Nuevas!

Los últimos días del ‘Almirante del ritmo’

El 27 de octubre se cumplirá un año de la muerte del cantante barranquillero Nelson Pinedo. Su vida estuvo bañada de gloria, pero sus últimos días fueron contrarios al éxito de sus temas.

Señora bonita, hay algo en su boca, tiene algo su cuerpo que al verla que cruza amor me provoca, señora bonita, usted me castiga, y aunque no me quiera le digo mil veces que Dios la bendiga, señora bonita, su cara es dulzura, mis brazos le ofrecen el discreto instante de una aventura, señora bonita, yo siempre la sueño, mire qué ironía, yo amándola tanto y usted tiene dueño, cantaba Nelson Pinedo en una habitación de la clínica La Isabelica, en una de las zonas más populares de Valencia, Venezuela, días antes de fallecer.

El 27 de octubre de 2016, a las 2:30 de la mañana, se apagó la voz de quien fuera uno de los cantantes barranquilleros más importantes a nivel internacional. Nelson Pinedo había dejado de tararear con su melodiosa voz para zarpar en un mar de ritmo hacia la eternidad.

1a-nelson_pinedoSu último día de vida transcurrió con normalidad, vigilado por las enfermeras que tenía a su disposición y los médicos, según cuenta Ricardo Campanella, el ortopedista cartagenero radicado en Venezuela que lo atendió en su clínica desde que se enteró del estado en el que se encontraba en el barrio El Junquito, en Caracas.

“A mí me llamó mi hermano Saúl, quien vive en Miami, a decirme que en redes sociales circulaba la información de que Nelson estaba en unas condiciones precarias, en ese barrio subnormal, en los cerros de Caracas. Inmediatamente hice todo lo posible para ponerme en contacto con un familiar”, recuerda.

En principio, Carlos Julio, hijo de Nelson, estaba incrédulo, pero accedió a llevarlo al lugar donde le prestaron atención médica. A las 7 de la mañana del día siguiente a la llamada de Campanella estaban los dos en el centro asistencial.

El especialista relata que el aspecto que tenía  el ‘Pollo barranquillero’ era deplorable. Aquel hombre impecable, bien presentado y de presencia impactante, no era más que un ser en circunstancias lamentables, viviendo “casi que en la indigencia”.

“Él era una persona muy hermética con sus asuntos familiares. No dejaba que nadie supiera cómo vivía ni cuál era su verdadera situación. Como siempre se mostró bien, pero estaba pasando por un momento desagradable”, agrega Campanella.

_ora3035

Debut en la Casbah , Bogotá, con Antonio Peñalosa, año 1951.

Fausto Pérez, periodista y escritor de la biografía de Pinedo llamada ‘El Almirante del Ritmo’, concuerda con esta declaración, pues señala que nunca le fue posible conocer su casa. “Cuando estaba escribiendo el libro viajé a Caracas y lo llamé a decirle que estaba frente a su edificio, que si nos podíamos ver. Me dijo que sí y me citó a las 2:00 p.m. en una oficina. Me aseguró que nunca atendía periodistas en su casa y me dijo: mi familia es mi fuero privado”.

De acuerdo con Pérez, al regresar a Barranquilla, Farid Char, empresario y gran amigo de Pinedo, le preguntó que si había logrado ir a su casa, porque él nunca lo había hecho.

Las razones por las que se presentaba esta situación aún no son claras, sin embargo, quienes lo conocieron dicen que se debe a que Nelson era muy orgulloso y sentía pena de su actual condición.

Su vida fue una batalla llena de glorias. Aunque se crió en la pobreza, lavando ajeno su madre logró darle la educación que hizo que Rogelio Martínez, director de la Sonora Matancera, quedara conmovido con su clarísima dicción y su carisma, pues fue un estudiante esmerado, conforme relata Efraín Peñate, locutor y conocedor del ‘Almirante del Ritmo’.

“Desde bien temprano dejó ver una predisposición a la buena pronunciación del idioma. Era de una dicción exquisita y un hombre con muchísima firmeza en el conocimiento de nuestro idioma español, eso le sirvió para haber triunfado en la música”.

En sus inicios fue locutor, pero siempre tuvo la música entre ceja y ceja. Su galantería, rostro varonil y bigote poblado se conocieron poco a poco en el concierto  internacional. Grabó con reconocidas orquestas como La Sonora Matancera, Cortijo y su Combo, Tito Rodríguez, Memo Salamanca, Lucho Macedo y Nelson Henríquez.

Allegados aseguran que el nacido en el barrio Rebolo era una persona espontánea, que hacía sentir a su interlocutor como si fuera su mejor amigo, un ser extraordinario, cariñoso y de memoria prodigiosa. “De todos los artistas, y hemos tenido muchos, él era el que imponía como condición en todas las orquestas que se grabaran canciones de acá. Era un auténtico difusor de la música colombiana”, comenta Fausto Pérez.

img9

Presentación con el grupo Alquimia, en Nueva York.

“Nelson es uno de los pocos, sino el único de los artistas barranquilleros, cualquiera que sea su arte, que trajinó por el mundo y enarboló siempre con mucho cariño y gusto el fervor por su ciudad natal como un estandarte de su alma”, agrega Peñate.

Campanella afirma que para el público la vida de Pinedo estaba en la cima, pero con los años pasó de vivir en una de las mejores zonas de Caracas a residir en el barrio Petare y de ahí a El Junquito. Poco a poco fue cayendo en una quiebra no solo económica, sino familiar; terminó debiendo hasta los zapatos, tanto que durante los 17 días que estuvo internado en La Isabelica no decía otra cosa más que: “Yo tengo una deuda con Venezuela y tengo que pagarla, ¿cuándo nos vamos para Barranquilla?, la mafia (de los manejadores y los empresarios de conciertos) me perjudicó mucho”.

En la invisible casa de Petare, Pinedo, viviendo de apariencias, prohibía a su familia hablar de lo que pasaba dentro de las cuatro paredes que los resguardaban, porque nadie podía saber que debían esta vida y la otra.

Atrás quedaron los días mozos en los que  paseaba por las calles de Caracas en su llamativo Camaro dorado, dejando ver su estampa de galán latino.

El Junquito fue la guarida durante el último año de este prodigioso cantante. Sus calles, llenas de miedos y reputaciones inciertas, albergaron a Pinedo y su familia, aquella que siempre estuvo acostumbrada a que él le diera todo. Una hija discapacitada por una enfermedad psiquiátrica, un hijo que estuvo siempre a la sombra de su padre y una esposa dedicada a la crianza de los niños, no aportaron económicamente al hogar, por lo que quedaron en el aire ya que el artista no se preocupó nunca por asegurar su vejez.

Todo el tiempo estuvo consciente, cantándoles a las enfermeras y al personal médico Señora Bonita, una de sus favoritas. La tarde del 27 habló con su hija Rosalba por teléfono y esta le cantó Muñeca Adorada, tema que él siempre le dedicaba. Escuchó su voz y pudo despedirse. Una falla multiorgánica apagó para siempre su canto.

Sus cenizas hoy reposan en la iglesia San Roque y sus canciones en la memoria de todos aquellos que lo siguieron hasta sus últimos suspiros.

Fundación Almirante del Ritmo Nelson Pinedo

Ricardo Campanella, Nena Botero y el escritor Andrés Salcedo, constituyeron la fundación en honor al ‘Muñecón de Colombia’, con el fin de preservar el legado de Nelson Pinedo y ayudar a los artistas para que no terminen en la misma situación.

Entre tanto, el 25, 26 y 27 de octubre, realizarán una serie de actividades para conmemorar el primer año de fallecido del artista con una rueda de prensa, un conversatorio y tertulia de vida y obra de Nelson Pinedo en el Club Campestre del Caribe a las 7:00 p.m., con entrada libre, y una misa a las cinco de la tarde en la iglesia San Roque, donde se le pondrá una placa en el osario donde están sus restos.

El libro

Andrés Salcedo y Ricardo Campanella trabajan en un libro que hará un paralelo de la vida de Pinedo. Se espera que para abril de 2019 ya esté disponible al público.

 

POR: LORAYNE SOLANO NAIZZIR/EL HERALDO

Acerca de portalvallenato (15525 Artículos)
Gestor Cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: