LA POESÍA EN NUESTROS COMPOSITORES

Por José Atuesta Mindiola

El arte es la expresión estética de la creatividad humana. La creatividad es volver a crear en ti la vida, con nuevos y originales sentidos. Vivir, en plenitud, es viajar por las diversas estaciones del tiempo donde conviven la luz y la sombra, la alegría y la tristeza, puentes y murallas. El ser humano ama la luz (interior y exterior) cuando vivencia la epifanía en los colores, en las imágenes secretas de la música, en el inagotable silencio del pincel y en las reveladoras bondades de la palabra.

El arte es el camino luminoso que humaniza los sentimientos y despierta el numen creativo. Se ha demostrado científicamente que el estudio de las Bellas Artes, desde edad temprana, potencia en el ser humano la sensibilidad que lo conduce a desarrollar diversos tipos de inteligencia, asimismo algunas expresiones del alma, y la ética ciudadana.

Comparto algunas acotaciones de estudiosos de la creación poética. El creador o el artista, es voz testimonial de su tiempo. “El tiempo no pasa, el tiempo empieza. Y así se escribe la historia de la poesía, siempre desde el principio. La poesía se cuenta como un cuento que siempre acaba de empezar. Cuento y canto de nunca acabar es la poesía”.

La poesía es la lengua materna de la raza humana. Cuando el hombre descubre la voz de su alma, el corazón comienza a cantar. El amor ronda el paisaje onírico o se detiene frente a sus ojos y revela la intimidad del amor y el sentirse amado, o llora por la ausencia de lo perdido, nace entonces la palabra, y “cada palabra posee, en virtud de su altura y su color acústico, un determinado halo afectivo”, como anota Johannes Pfeiffer.

La poesía se hace milagro cuando convierte un momento histórico en instante eterno; precisamente porque la historia no es el tiempo, sino una manera de contarlo, sin dejar de contarlo: o de oírlo cantar. “Se canta una viva historia/ contando su melodía”. Al decir esto, Machado intercala la vivacidad de la historia entre el canto y el cuento. La poesía es canto y cuento de vida y de verdad. “No hay canto ni cuento sin encanto. Lo cual equivale a decir, que no hay poesía sin poesía”.

Los buenos poetas y compositores vencen el síndrome de la inmediatez y dejan madurar el recuerdo para componer una buena poesía o una buena canción. El mexicano Agustín Fernández del Valle, dice: “La metáfora expresa de modo intransferible e irrepetible lo que el poeta quiere decir”.
Unos ejemplos de riqueza poética, entre nuestros compositores:

Tobías Enrique Pumarejo:
Una pena y otra pena
Son dos penas para mí
Ayer lloraba por verla
hoy lloro porque te vi.

Rafael Escalona:
Solamente me queda el recuerdo de tu voz
como el ave que canta en la selva y no se ve….
Con ese recuerdo vivo yo
con ese recuerdo viviré

Leandro Diaz:
Ayer tuve una reunión
Con la pena y el olvido
Después de una discusión
La pena perdió conmigo.

Rosendo Romero:
Quiero morirme bajo el beso de una novia
En cada verso de un paseo villanuevero
Quiero robarles los minutos a las horas
pa’ que mis padres nunca se me pongan viejos..
Quiero espantar la mirla por la media noche
Y remplazar su nido por un gajo de luceros

Adolfo Pacheco:
Mochuelo, pico de maíz
Y ojos negros brillantinos
Y como mi amor por ti
Entre más viejo, más fino.

Gustavo Gutiérrez:
Más allá….
De la sombra y de la luz estoy
Del rocío que se volvió canción
Más allá siempre estará mi amor.

BLOG DEL AUTOR: José Atuesta Mindiola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .