REALIZACIÓN DE UN SUEÑO

*REALIZACIÓN DE UN SUEÑO*

Sentimientos de felicidad, recuerdos bellos
agradecimiento profundo hacia Dios
profesores, compañeras, familia
por la *realizacion de un sueño*
cinco años de alegría, desvelos, luchas
aprendizajes, lágrimas, vivencias
y satisfacciones que fueron muchas.

! Que linda es mi Alma Mater!
la universidad Mariana de San Juan de Pasto
su nombre deriva de la Virgen María,
ella la que a través del tiempo
con su luz iluminó mis pasos,
guiados por la Hermana María Teresa
sencilla, serena, dulce
cual sinónimo de nobleza.

Quedarán en mi corazón
las enseñanzas, fructíferos recuerdos
de Lida, Adrián, Aideé, María Mercedes, Fahine y Edith Consuelo,
como estrellitas que titilan en el cielo.

Evocaré por siempre conocimientos sin fin
de Margarita, Teddy, María Martha, Gloria, Alba, Gabriela y Agustín
.

Brillaran en pro de la niñez
a lo largo del camino
las sapiencia impartida por
María Alejandra, Nataly, Bolívar, Caicedo, David y Ospino.

Impartir el saber a las semillitas del amor tú decides
si recuerdas a los grandes docentes,
Martínez, Mendoza, Maribel, Beibis, Evelyn y Alcides.

Disculpen si algunos dejé de mencionar
a todos respeto y quiero por igual.
*Universidad Mariana*
de bendecirte no me voy a cansar
gracias a ti obtengo con orgullo
mi título de *Licenciada en Preescolar*.

Yolaida Padilla Vásquez
San Diego, Abril 23 /2020

“CUARTEL”

Por Donaldo Mendoza

“… pues si en realidad existe un dios,
él más que nadie sabe que soy feliz
de ser lo que soy, desde que empecé
a hacer arte jamás quise hacer otra cosa deferente”.

C. T.

La letra de ese epígrafe se cumple en la vida y obra de esta poeta, Clemencia Tarifa (Codazzi, 1957 / Santa Marta, 2009); vida breve si se tiene en cuenta la expectativa vital en este siglo. Y fue breve por un destino estigmatizado por la enfermedad: una epilepsia que la condujo primero a la creación y después a la tumba, en las alas de una inocente locura. Su obra está en dos libros: El ojo de la noche (1987), Cuartel (1999) y la antología Difícil hablar de las sombras (2014).

La fuente de este comentario es Cuartel, un volumen de sesenta páginas publicado por Edit. Lealon de Medellín en 2006. El poemario lo conforman cincuenta y ocho poemas, la Presentación, de Hernán Vargascarreño (quien prestó asistencia humanitaria a la poeta y salvó sus últimos poemas) y el Desagravio, este último escrito por la poeta María Mercedes Carranza. Indagando alguna razón que explicara el título del poemario, el diccionario de la RAE aporta dos acepciones posibles: “casa o habitación” y “alojamiento”. Y Pienso que es por ahí, dado que, como la misma poeta dice, la poesía fue su refugio y su único patrimonio, pues no pudo ni quiso hacer otra cosa.

En la poesía de Clemencia hay un hilo conductor, un leitmotiv, que une con hilos sutiles su poética: el erotismo. Erotismo que nada tiene que ver con la idea explícita de sexo, sino con un tratamiento reflexivo, como justificación última de vivir y de hallarle sentido a la vida. Por ejemplo, en el poema “¡Que viva la infidelidad!”, el objeto del deseo no es un hombre sino una desencantada luna: murmuras sarcástica/ que jamás te pude ser fiel./ Pero tú lo sabes, lunita./ Yo nunca poseí esa virtud. O se presenta como una imagen vegetal: Los torsos herbáceos/ de los adolescentes/ se ofrecían/ para que pastaran/ los dulces pezones/ de las muchachas. En otro poema media más distancia todavía: no te volveré a imaginar,/ y me colgaré otra flor/ en el monte de Venus. Deja sin argumentos a quienes reducen, sin ningún rigor, la poesía de Clemencia Tarifa a una “erótica” del sexo.

En el original mensaje poético, Eros y Thanatos están siempre presentes, tejiendo el hábito y la mortaja de su paso por un mundo que fue hostil con Clemencia, pero al que ella supo domeñar desde el reino libre de la poesía: Yo poseo la autoridad/ de veinte mariposas/ haciendo el amor,/ yo sueño con libertad/ aleteando desde mi cama,/. Y soñando con la libertad, imagina cómo quiere que el río de su vida vaya a la mar: Debo sumergirme completa en el mar,/ no salir más y vivir allí con las medusas,/ pececillos, corales,/ o morir como las plantas marinas/ rodeada siempre de caracoles.
Y como evidencia de que la poesía de Clemencia Tarifa está lejos del lugar común, que en cada línea su lenguaje tiene el poder de la síntesis, que sabe siempre sugerir y nunca decir, está aquí este poema que lo revela.

Capullito

Mirando al sol descubrí
que soy una criatura ciega,
buena alumna en el amor,
pésima en matemáticas
e impuntual para las citas.
Si no es por el sol, no descubro
que soy una extraña mariposa
libérrima e indefensa
con alas incendiadas
sin preocuparme por morir,
solo por libar
al astuto girasol,
y volar, volar siempre firme
mirando al sol.

BLOG DEL AUTOR: Donaldo Mendoza

COBIJADOS DE ESPERANZA

Con dolor, impotencia y rabia
inocentes llevan en la memoria
gritos del conflicto interno
historias de incertidumbre eterna
aprisionados por absurda guerra
lo que era vida convertida en infierno.

Hombres trabajadores de la tierra
obligados a desaparición forzada
mujeres con heridas en el alma
con sus cuerpos mancillados
porque fueron violentadas,
niños frágiles indefensos
apagaron sus tiernas miradas
y les robaron los sueños.

Familias enteras evocan sus muertos
temiendo colocar denuncias
ven tristes su sangre fluir
ante este caos inmersos
teniendo que renunciar y huir.

Pero la vida sigue
en este país de inconsciencia
evadiendo emociones de horror
sacando valentía, fuerza
cobijados de esperanza
y el poder de resiliencia.

Yolaida Padilla Vásquez.
San Diego, noviembre 26 de 2019

DE CORAZÓN

La luna entre sonrisas de estrellas
una noche de julio dio la bienvenida
a una florecilla radiante y tierna
que llevó por nombre Julia Carolina.

Su abnegada madre luchadora y pujante
con mil sacrificios al lado del Viejo y Yuya
a su consentida sacó adelante.

Cuando fue a la escuela
su mente fecunda
cual tierra abonada
sin tomar apuntes, todo lo captaba.

Soñaba ser Reina como toda niña
con una corona, vestido adornado
y se vio tan linda al cumplir su sueño
en aquel reinado.

La poesía le encanta,
el color blanco como río en calma,
el negro cual noche estrellada
y su Amor Neil Mario dueño de su alma,
juntos, unidos están
con los retoñitos Galilea y Abraham.

Hoy la enfermera,
lo que soñó ser su Madre
con anhelo espera
servir a su pueblo y a sus gentes
para que siga el progreso
así es JC
de corazón voy con ella
porque es humilde, sencilla, noble, sincera
y de Dios muy creyente.

La luna entre sonrisas de estrellas
una noche de julio dio la bienvenida
a una florecilla radiante y tierna
que llevó por nombre Julia Carolina
haciendo alusión a las abuelas
la preciosa niña de cabellos negros
mirada serena y risa cristalina…

Yolaida Padilla Vásquez
San Diego, septiembre 3 de 2019

CUATRO POEMAS A LOS ARBOLES, POR JOSÉ ATUESTA MINDIOLA

José Atuesta Mindiola

NO TE CREAS EL DIOS DEL ÁRBOL

No te creas el dueño del árbol.
Tú lo sembraste en una lejana primavera,
pero la vida de él, no te pertenece.
No puedes apropiarte de su sombra.
No es sólo tuyo el aire que brota de sus hojas.

Si la ira enfada tus manos,
no arrecies el filo del metal
en el borde de la savia.
No derrames tu venganza
sobre las aguas
que beben sus raíces.

El árbol no sólo a ti pertenece,
pertenece al pájaro
y a la íntima aventura de su vuelo;
al viento que eleva a las nubes
el polen de la lluvia;
al sol que deletrea
los colores de las hojas.

No te creas el dios del árbol.
Déjalo que viva
hasta que el tiempo
haga piedra sus raíces.

♦♦♦

MONÓLOGO DE UN ÁRBOL CITADINO

Caligrama de fiesta son mis flores.
Soy silabario para los pinceles de la luz.
Para el mendigo, el sombrero de su alcoba.
Para el pájaro, el atril de su escritura.
Para el perro, la pared de su llovizna.

Para los alarifes del cemento
soy un estorbo, un extraño
en lugar equivocado,
sus amenazas de muerte me persiguen.

Pero soy más que un verde monumento
en la agitada ceremonia de las calles.
Soy testigo: de la noche
que avanza con el miedo,
de transeúntes perdidos en su sombra
y de mis floridos reclamos
que ululan la presencia de otros árboles.

Nadie quiere estar solo,
la soledad es carbón
que deja el relámpago.

♦♦♦

ELEGÍA AL MANGO DEL PATIO

El árbol de mango del patio
sangra blanco sus heridas
como mostrando la ruta
que el dolor todavía
no ha recorrido.

Me alejo del patio
y me llevo de sus hojas
los amaneceres
con aromas de guitarras.
Me llevo el verde pendular
de la mecedora
donde descansaba
un hombre parecido a mí.

El árbol ya sospecha
que pronto
no habrá luz en su follaje,
su epitafio vendrá
en la mirada esquiva
de otro dueño.

Sus frutos serán
invisibles racimos
en algún ojal de la memoria
y mi hamaca, fértil al cortejo vegetal,
seguirá atada a las ramas del viento.

♦♦♦

MONÓLOGO DE UN ÁRBOL KOGUI

Una golondrina regó la semilla
para que yo naciera.
Crecí lejos del humo y del ruido;
en un espejo de agua
mis hojas descubren su color.

Yo siento que soy tu hermano.
No se vive para uno solo.
Kanimpana, mi Padre, dijo
que yo era el guardián del aire.

Soy tan sensible como tú,
tu mirada, hermano Kogui,
es otra forma de lluvia
que nutre mis raíces.
Nada hay en tus intenciones
que sea ofensa
para Kanimpana, mi Padre.

jose_atuesta_250BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

Poetas de todo el mundo se reúnen en Buenos Aires

drummond-poeta-cobrado-enem-noticias

Buenos Aires, 14 jun (PL) Destacados escritores de una veintena de países se reunirán desde hoy aquí al calor del 12 Festival Internacional de Poesía, un encuentro en el que la magia y la belleza de ese género literario se apoderará de esta capital por varios días. La cita echará a andar en el Centro Cultural Kirchner (CCK), convertido en un templo del arte, con invitados de lujo entre los que estarán Dani Umpi (Uruguay), Carmen Berenguer (Chile), Jaime Siles (España), Lina de Feria (Cuba), Edwin Madrid (Ecuador) y Nicolás Domínguez Bedini (Argentina).

Seguir leyendo «Poetas de todo el mundo se reúnen en Buenos Aires»