RECORDANDO AL ‘COMPAE CHIPUCO’

Por José Atuesta Mindiola

Antonio Guerra Bullones nació en el caserío Las Palomas del municipio de San Juan (Guajira), en la década de 1870 y murió en Valledupar en 1962. Sus padres eran Ana Gertrudis Guerra y Juan de Dios Bullones; muy joven llega a Valledupar a trabajar donde la familia Castro Monsalvo. El apodo de Chipuco, según su hija Carmen ‘La Mella’ Guerra Arzuaga, corresponde a la onomatopeya o sonido que hacia el agua que trasportaba en dos calambucos en un burro del río a la casa. Él como tenía afición por el canto, imitaba ese sonido: chipu…, chipu…, chipu…. Y por eso lo llamaron ‘Compae Chipuco’.

Cuando adquiere la edad de ciudadano se casa con Carmen Arzuaga. Ella pone una fonda de comida. Él en el día permanece en una parcela a orillas del río Guatapurí y por la noche se dedica a sacar notas de su acordeón y cantar algunos versos con poca entonación. La familia empieza a crecer, ya era seis hijos y la situación económica se torna precaria; el negocio de la comida no era suficiente y lo que sembraba en la parcela era yuca y guineo, pero esos productos nadie los compraba, la costumbre era que se regalaban. Entonces decide buscar nuevos horizontes y motivado por la bonanza bananera se va en 1920 con su numerosa familia para El Retén (Magdalena). Allí su mujer instala su negocio de venta de comida. Él continúa con su afición por el acordeón, y su nombre de ‘Compae Chipuco’, vallenato pata pintá, se populariza en su clientela y se fue regando por la región de la Zona Bananera: El Retén, Aracataca, Sevilla, Ciénaga y Santa Marta.

Diez años después, comienza a decaer la bonanza bananera y regresa a su tierra vallenata con ocho hijos. Carmen, su esposa, tuvo la suerte de ganarse dos fracciones del billete de la lotería Libertador, que le ayuda para reorganizar su vida. A Valledupar retorna con la venta de comida, y posteriormente en la Calle del Cesar pone un salón de baile los fines de semana, que fue bautizado con el nombre de ‘La Academia’ (hoy, queda la Farmacia Mundial N° 1, carrera 7 con calle 16A). Mientras tanto Compae Chipuco sigue con su apego por el acordeón, y en el día se recrea trabajando en su parcela.

Antonio Guerra Bullones “Compae Chipuco”. 1870 – 1962

Carmen ‘La Mella’ Guerra Arzuaga, su hija, la dueña del hotel Los Cardones, en el 1998 nos ayudó a reconstruir esta breve reseña, y también nos habló de la canción que hizo famoso a su padre. José María ‘Chema’ Gómez Daza, era odontólogo y poco conocido en la música, vivía en Santa Marta y en ocasiones se trasladaba a Fonseca, su tierra nativa, y pernoctaba en Valledupar. En uno de esos viajes, en Valledupar se encuentra con su amigo Ney Daza, le manifiesta el deseo de conocer a ‘Compae Chipuco’; en efecto se da el encuentro y comparten algunos minutos. El personaje impresionó tanto a Chema Gómez, que lo motivó a componer la canción: ´

Viajando para Fonseca
Yo me detuve en Valledupar
Y allá en la plaza me encontré
Con un viejito conversón
Y al pasar le pregunté
Oiga compa cómo se llama usted
Me llaman compa Chipuco
Y vivo a orillas del río Cesar
Soy vallenato de verdad
Tengo las patas bien pintá
Con mi sombrero bien alón
Y pa’ remate me gusta el ron

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola
…..

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .