Camal Mohales Hinojosa, la voz que estrenaba las canciones de Fredy Molina

Crónica

Guarda muchos secretos de la vida y obra musical del compositor que en Patillal, se dedicó a sembrar cantos para dar los mejores frutos-

Por Juan Rincón Vanegas | @juanrinconv

Sentado en la puerta de su casa en Patillal, tierra donde nació y siempre ha vivido, el legendario cantante Camal José Mohales Hinojosa, contó detalles de la obra musical de su gran amigo Fredy de Jesús Molina Daza.

Freddy Molina, desde Patillal dejó un inmenso legado musical

A sus 75 años repasar esas célebres canciones no fue tarea fácil porque los recuerdos atropellaron su memoria hasta hacerlo meditar y llorar. Al fin se decidió y comenzó su narración diciendo que desde niño fue amigo del compositor porque las casas de sus padres estaban frente con frente y no había escape para poder compartir las dos familias.

“Nosotros vivíamos de la boca a la nariz y años después mis padres se mudaron cerca, pero la amistad continuó. Cuando Fredy se iba a estudiar y al regresar, la mayoría del tiempo se la pasaba en nuestra casa. Otra cosa que influyó fue que desde niño yo cantaba y como él componía me daba a conocer sus canciones. Teníamos esa afinidad. Eso contribuyó para ser más amigos”, dijo Camal Mohales.

Entonces con la emoción a todo galope y con algunas lágrimas visitando sus ojos, contó esa historia que lo hizo ser el primer receptor de sus canciones. “Después de componer en la soledad de su casa acompañado de su guitarra o concertina, Fredy llegaba a mi casa y nos íbamos para debajo del palo de mango que estaba en el patio. Allá tomábamos ‘Chirinche’ con cola, lo que llaman ‘Champuriao’, y entonces me cantaba la nueva canción”.

Sin hacer pausa expresó. “Me entregaba la letra para aprendérmela y la condición era cantarla en la próxima parranda. Así pasó con todas y por eso todavía recuerdo una a una. También me encargaba de mostrarles las canciones a distintos intérpretes, caso Alfredo Gutiérrez y Jorge Oñate”.

Se regresó para mencionar al conjunto con el cual se atendía cualquier parranda, especialmente con canciones de Fredy Molina y que con él integraban Julio García, Octavio Arias y Emiro ‘Miro’ Hinojosa.

Camal Mohales no olvida a su gran amigo Fredy Molina, quien confió en su talento para proyectar sus canciones – Foto Juan Rincón Vanegas

“Soberano honor que me otorgó Fredy Molina porque pude conocer de cerca ese talento innato, su calidad humana y la manera de componer sus canciones, esas mismas que estaban untadas de sabiduría popular”.

Enseguida contó una de tantas anécdotas. “Una vez Fredy tenía de novia a una prima mía y yo una vecina de ella. Nos íbamos a ponerles serenata y que gusto verlas salir a abrazarnos y darnos los besos que llegaban bien a esa hora”.

Ese preludio del amor en esas soledades de la noche patillalera teniendo a la luna y las estrellas vigilando la noche, hacía posible que los cantos tuvieran los mejores compases del sentimiento y la alegría inigualable de varios corazones enamorados.

Cuando la entrevista tomaba vuelo se le indagó sobre la canción que más le llegada al alma de la autoría del poeta patillalero, señalando de inmediato a ‘Tiempos de la cometa’. “Es una realidad inocultable porque todo lo relató sinceramente en esos versos”.

“Cuanto deseo porque perdure mi vida, que se repitan felices tiempos vividos, el primer trago a escondidas, y la primera novia en olvido. Ya mi juventud declina al compás de tiempos idos”. Seguidamente indicó. “Cada verso es una historia calcada de su vida donde pudo contar casi todo, porque la vida no se le apagó a temprana edad”.

Guardó silencio. Se le respeto ese momento donde solamente la brisa hacía su veloz recorrido. Después contó un episodio de la canción ‘Amor sensible’ a la que no le grabaron la última estrofa. Enseguida la cantó con esa solemnidad que ameritaba el instante.

“Mientras los días se pasan nuestras caricias se aumentan, cuando felices tiene el alma se puede soportar la pena. No importa los misterios de la vida, cuando el conformismo Dios lo ha creado, siendo que el ser humano expira y todo muere con los años. Oh vida triste y divertida, me he confundido en ti pensando”.

Al terminar de cantar regresó el silencio y pasados varios segundos expresó. “Las canciones de Fredy Molina han quedado para la historia. Difícilmente será superado en su estilo para componer donde la poesía se unía a la filosofía y a distintas vivencias. Además, él provenía de una amplia familia de compositores donde están Tobías Enrique Pumarejo, Gustavo Gutiérrez, Octavio Daza y Beto Daza, entre otros”.

Camal José Mohales Hinojosa, continuó el recorrido lleno de nostalgias y de ese ayer que cada vez que lo narraba se ponía a llorar. No es para menos porque allá se quedó el depositario de los bellos cantos de Fredy Molina, quien tuvo la virtud de ponerle música a su pensamiento para dejar constancia que la vida late en el corazón y se posa en el alma.

Cuando el diálogo teñido de recuerdos estaba llegando al final contó sobre la última canción que hizo el poeta patillalero y que había titulado, ‘En un jardín’. “Apenas tenía una estrofa. Me contó que esa canción sería un gran éxito. Me la cantó”. Se quedó pensando y expresó. “A los pocos días llegó el hecho de su dolorosa muerte”. Para no quedar con la incógnita se le consultó sobre si se sabía esa estrofa de la canción. Afirmó que sí y la cantó.

“Yo ví en un jardín una linda flor. Qué bonita era, la quiero pa’ mí, pa’ darle mi amor y atenerme de ella. Porque junto a mí yo quiero tenerte, prefiero morir antes que perderte. Se muere Molina no aguanta el dolor, no dejes que digan que murió de amor”.

El silencio que siempre anduvo cerca de sus palabras regresó y esta vez luego de cantar, expresó. “En la última canción de Fredy estuvo dedicada a una conquista que era su mayor fuente de inspiración. Él era un compositor genial a quien añoro todos los días y nunca dejo de cantar sus canciones. Fredy fue el amigo fiel, noble, bueno y que me marcó con sus cantos”.

Se puso de pie, camino, miró para el cielo y volvió a cantar llorando. “Esos momentos los viví al fin y al cabo tristes son, no volverán nunca a existir, eso me parte el corazón”.

La nostalgia lo sacudió al recordar cada una de las canciones que le confió Fredy Molina – Foto Juan Rincón Vanegas

La fecha quedó marcada. Domingo 15 de octubre de 1972, hace 50 años, se despidió de la vida Fredy Molina, llenando su tierra de luto, dejando sus cantos tristes, el pentagrama sin notas, los versos sentidos sin luz de esperanza y atrás aquellos tiempos de la cometa donde la brisa se chocaba con los recuerdos.

BLOG DEL AUTOR: Juan Rincón Vanegas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.