DÉCIMAS DE FIN DE AÑO

Por José Atuesta Mindiola

I
Pronto se va el dos mil veinte
y nos deja preocupado,
el mundo está acorralado
por la pandemia inclemente.
Tenemos que ser prudente
porque el virus no se ha ido
él permanece escondido
con su poder invisible,
y todos somos sensibles
debemos estar prevenido.

II
Esperemos la llegada
del año dos mil veintiuno,
que no se quede ninguno
con la esperanza apagada.
La vida siempre es sagrada
es un precepto divino,
que la fe del peregrino
sea la música del alma
y el viento silbe en la palma
bendiciendo los caminos.

III
Que Dios nos dé el esplendor
para embellecer el bien,
y edificar nuestro edén
con las bases del amor.
Que el perfume del albor
sea un espiral de azucenas;
que brillen las cosas buenas
en el dintel del hogar,
y la alegría no ha de faltar
para sopesar las penas.

IV
Y nuestra Patria querida
de belleza y de quimera,
de sus hijos siempre espera
la dignidad por la vida.
Ya basta de tantas heridas
de arrogancia y de terror;
respetar es lo mejor
y aceptar las diferencias
para que en nuestra conciencia
brille la paz y el amor.

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .