LOS ALEGRES VALLENATOS

JULIO TORRES MAYORCA FUNDADOR DE
LOS ALEGRES VALLENATOS

Fue en 1950-51 cuando surgió a la popularidad radial el grupo de Los Alegres Vallenatos que formó el “cachaco” bogotano Julio Torres Quiroga… Por primera vez en el interior del país se escuchó el alegre sonido del acordeón de botones con paseos y merengues “cachacos” compuestos muchos de ellos por Julio Torres que fueron la delicia bailable en las navidades de 1950, 51, 52 y años siguientes: “Los camarones”, “El aguacero”, “Pomponio”, “La colegiala”, “Mi aguinaldo”, “Mi canoa”, “La puya guamalera, “La lora de don Facundo”, “Lindos ojazos”, “La totuma”, “El sancocho”,(estas tres últimas de Tito Avila), “El aguinaldo”, “La tamborera” y otros más grabados en el sello Vergara… Que se bailaron hasta el cansancio…

“El aguacero que me está cayendo
negrita linda ya me tiene loco,
con este frío que me está matando
y el aguardiente queda ya muy poco…”

Los Alegres Vallenatos eran: Julio Torres Quiroga (Marzo 27/1929) en la guitarra, Jorge Rojas en el acordeón, Tito Avila en los timbales, los hermanos Homo y Custodio Morales, guacharaca y maracas, José Mejía y Eliseo Márquez. La presencia del acordeón en el vallenato que interpretaban fue definitiva en el éxito que tuvieron, pues le devolvió al instrumento la importancia que había tenido en este género musical y que durante cinco años le habían quitado las guitarras punteras primero de Buitrago y después de Julio Bovea.

El primer tema que compuso Julio fue “El aguacero”, luego compuso “Los camarones” el 17 de diciembre de 1949, dedicada a Myriam Sojo Zambrano, que habían elegido reina de belleza. Los dos temas se grabaron en la emisora Nuevo Mundo en junio de 1950 y fueron prensados por una empresa que recientemente había sido fundada por el señor Gregorio Vergara, el sello Vergara, conocido en Bogotá porque tenía un taller de reparación de radios, en la avenida Caracas con calle18,y le compró a Julio los derechos de grabación por 300 pesos.

Ese primer disco fue gran éxito, vendieron 300.000 copias. Después grabaron “La totuma” y “El sancocho” con Tito Avila, su autor. También fue muy popular el tema que dedicó a “Pomponio” (Manuel Quijano y Guzmán era su nombre) un loco que corría detrás de los tranvías por la carrera 7ª. Se enfurecía cuando le preguntaban que si quería queso y le soltaba a la persona un discurso con todas las palabras groseras que se sabía.

Como cosa curiosa Los Alegres Vallenatos, que no eran de la región, impusieron en la misma zona vallenata, sus paseos y merengues, en tal forma que opacaron a los intérpretes de cantos vallenatos que surgían entonces. Cuando el grupo había alcanzado enorme popularidad fueron por primera vez a Cartagena en 1951, con tal mala suerte que una ola arrastró a Julio mar adentro y se ahogó en la primera incursión que hizo en el mar… el 9 de enero. Y hasta ahí llegó la historia de los Alegres Vallenatos, porque ya fue triste…

Esta biografía y 650 más se encuentran en “Cien años de Boleros” en el libro de “La Canción Colombiana, su historia y sus compositores” y en el “Diccionario de la Canción Popular de Colombia” de Jaime Rico Salazar que se puede adquirir en, jaimericos@hotmail.com. No se consiguen en librerías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .