EL CRISTO DE MARIANGOLA

POR JOSE ATUESTA MINDIOLA.

MELLO CASTRO EN MARIANGOLA

La fiesta del Santo Cristo nos brinda la maravillosa oportunidad de celebrar un encuentro piadoso con la fe y la veneración a Dios por los dones y el milagro de la vida. Este año el encuentro será virtual, pero son importantes estas reminiscencias. La fiesta del Cristo en Mariangola es una tradición que viene desde finales del siglo XIX, con las velaciones que hacía Feliciana Castañeda; cuando ella muere su hijo Francisco Quiroz continua este rito, y en ese entonces sonaban los acordeones de Eusebio Ayala, Juancito Granados, Fortunato Fernández y Saúl Betin.

La señora Juana Ochoa llegaba con mercancía de Valledupar y Pueblo Bello, venía varias veces durante el año y en especial en víspera de fiesta, aquí tenía sus hermanos; con el momposino Cipriano Acuña, se unen por los lazos del amor y el comercio, y organizan la primera tienda en Mariangola en la casa que era de Sabas Ruiz, quien festejaba con merengues las octavas del Santo Cristo. Juana y Cipriano, después construyen su casa a orilla de la reciente carretera nacional, amplían la tienda y el salón de baile.

IGLESIA DE MARIANGOLA, SACERDOTE PABLO SALAS

En 1954 llega la maestra Juana Mindiola de Atuesta, indaga la tradición religiosa y se aprovecha de la influencia de su madre, Sara Corzo, para visitar en Valledupar al sacerdote José Agustín Mackenzie “Guarecú”, y pedirle en regalo la imagen en bulto del Cristo, y lo invita que vaya al pueblo a celebrar la santa misa. En efecto, el 14 de septiembre de 1955 es celebrada la Eucaristía en el aula de la escuela. Al año siguiente se saca la primera procesión y durante todo el recorrido el carguero del Santo fue el estudiante Luis Martínez, más conocido como ‘Lucho Leandra’.

En 1961, el ganadero Pepe Castro regala un Santo de mayor tamaño, lleva una banda musical y Monseñor Vicente Roig y Villalba celebra la Eucaristía y, con un grupo de sacerdotes acompañan al pueblo en la procesión. Desde entonces Pepe Castro fue un benefactor de las fiestas patronales, y el regalo del Cristo fue narrado por Rafael Escalona en la canción, ‘El Cristo de Mariangola’.

LUCHO LEANDRA

Con la relevancia de la fiesta y el poblado ascendido a corregimiento (1958), la maestra y los devotos del Cristo ven la necesidad de una iglesia. Comienzan a trabajar en ese propósito, Monseñor Vicente Roig y Villalba pone la primera piedra. La comunidad católica, líderes cívicos y el apoyo de la diócesis, gestionan con entidades oficiales y particulares los recursos para su construcción. Y desde 1972 Mariangola luce con orgullo su templo. A comienzos de 1980 llegó al poblado un seminarista (hoy arzobispo de Barranquilla), Pablo Salas Antelís y es ordenado sacerdote el 2 de diciembre de 1984; regresa al pueblo y asume con bríos la misión de catequizar feligreses; fortalece la comunidad pastoral, que hace presencia en todos los eventos que convoca la Diócesis de Valledupar. Por méritos Mariangola es erigida en parroquia desde marzo de 2003. El 14 de septiembre del 2008 Monseñor Oscar José Vélez Isaza, obispo de Valledupar, restaura y consagra el templo. La parroquia ha tenido tres sacerdotes: Alfredo Guerra Nasser, Miguel Ángel Rincón y Erick Morrison Herrera.

***
DÉCIMAS AL CRISTO DE MARIANGOLA
Por José Atuesta Mindiola

I
Que Dios conserve prendida
mi memoria de lucero
para cantar con esmero
viejas historias queridas.
Forman parte de mi vida
Mariangola y sus sabanas:
en donde la fe cristiana
con el Cristo es tradición,
y empieza la velación
en casa de Feliciana.

II
Feliciana Castañeda
y sus hermanos llegaron,
y la tierra cultivaron
en una humilde viñeda.
Y Dios con ellos se queda
en su tierra prometida.
Dando gracias a la vida
sembraron la tradición
del Cristo y su velación,
que Mariangola no olvida.

III
Esta tradición cristiana,
la fiesta del Santo Cristo,
la hereda Quiroz Francisco
un hijo de Feliciana.
Renombre la fiesta gana
en pueblos de la región;
músicos de acordeón:
Juancito, Eusebio y Betín,
alegran con su festín
al Santo Cristo Patrón.

IV
En las verbenas del Santo
Juana Ochoa, la matrona,
en su modesta casona
sonaban los bellos cantos.
Pepe Castro uno de tantos
visitantes de grandeza,
por el amor de Teresa
un Cristo aquí regaló,
y Escalona le cantó
al gesto de su nobleza.

V
Y llegó Juana de Atuesta
maestra de vocación
y sacó la procesión
para engrandecer la fiesta.
Después sonaba orquesta
y el entusiasmo es mayor,
Roig Villalba Monseñor
llegó con el Padre Pacho.
Y años después “Meagacho”
dejó quemar al patrón.

VI
El pasado en el presente
es virtud de la memoria,
por eso canto esta historia
que yo conservo en mi mente;
Mariangola con su gente
es nostalgia en mi alborada.
para mi es cosa sagrada
El Santo Cristo y su fiesta.
Siempre vuelve José Atuesta
a su linda tierra amada.

BELKY SALAS Y JOSE ATUESTA

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

2 comentarios

  • Que lindas Décimas.es inevitable no recordar esta fecha fiestas patronales de mi Mariangola linda. Profe un abrazo Dios lo siga bendiciendo saludos

    Me gusta

  • “Разум, некогда расширивший собственные пределы, никогда не воротится в исходные.” – доказывал Эйнштейн. Благодарствую только за то, что Вы, своими материалами, позволяете уму перешагнуть за рубежи своих границ.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .