RECUPEREMOS EL RÍO DE MARIANGOLA

José Atuesta Mindiola.

El encanto del paisaje de Mariangola eran las sabanas, los árboles y el Río que tiene el nombre del pueblo. Su nacimiento es en el cerro ‘Pecho de Palomo’, en las estribaciones de La Nevada en Pueblo Bello y forma el arroyo ‘La Señora’ que bordea el cerro del mismo nombre, y luego recibe otros arroyos, y en la de región de ‘Las Gallinetas’ toman el nombre de Mariangola; después de 25 kilómetros de recorrido cruza por el sur del corregimiento para desembocar en el río El Diluvio.

En Mariangola las mujeres con sus tinajas desfilaban por la mañana para recoger el agua de beber. Cuando el verano se prolongaba y disminuía la transparencia de la corriente, en un recodo del pozo ‘De los Castro’ brotaba un manantial donde se recogía el agua para el consumo, o también lo hacían de las casimbas. Las orillas del río eran adornadas de la exuberante sombra vegetal y la diversidad de pájaros cantores. Llegar a su cauce era un referente poético de contemplación. El compositor Luciano Gullo le cantó: “Bonito es llegar al puente de Mariangola/ y ver cómo corre el agua de ese río/ la arboleda que lo adorna con su sombra/ lo bendice con goticas de rocío”.

Hoy el paisaje es desolador. Sólo se ve en el cauce una solitaria estera de piedra, rodeada de algunos arbustos tristes. La naturaleza nos está cobrando los errores. El afán depredador nos hizo olvidar la alianza vital entre los árboles y los ríos. La belleza vegetal fue cegada por los aserradores y el inclemente ruido de la motosierra; el cauce fue azotado por los volteos y los tractores que saqueaban arena y piedras; la dinamita y el barbasco de inescrupulosos pescadores extinguieron los peces.

Ahora la situación es crítica. Un poeta escribe este epitafio, radiografía perfecta del río de Mariangola y de muchos otros de la región: Aquí hubo un río, la sed de la piedra lo delata.

Con la tristeza apretada en el corazón decimos: Unamos nuestros esfuerzos para salvarlo. Es urgente hacer que el río retorne. La tecnología permite canalizar sobre el inmenso pedregal, a fin de que las aguas vuelvan por su cauce. es urgente implementar programas de reforestación, educación ambiental y vigilancia permanente para la recuperación del río, para esto es necesario el apoyo de Corpocesar, la alcaldía de Valledupar, la gobernación del Cesar y las fuerzas vivas de la comunidad.

EL RÍO, MERO REGATO
Por José Atuesta Mindiola

I
Antes caudaloso río
hoy es mero regato.
El hombre ser insensato
muchas veces es impío.
Mal se queja del estío
porque la aridez lo acecha,
el calor como una flecha
le martiriza la piel,
y dice que el tiempo es cruel
cuando nada se cosecha.

II
Antes caudaloso río
con verdor en la alborada,
hoy riberas desoladas
sin los árboles sombríos.
El desierto con sus bríos
avanza con los escombros,
que vienen sobre los hombros
de la Caldera Global,
y a mí me aterra este mal
cada vez que lo nombro.

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .