Luis Antonio Sierra Cuello un Juntero Proactivo y Visionario

MI CRÓNICA SABATINA

Por José Jaime Daza Hinojosa

Gracias al pariente Javier Montero Sierra que fue pieza fundamental para lograr realizar esta crónica, pues es nieto de nuestro personaje de hoy.
En La Junta fue conocido como Luis Sierra, hermano de padre de mi tío Joaquín Sierra; Nació en La Junta – Guajira el 22 de enero de 1899, fue el mayor de los hijos de Manuel Esteban Cuello Maestre, su mamá era Leocadia Sierra Cataño, su hermana de padre y madre fue la Srita Rosa Elvira Sierra Cuello, y sus hermanos de padre: Joaquín Sebastián Sierra Cuello, hijo de su tía Helena Sierra Cataño “Nene”, abuela de mi madre, otros hermanos fueron: Julio Alberto, Oscar, Bernardo, Sara, Margot, Manuel Germán, Delio, Moisés, Armando y Esteban Cuello Gutiérrez, hijos de Margarita Gutiérrez Daza, tía de Toña, esposa de nuestro protagonista. Estos hermanos, en sus tertulias, nunca olvidan lo placentera que fue su infancia en La Junta. Los Gutiérrez Sierra y los Cuello fueron gente muy visionaria y a todos los hijos los educaron por igual e incluso, cuando en aquella época las mujeres poco estudiaban, esta familia si le dio prioridad a esta parte y sus mujeres todas se prepararon.

Luis Antonio estudió en su juventud en San Juan Del César en el Colegio de Monseñor Dávila.
En 1927, un 30 de Agosto, se casó con Antonia Mauricia “Toña” Gutiérrez Acosta, quien era una joven muy bonita, hija Mayor de Manuel Gregorio Gutiérrez Daza y Elvira Acosta Martínez; los hijos de esta hermosa pareja fueron: Delina, Manuel Luis, Mariela, Cecilia, Inés y Jenny Lucía.

Antes de casarse tuvo un hijo con la Sra Sara Corzo, de nombre Alberto Sierra Corzo. Luis comenzó como comerciante en La Junta, con un negocio pequeño y competía con su suegro Manuel Gregorio y con su hermano Julio Alberto, esas pequeñas tiendas vendían mucho porque al pueblo llegaba mucha gente, pues por La Junta transitaban y acampaban muchas personas, allá nació su hija mayor Delina. Se mudó para Atanquez con su familia y allá le decían “El Reyecito” por su don de gente elegante, fino y muy decente, allí trabajó en el almacén de José Antonio Mindiola.

En 1930 llegó a Valledupar y colocó una tienda miscelánea; en Valledupar nacieron sus otros hijos: Manuel Luis, Mariela, Cecilia e Inés. Más tarde organiza un almacén que fue famoso en Valledupar, denominado “La Favorita”, por esa época nace su otra hija llamada Jenny Lucía, este almacén vendía telas, sombreros, artículos de cuero, camisas arrow, pinturas y ferretería en general, la mercancía la traía de Medellín y Barranquilla, por el río hasta Ciénaga y en mulas y burros hasta Valledupar.

Junto a su suegro se inició en la agricultura y la ganadería, comprando la finca Villero, ubicada en la antigua vía a los corazones y a orillas del Río Guatapurí, tierra está muy fértil, se engordaba ganado, se ordeñaba y también se hacían quesos. En 1940 adquirió la finca “La Alquería” por la región del callao, tierra que organizó muy bien y de la cual obtuvo muy buenos dividendos.

Le gustaba la política y se relacionó con dirigentes políticos prestigiosos como: Gilberto Álzate Avendaño, Antonio Escobar Camargo y muchos otros; se acompañaba aquí en Valledupar con los conservadores Hernando Molina y Roberto Pavajeau, habían pocos azules en esa época, llegaban solo a 200 simpatizantes. El día del asesinato de Jorge Eliecer Gaitán la ciudad de Valledupar se revolucionó y una turba de personas liberales tenían la intención de quemar el almacén La Favorita y gracias a dos primos de su esposa que intervinieron evitaron que se consumara semejante despropósito, ellos fueron Ciro y Oscarito Pupo. El ambiente en la ciudad se puso pesado y Luis y su esposa Toña toman la decisión de radicarse en Cali con el apoyo de su hermano Joaquín Sierra Cuello que vivía en Tuluá y le invita a sembrar arroz allá; en Cali se casan sus hijos Manuel Luis y Mariela con personas prestantes de la región; en aquella época su hermano Manuel German trabajaba en la zona de carreteras, y Luis le invita a que se retire y administre el almacén La Favorita y la finca La Alquería, deciden sembrar algodón, cultivo este que les da buenas ganancias, después de año y medio retorna a Valledupar, luego de comprar una fábrica de juguetes en Cali a unos gitanos, negocio este en el cual no le fue muy bien.

Manuel Germán trabajó exitosamente en la finca y en el almacén, pero decide incursionar en la política, donde hace una carrera gloriosa llegando a ser alcalde, gobernador y senador de la República.
El almacén se lo vendió a su sobrino Libardo Cuello Monsalvo, para que continuara este próspero negocio en la familia. En sociedad con su hijo Manuel Luis y el ciudadano caleño Harold Garrido Amezquita compra en el año 1957 la finca “Las Mercedes”, tierra muy productiva donde sembraron arroz, algodón y también explotaban la ganadería. Luis también montó la arrocera Valledupar, allí secaba, molinaba y comercializaba arroz para toda la región. Compró también la finca “La Alegría” y con el gran conocimiento de su hermano Joaquín para organizar el riego, traza las acequias “Las Mercedes” o “Canal Sierra” la cual se construyó para irrigar la finca Las Mercedes.

Luis y Toña también vivieron en Barranquilla, y en su finca Las Mercedes tenían su propio aeropuerto desde donde viajaban constantemente en su avioneta a Barranquilla y a Cali. En uno de esos vuelos, el 6 de mayo de 1970, en las estribaciones de la Sierra Nevada, entre Caracolí y Pueblo Bello, se accidenta en su avioneta a pesar de ser piloteada por un experto.

Nuestro personaje Luis Sierra era un comerciante emprendedor y visionario, que si fracasaba en un negocio, jamás se amilanaba y emprendía otro en seguida, sobresalió también en el campo de la política. Tenía mucha visión para los negocios, tanto así que cuando se enteró de la construcción de la carretera Ríohacha – San Juan – Codazzi y de Ríohacha – Fundación, en el gobierno de López Pumarejo, invitó a sus hermanos: Julio Alberto en San Juan Del Cesar, Bernardo en La Paz y Oscar en Codazzi a que aprovecharan y colocaran almacenes por donde pasaría la carretera, los cuales todos fueron exitosos.

Otro Juntero ejemplo para las nuevas generaciones: Luis Sierra Cuello, visionario y triunfador, gente como esta lastimosamente ya casi no vemos, que trabajando honrada y legalmente lograron hacer grandes capitales.


BLOG DEL AUTOR: José Jaime Daza Hinojosa
“El Juntero Futurista”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .