PRÓSPERO SEGUNDO DAZA FERNANDEZ. DOCENTE Y COMPOSITOR FONSEQUERO JUNTERO

Mi Crónica Sabatina

José Jaime Daza Hinojosa

Valledupar 21 de Agosto del 2021.

Hoy homenaje a un Fonsequero, Juntero adoptivo, Maestro, Jocoso, Compositor, Creativo, Emprendedor, ah…….. Y Tío de los Compositores: Aurelio Yeyo Núñez y Alexander “El Coco” Oñate:
PRÓSPERO SEGUNDO DAZA FERNANDEZ.

Nació en Fonseca La Guajira el 17 de abril de 1938 y falleció el 10 de agosto del 2020 en Sanjuan del César La Guajira.
Sus Padres llevan por nombres: Próspero Alejandro Daza Fernández y María Concepción Fernández Frías. Contó con cuatro (4) hermanos de padre y madre: Gustavo, Alba, Mariela, y Raúl, tres (3) de Padre: Ana, Elodia (madre del gran compositor Alexander el Coco Oñate) y Aurelio Núñez (Padre de otro excelso compositor: Aurelio Yeyo Núñez) ambos quisieron mucho a mi homenajeado de hoy.
Su esposa se llama Sunilda Maestre (mi gran amiga), de esta unión nacieron cuatro (4) hijos, un Varón y tres hermosas mujeres, ellos son: Julio César, Mirelsy, Margarita y Nibia.
Sus estudios de primaria los realizó en la escuela vocacional de Fonseca La Guajira, y el bachillerato lo hizo en el colegio el Loperena de la ciudad de Valledupar César.
Al culminar sus estudios secundarios inició sus labores de docente en la escuela rural del corregimiento de Zambrano Municipio de Sanjuan del César La Guajira en el año de 1962, más tarde es ascendido a director de la misma escuela. Luego de unos años es trasladado a La Junta La Guajira “mi terruño adorado “ ; aquí se hizo querer de la gente y principalmente de sus alumnos entre ellos me incluyo; tuve la dicha de compartir con Él, en tercero, cuarto y quinto de primaria y no es por nada pero debo confesarlo fueron tres (3) años de felicidad, de muchas alegrías, recibiendo clases y enseñanzas de un profesor muy peculiar, original, auténtico, tenía un estilo para impartir conocimientos único, su metodología era basada en la práctica, en la cotidianidad, en lo común, no se complicaba la vida con mucha academia ni frases rebuscadas, su originalidad lo hacía diferente.

Cuando llegó a La Junta tomaba los alimentos donde la señora Elva Córdoba, pero esto no duró mucho tiempo, pues había dejado a su adorada Suni en Zambrano con su primogénito mi gran amigo Julio César, con quien compartí bastante en mi infancia, éramos vecinos y estudiamos juntos la primaria; el profe decidió ir a buscarlos pues se amañó en la tierra de Diomedes y se hizo apreciar por todo el mundo en ese bonito pueblo. Allí construyó su casa al principio de bahareque, sus alumnos y vecinos le ayudaron en dicha labor.
Llegó joven a La Junta y en ella pasó casi el resto de su vida, solo la abandonó por fuerza mayor; casi ya a punto de pensionarse, en plena época de violencia de paramilitares y guerrillas, allí se dieron muchos desplazamientos y por razones ajenas a su voluntad le toca solicitar traslado para la cabecera Municipal Sanjuan del César en 1999, donde culminó sus funciones en la dirección de núcleo, hasta completar su periodo requerido para jubilarse.
Sus mejores amigos fueron: un colega suyo: Absalón Ariza, Antonio Estrada y otra docente Herlinda Cuello.
A mi querido profesor de estudios primarios le decían Popo, y Popito por cariño, sus clases eran dinámicas, recuerdo que los días miércoles tocaba según nuestro horario de clases “ Trabajo Manual “ y El desde el lunes comenzaba a recordar : oiga Enrique Luis no olvide decirle a su papá que el miércoles usted debe traer medio saquito de Yuca de trabajo manual jajaja oyó? , Ud. José Jaime, le dice al señor Laude que le traiga de su rosa un gajito de guineo filo, para su trabajo manual el miércoles jajaja y así uno por uno nos iba mencionando lo que debíamos llevar para cumplir con nuestros trabajos manuales, pero eso era motivo de risa, emoción y alegría ah….. y era de carácter voluntario hago la claridad El no obligaba a nadie, nosotros disfrutábamos esas solicitudes.
Los viernes era nuestra clase de “Educación Física “ y muchas veces nos llevaba a los playones de los dos caños donde caminábamos y trotábamos al aire libre como debe ser, era una verdadera delicia, en otra ocasiones nos llevaba a unos potreros en una zona que se llama el calvario, donde habían unos árboles grandes de algarrobillos en ellos acampaban muchas iguanas, bueno la educación física consistía en que algunos compañeros muy intrépidos encabezados por Edilberto (Divi) Sarmiento y Lucho el hijo de José Alegría ambos de Curazao y otros más, subían a remecer las ramas y otros expertos las paraban, casi siempre lográbamos capturar una docena y más, nuestro queridísimo profesor feliz, no se cambiaba por nadie, y nosotros sus alumnos súper contentos compartiendo semejantes hazañas con la madre naturaleza, con el campo y sus bellos paisajes, exclamaba el profe : “bueno ya la carne de esta semana está asegurada” jajaja 12 iguanitas no caen nada mal, muchachos tienen cinco (5) en educación física jajaja la máxima nota.
Para enseñarnos a sumar y restar lo hacía utilizando las experiencias cotidianas del diario vivir, ejemplo: tienes diez (10) arepas asándose en una parrilla y llega un puerco (cerdo) y se come tres (3) cuantas le quedan? Jajaja .
La tabla de multiplicar la aprendimos con una jornada que El bautizó : “ El Cristo” , consistía en que colocaba un pupitre al frente del tablero, allí se sentaba un estudiante y todos los demás del curso le íbamos preguntando, si se equivocaba en la respuesta, aparecía una regla que él llamaba : “ Martin Moreno “ “saca lo malo y mete lo bueno “ y por cada error al responder un reglazo, les cuento que está terapia si funcionaba, hacía que todos nos preocupáramos por estudiar mucho y nos aprendiéramos las tablas de multiplicación; por lo menos Yo desde esa época con esas tácticas me las aprendí para toda la vida. Los estudiantes que no prestaban atención ni estudiaban salían con las manos rojas y ardiendo de los reglazos, recuerdo a Kike y a Julio dos compañeros que mi profesor querido les insistía : ! estudien ! ! estudien ! Porque si no los va a cortar “Martin Moreno”. Jajaja .
Cuando un estudiante no entendía alguna explicación, ni asimilaba las tablas de multiplicar y tampoco rendía en las otras operaciones matemáticas decía! Si no aprendes con Martín Moreno, vas a venir cuadrando el cegajo! Jajaja o sea que era muy cerradito el muchacho no captaba.
Inolvidable la excursión que hicimos finalizando el año escolar a Riohacha, para celebrar nuestro grado de quinto de primaria, nos llevó a conocer y a bañarnos al mar, un acontecimiento para nunca olvidar, lo disfrutamos al máximo, cuando regresábamos encontramos el arroyo de la campana que está después de La Peña crecido, y se había llevado en su fuerte corriente a un camión de la empresa Coca-Cola, como de película, vivimos esa inusual experiencia y quedó grabada en nuestras memorias para toda la vida, nos gozamos de verdad ese paseo extraordinario.
Mi invitado de hoy también recitaba poemas, por ejemplo la miseria humana de Gabriel Escorcia Gravinni, era compositor y le fascinaba cantar, cuando sembraba y limpiaba una parcelita que tenía en el patio de su casa y también cuando se bañaba. Era una persona muy sabia luchador incansable, también fue negociante, se le medía a diferentes actividades, tenía un corazón muy noble, servidor, bondadoso, amaba a los animales siempre tenía pájaros en su vivienda y una guacamaya fue una de sus mascotas preferidas, además de su perro y su gato .
A mi profe le tenían un alta estima en La Junta, si haber nacido allá, era considerado como un Juntero más, tocaba acordeón, caja, y era poseedor de una jocosidad única, era polifacético, sabia de todo un poquito.
El profe como le decía con mucho cariño era tío del gran compositor Aurelio Núñez y seguidor de sus canciones, le gustaba y cantaba mucho el Más Fuerte, y El Rey sin Ti; cuando falleció Yeyo lo lloró muchísimo.
Incursiono’ en el transporte y llegó a tener junto a su hijo Julio César hasta cuatro (4) camionetas que viajaban de La Junta a Sanjuan y viceversa, ambos conducían muy bien.
Se caracterizó por ser un hombre humilde, alegre, misericordioso y muy solidario, tenía un carácter excéntrico, poseía una manera poco común al asumir la vida y los problemas. Educó a sus hijos de una manera especial, les brindaba mucho amor y tolerancia, narraba, explicaba y enseñaba cualquier situación sin refinamientos, al punto que quien le escuchaba lograba una fácil comprensión del tema expuesto, además que disfrutaba su charla, que era amena, y muy graciosa.
Su pedagogía era inigualable centrada en hechos reales y cotidianos, aplicaba la práctica de los saberes.
Como padre, lo narran sus hijas nunca utilizo’ el castigo físico para moldear sus conductas, al contrario con cuentos, y refranes las orientaba y les hacía comprender cuando algo estaba mal, recuerdan mucho el cuento de las tres (3) gotas de agua , la poesía de los dos (2) amigos, el niño y el caracol, era refranero profesional, siempre esbozaba : “ El que no escucha consejo no llega a viejo “ , “ vale más pájaro en mano que mil volando “ “ al que madruga Dios le ayuda “ y una especial que aplicaba siempre : “ la estrategia de tarzan “ consistía en que uno no se debe soltar de una cuerda, sino se está agarrado de otra.
A su conjunto Vallenato le bautizó: “los cacharros viejos” con el interpretaba canciones de su autoría alusivas a eventos cotidianos, a sus ilusiones y amores prohibidos, también le cantaba a la naturaleza y a los amigos. Se emocionaba tocando su acordeón, era algo que lo colmaba de alegría, cuando parrandeaba con sus amigos era un hombre feliz.
El gran Próspero Daza también fue’ emprendedor, consolidó varias iniciativas de negocio entre ellas una dedicada a la distribución de aliños a las tiendas de La Junta y pueblos aledaños, luego de su jornada de clases, se montaba en su bicicleta y con una caja de aliños en su parrilla, recorría todas las tiendas de la región, previéndolas de aliños, que elaboraba con la ayuda de toda su familia, les animaba diciéndoles vamos hijas, empaquen los aliños, para que nos rinda el sueldo y pueda comprarles las muñecas en diciembre, en sus travesías en la bicicleta se inspiraba y componía canciones entre otras una que se llamó “ La Caja Agraria “ y otra “Julio Corralero”.
En verdad la forma de enseñar de mi querido profesor fue especial, novedosa, todos sus alumnos lo recordamos con mucho afecto y cariño, con claridad, los años de estudio con El fueron una experiencia de vida inolvidable, a la memoria llegan esos agradables momentos y ese aprendizaje basado en la práctica más que en la academia, solo agradecimientos eternos tenemos para El.
Una anécdota que nunca olvida María Margarita su tercera hija, es cuando su papá las llamaba a empujar el carro, casi nunca prendía, sino era por batería era por arranque, cuando se montaba al carro ya estaban entrenadas y corrían a empujarlo jajaja cierto día, llegó de la escuela y dejó el carro parqueado en una lomita que estaba al frente de su casa, las niñas que eran bastante inquietas empezaron a empujarlo, pero el profe no estaba dentro, el carro tomó viaje y tumbó una pared de la casa y por poco arrolla a varias personas que estaban en la sala, el profesor gritó ! anda deje el carro sin cambio, y les picó el ojo a sus hijas, sabía que habían sido ellas; soltó una carcajada jajaja bueno y este carro casi tumba la casa !
Otra anécdota: Cuando el profesor estaba iniciando su conquista a la que más tarde se convirtió en su esposa mi gran amiga Sunilda Maestre, se la pasaba coqueteándole en una bicicleta, un día como que le fallaron los frenos y se cayó dando varias vueltas en el suelo, la gente que estaba cerca, comenzaron a burlarse de Él; y de manera disimulada se paró sonreído y expresó! Ve ve si así es que Yo me bajo! Jajaja .
Ese era mi grandioso e inolvidable profesor de primaria el gran Próspero Segundo Daza Fernández, hace poco cumplió un año de fallecido; me acordé de Él, gracias al apoyo incondicional que me brindaron Margarita y Nibia sus dos hijas menores realicé esta Crónica, Yo en verdad tengo muchos argumentos para hablar de Él, pues fui su alumno por tres años consecutivos, además soy amigo personal de Suni y de sus cuatro (4) hijos, visitaba a menudo su residencia, siempre degustaba una taza de café que muy amable mente me brindaban, mi bicicleta si no era El, su hijo Julio me la reparaba cuando lo requería, es decir esta familia son de mi corazón y de mi alma, a todos les envío un afectuoso Saludo, y muchas bendiciones. Estoy seguro que mi Queridísimo profesor, descansa en La paz del Señor.

Escribió:Su amigo de Siempre:

BLOG DEL AUTOR: JOSE JAIME DAZA HINOJOSA

“El Juntero Futurista “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .