú: la niña de Maracaibo”, donde da vida a un príncipe guajiro, receloso de su mujer, una muchacha de Maracaibo llamada Chiquinquirá, encarnada por la actriz Karina Velásquez, que es presa de seducción de un visitante vasco,  que desata la guerra pasional, encarnado por el actor Azier Hernández.

Daniel siempre mostró un gran carácter ante la cámara, hizo  muy creíbles cada uno de sus personajes, todos los actores y escritores venezolanos los admiten”, apunta el portal Sabor Gaitero.

En 1978 se casó con la actriz Carmen Julia Álvarez, con quien tuvo dos hijos  Daniela y Carlos Daniel Alvarado Álvarez.

Luego, en una tercera unión, procreó otros tres hijos con la actriz Emma Rabbe.

“Siempre cantó en el mismo tono. Lo recuerdo mucho cuando cantó aquí, hace año y medio, el tema La Sapaguapa… lo cantó como siempre… fue un gaitero insuperable”, señala Ramón Soto Urdaneta, quien agregó: Este año lo íbamos a proponer como uno de los gaiteros que recibirían el premio Nerio Ríos”.

La periodista y moderadora de programas gaiteros Moraima Gutiérrez también lamentó el deceso. “El negrito fullero Daniel Alvarado nos deja muy temprano ¿será que papá Dios necesitaba un buen parrandero allá en el cielo? Luz a su alma. Consuelo a sus familiares, amigos actores, músicos y cantantes. #DanielAlvarado”, tuiteó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .