Nuevas!

Marañón, el tesoro oculto de la gastronomía salvadoreña

Por Charly Morales Valido

San Salvador, 8 abr (PL) La semilla de marañón o anacardo reina entre los frutos secos en El Salvador, especialmente en el municipio de Tecoluca, cuyos sueños turísticos reposan en sus exquisitas pepas.

La vida en Tecoluca, que significa ‘ciudad de búhos’ en lengua náhuat, gira alrededor de un producto mundialmente codiciado por su sabor y sus propiedades nutricionales, ideales para dietas y tapas.

Por eso esta localidad del departamento de San Vicente realiza cada año el Festival del Marañón, para contribuir al desarrollo local mediante el fomento de la compra y consumo de la semilla y sus derivados.

El territorio es conocido por su calidez y la fertilidad del valle que rodea al volcán Chinchontepec, que significa ‘cerro de los dos pechos’, como para afianzar desde el simbolismo lo fecundo del entorno.

maranon_y_semilla_640x480Un centenar de comerciantes y emprendedores que viven del marañón ofertan hoy pepas tostadas, vino, jugo clarificado, chicha, atol, paletas, pinchos, ponche, conserva y ‘fresco’ (refresco), entre otros.

Esta iniciativa, auspiciada por el Instituto Salvadoreño de Turismo, trae la novedad de un recorrido por una planta procesadora donde los productores seleccionan, limpian, cocen y envasan el marañón de calidad.

Según datos oficiales, el marañón es cultivado de manera orgánica en unas 300 manzanas de terreno en Tecoluca, y el 95 por ciento de la producción es destinada a la exportación, sobre todo a Norteamérica y Europa.

El destino cuenta además con el parque ecoturístico Tehuacán (lugar de los dioses), donde abundan las semillas caídas, que luego son secadas al sol y tostadas en calderas o directamente en las brasas.

Los agricultores locales -agrupados en la Asociación de Productores de Marañón Orgánico, también elaboran a partir del fruto un colorante marrón usado para teñir, y radican en las inmediaciones del bajo Lempa.

Aunque su nombre proviene del griego ‘kardia’ (corazón), el marañón es más conocida como la ‘fruta de la memoria’, porque favorece la actividad cerebral gracias a sus nutrientes, antioxidantes, minerales y vitaminas.

Conocido como alcayoiba en España, castaña de cajú en Argentina, cajuil en República Dominicana, merey en Venezuela y nuez de la India en México, este fruto llega con el ‘invierno’ salvadoreño: la época de lluvia.

Entre abril y agosto, los cosecheros de Tecoluca, San Alejo, Chirilagua y Usulután recolectan el carnoso y amargo pseudofruto del marañón, y el cofre gris en forma de riñón que guarda la famosa semilla ocre.

semillas-maranon

Semillas de marañón

La mayoría se la come cruda, aunque para hacerle honor a la gastronomía cuscatleca, vale la pena probar el atol de la semilla tostada y cocida con leche de vaca, azúcar, canela y nuez moscada. Puro vigor…

lma/cmv

Acerca de portalvallenato (16193 Artículos)
Gestor Cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: