Nuevas!

Alejandro Durán: El más grande Juglar

Por: Ramiro Elías Álvarez Mercado

La Hacienda denominada “Las Cabezas”, ubicada en jurisdicción del Municipio de El Paso (Cesar), de propiedad de una familia de origen Mompoxino, los Gutiérrez De Piñeres, fue el lugar donde se propició el desarrollo musical del más grande Juglar de la música de Acordeón, que haya dado la Región Caribe colombiana: Gilberto Alejandro Durán Díaz.

Allí, próximo a los ríos Cesar y Ariguaní, en medio de cantos de vaquería y de Tamboras, fue creciendo este varón fornido, humilde y trabajador, en medio de un ambiente festivo y musical, dado que sus padres, al igual que la mayoría de los moradores de ese lugar, conformaron una mezcla étnica muy singular, donde se fueron incorporando costumbres, tradiciones, gastronomía, música, religiosidad, etcétera, de gentes que fueron llegando de las Islas canarias (España), africanos Carabalies y el aporte de los Indígenas Chimilas, produciendo con ello una forma muy particular de convivencia, que se comenzó a reflejar en sus hábitos cotidianos, pero en particular en esa sonoridad para componer y cantar, al son de tambores y de acordeones.

Fue precisamente en esa Hacienda, donde el Negro Alejo, tras haberse desempeñado en diversos oficios, al ver a su Padre y a sus hermanos, que ya ejecutaban con cierta propiedad el Acordeón, sintió que algo había en su corazón, y eran esos sonidos emanados de ese instrumento mágico y embrujador.

El Paso parecía como si estuviese siempre de carnestolendas, por el ambiente alegre y bullanguero de sus moradores, y donde los hombres y las mujeres se integraban para dar rienda suelta a sus sentimientos de alegría, con danzas y con cantos de tambora y de vaquería, con los instrumentos de percusión acompañados de músicos acordeonistas, ya conocidos y de gran valor.

Todos los artistas en escena, eran autodidactas o empíricos, que fueron poco a poco, forjando un estilo propio, no solo en la ejecución de cada instrumento, sino también en la composición y en el canto. Fue allí en donde se comenzó a gestar la figura de Alejo Durán, tras haber recibido de parte de uno de los dueños de la Hacienda como regalo, un acordeón a principios del año 1.940, de parte de Germán Gutiérrez De Piñeres.

Habiendo dado sus primeros pasos, fue definiendo un estilo original, el cual le acompañó a lo largo de su existencia, y que le valió ser conocido como una figura del folclor colombiano, pues con su Acordeón al pecho, recorrió pueblos y ciudades del Caribe colombiano, dejando su impronta muy marcada, pues habiendo sido un hombre andariego y recorrido, no se apartó nunca de su personalidad bonachona, de estirpe campesina, sin dobleces, bondadoso y franco en todo.

Habiendo dejado las faenas agrícolas a un lado para dedicarse de lleno a la música, anduvo por diversos lugares, hasta que se asentó en una población del Departamento de Córdoba que se convirtió en su segunda patria chica, hasta su deceso el 16 de noviembre de 1994: Planeta Rica

Lisandro Meza, uno de los mejores referentes musicales de nuestra patria colombiana, fue enfático en señalar que “Alejo Durán ha sido la figura más representativa que ha dado el folclor colombiano, por todo lo exhibido, como Acordeonero, compositor y cantante, de sus obras y de autores de gran renombre como Rafael Escalona, Julio Erazo, José Barros, Tobías Enrique Pumarejo, Juancho Polo Valencia y muchos otros, pues sabía imprimir con su voz e instrumento, un dejo tan especial lleno de mucho sentimiento, como si hubiese sido el mismo, el protagonista de la historia descrita musicalmente”.
Fue un Juglar auténtico, que nunca se apartó de su idiosincrasia de origen raizal y campesino, y por doquiera que se desplazaba, siempre portaba su sombrero vueltiao, símbolo del pueblo sabanero, abarcas tres puntá, mochila y su fiel compañero, el “Pedazo de Acordeon”, al cual le compuso una canción en ritmo de Puya, con la que se alzó en 1968 como primer Rey Vallenato, categoría profesional, puesto que el público de Valledupar muy extasiado, encontró en el Negro Alejandro Durán, el más fiel exponente de su folclor y lo erigió como un Rey Eterno.

Ese mismo año de 1968, fue seleccionado para asistir a los Juegos Olímpicos en México y representar a Colombia en unas Olimpiadas Culturales, celebradas simultáneamente, frente a delegaciones de otros países, alzándose con la medalla de oro, por sus maravillosas presentaciones con aires musicales de la Región Caribe colombiana, que emocionaron a los asistentes a las mismas, motivo que sirvió para que fuese invitado a otros países, como Estados Unidos, donde se consagró frente a una multitudinaria asistencia al Madison Square Garden de la ciudad de Nueva York.
El hecho de viajar y recorrer países y ciudades grandes, jamás afectó su trato deferente y amable, siempre con una sonrisa a fondo, y un cariño inmenso para sus contertulios. Si algo caracterizó, a Alejo, fue su apego y la defensa de lo clásico y raizal.
Nunca se envanecía ni vanagloriaba de sus éxitos, ni exigía altas sumas de dinero, sino que dejaba a consideración de quienes solían buscarlo, lo que ellos estimaran. Tampoco discriminaba a nadie, sino que se consideraba un hombre común y corriente, sin ínfulas de nada, solo cantando y tocando, las historias de vida, tal como las veía o sentía en su vida ordinaria. Cantaba a la naturaleza, a las amistades y a las damas especialmente, a los pueblos, sus costumbres, hechos ocurridos o situaciones jocosas que hubieren sucedido, anécdotas e historias cotidianas, sin palabras rebuscadas ni exageraciones.

La alegría y la espontaneidad brotaban constantemente en su vida diaria, y siendo un músico de un trajín agitado de fiestas y parrandas, nunca se le veía consumiendo licor alguno, ni siendo insolente en sus palabras, ni le afectaba su popularidad, sino por el contrario, era de una sencillez impresionante, respetuoso para con sus semejantes. El día que su corazón dejó de latir, hubo un silencio por doquiera, como si Alejo transmitiese un mensaje, de no bullicio, ni alharaca de ninguna índole, a diferencia de aquellos ídolos mediáticos de barro, figurones cuyo narcisismo no les deja ver sus propios errores, mientras sus conmilitones le alaban y no lo permiten ver la realidad, como se observa casi a diario con muchos figurones de papel.
Ah tiempos los que estamos viviendo con artistas elevados a las alturas que no saben dónde están parados, que procuran como políticos en campaña ser exaltados sin merecerlo. Cuanta falta nos hace el Negro Alejo, porque ese Juglar se ganó el respeto y la admiración, de toda una generación que apreció la creatividad y la originalidad de alguien que cantó con su “Pedazo de Acordeón”, canciones evocadoras que llegaban hasta lo más profundo del alma.

Ramiro Elías Álvarez Mercado
Email: ramillete_2005@hotmail.com
WhatsApp: 312-4026742

Acerca de portalvallenato (16145 Artículos)
Gestor Cultural

5 Comentarios en Alejandro Durán: El más grande Juglar

  1. La Hacienda, Las Cabezas, tenia varios Socios, no solo fueron los Gutiérrez de Piñerez.
    Declaraciones, del mismo Alejo, a David Sánchez Juliao. Entrevista En YouTube.

    Me gusta

  2. 400 años de abandono culiminaron en su APA…
    Memorias de reinos perdidos, huérfanos de selvas y viudas del sol, príncipes tambores, palmas de fuego y flauta abriendo senderos, ESE NEGRO SI TOCA…
    Dolores propios, amores infinitos, adioses peremnes,YO NO SE LO QUE TE PASA CON MI POBRE CORAZÓN…
    Hombre, fuelle, territorio, tres en uno para siempre, para siempre grande, para siempre Rey, para siempre solitario, NINGUNO ME DA CARIÑO COMO MI ACORDEÓN ME DA.

    Me gusta

  3. Ramiro Elías Alvarez Mercado // julio 10, 2018 en 10:51 am // Responder

    Gracias señor Alvaro Villa y Dr Adrián Pablo Villamizar Zapata ” Ángel Bohemio ” por su opinión

    Me gusta

  4. Ramiro Elías Alvarez Mercado // julio 10, 2018 en 3:50 pm // Responder

    De antemano les pido disculpas por una imprecisión en la fecha del fallecimiento de Alejo Durán Díaz aparece ” Noviembre 16 de 1994″ y la fecha correcta es Noviembre 15 de 1989

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: