DOS JUGLARES FONSEQUEROS.

Por José Atuesta Mindiola

I
La música es un mandato
ya la historia lo define
es Luís Enrique Martínez
el papá del vallenato.
Es un guajiro sensato
que descubre en el teclado
los bajos acompasados
armonías de ensoñación,
y al tocar el acordeón
es un ángel consagrado.

II
Con la nota original
de Luis Enrique Martínez
germinaron los jardines
en este río musical.
De la aurora es manantial
radiante de epifanía
por la musa en armonía
de sus bonitos merengues,
y la tristeza y el mengue
se esconden en lejanía.

III
En la Tierra de Cantores
hay un edén en la puerta,
y el poeta Carlos Huerta
se ve rodeado de amores.
Sonatinas de colores
se envuelven en melodías
para despertar el día
en la tierra fonsequera,
y anuncian la primavera
las brisas del Ranchería.

IV
De Carlos Huerta, el cantor,
Fonseca, tú eres la cuna;
entre cardones y tuna
hay un eco de esplendor.
En cada puerta una flor
riega el aroma en el viento,
y en ese feliz momento
el violín de una cigarra
acompaña a una guitarra
cantando con sentimiento.

***

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .