DESPEDIDA A MI ALUMNO HAROLD RENGIFO

Por José Atuesta Mindiola

I

La amistad sagrada renta
que en la vida yo he tejido,
tantos amigos queridos
que mi memoria los cuenta.
De aquellos años ochenta
los jóvenes bachilleres
que en las aulas y talleres
del Instpecam conocí,
y muy joven llegué allí

a profesar mis saberes.

II

Sus nombres tengo en la mente:
el afecto era de hermanos,
en la edad casi cercanos,
estudiosos y decentes.
La amistad sigue presente
en ritual de cofradía,
algunos en lejanía
siempre pregunto por ellos;
los amigos son destellos
en las ventanas del día.

III

De esa bella promoción
ochenta en el Instpecam,
con esperanza y si afán
alcanzaron su profesión.
Hoy nos duele el corazón
porque un amigo se ha ido,
en lágrimas compungidos
sus hijos y su esposa bella;
Harold Rengifo Candela,
adiós amigo querido.

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .