Cuando Diomedes Díaz le rindió un homenaje musical al viejo Rafael María

Crónica

-Hace siete años, ‘El Cacique de La Junta’ se despidió de la vida dejando un alto registro de canciones grabadas con los más grandes acordeoneros, diversas exaltaciones y reconocimientos, una inmensa fanaticada y la bella canción dedicada a su papá, Rafael María Díaz-

Por Juan Rincón Vanegas
@juanrinconv

Diomedes Díaz Maestre, 26 de mayo de 1957, La Junta La Guajira (Colombia) 22 de diciembre de 2013 (56 años) Valledupar (Colombia)

A Elvira Antonia Maestre Hinojosa, ‘Mamá Vila’, como la llaman sus nietos, por estos días la visita la tristeza con mayor fuerza porque recuerda la muerte de Diomedes Díaz, su hijo mayor, ese que prometió regalarle el mar con todos los elementos en su interior. En esas añoranzas, también ingresa su amor eterno por Rafael María Díaz, el hombre con quien tuvo 10 hijos.
A pesar de mostrar un rostro sereno, y siendo dueña de pocas palabras al nombrar a Rafael y a Diomedes, siempre ha destacado que esos dos hombres fueron la columna vertebral de ese hogar que se sostuvo en medio de múltiples necesidades, pero añorando mejores días en aquel Carrizal del ayer.
Ella, poniendo su pensamiento en fila anotó. “Diomedes quiso bastante a Rafa, y lo definió como un hombre sano y su gran ejemplo”.
Rafael María, ese viejo querido que nunca se cansó de trabajar para sacar adelante a su numerosa familia murió el 14 de septiembre de 2007, cuando contaba con 77 años, y siempre le brindó a su primer retoño la mayor enseñanza, su amor al trabajo y su gran cuota de humildad.
“Ellos, se llevaban sumamente bien y durante los últimos años siempre que se encontraban, se abrazaban y hablaban, principalmente de aquellos primeros años de largas faenas, de necesidades y de la numerosa familia”, expresó Elvira.
Seguidamente declaró: “Los dos eran del alma buena”… Y si una esposa y una madre lo dice, es verdad, porque el corazón no miente, y los ojos son testigos de esas proezas del destino.

Canción pa’ Rafael María

Todo ese amor entre padre e hijo se notó en el merengue ‘A mi papá’, donde Diomedes con la memoria fresca hizo un repaso por la vida del hombre que cosechó en tierra fértil para que él viniera al mundo.

Voy a componé un merengue
pa’ cantáselo a papá,
un hombre que vive allá
cerca de la población.
Ese que con su sudor
me dio el tamaño que tengo
y el hijo le salió bueno
y ha sido un ejemplo de él,
y ojalá que puedas ver
tu recompensa mi viejo.

En la extensa canción que él grabó en el año 1981 con el acordeón de Nicolás Elías ‘Colacho’ Mendoza, reflejó la esencia del campesino trabajador, del hombre humilde, prudente, silencioso y, a quien el tiempo siempre le daba la razón.

La Junta es un bello pueblo
adonde nació Diomedes,
donde to’ el mundo lo quiere
y me aclaman cuando llego,
pero todo esto se debe
al ejemplo de mi viejo.

‘Mamá Vila’ se la pasa añorando aquella época donde la vida era sana, donde todos se querían como hermanos, y la maldad no tenía espacio. “Éramos una familia unida y contábamos con el cariño de todos. Después Diome, ayudado por mi hermano Martín, quien era acordeonero y compositor, comenzó a cantar, pero sin pensar que iba a ser el mejor. Sí, el mejor”. En ese momento sonrió levemente.

La presentación…

El viejo Rafa, quien era un hombre calmado, sencillo, común y corriente, cierto día fue invitado por su hijo a una de sus presentaciones, como nunca lo había hecho.
Esa fue la ocasión para testimoniarle en público su amor, su admiración, su respeto y su sincero agradecimiento. En las imágenes quedaron esos momentos cuando lo abrazaba y le cantaba, teniendo la compañía del acordeonero Juancho Rois.
Rafael María apenas sonreía, porque no estaba en sus terrenos, que eran el campo o el patio de la casa, donde debajo de un palo de limón solía sentarse en un taburete por largas horas a cuidar sus gallos y a ‘Pachito’, un mico travieso. Así le daba oficio a las horas que no se quedaban quietas.
Diomedes, además de repetirle en vivo y en directo la canción ‘A mi papá’, lo hizo con ‘Mi muchacho’, dedicada a su hijo Rafael Santos.

Ese muchacho que yo quiero tanto
ese que yo regaño a cada rato,
me hizo acordar ayer
que así era yo también cuando muchacho
Que sólo me aquietaban dos pencazos
del viejo Rafael.
Y se parece tanto a papá, hombre del alma buena.

En ese encanto del canto Diomedes volvía a recordar al viejo que tenía a su lado, y quien fue su gran fortaleza para avanzar en la vida.

Yo aprendí a trabajar desde pela’o
por eso es que yo estoy acostumbra’o
siempre a vivir con plata,
y con toda la plata que he gana’o
cuantos problemas no he soluciona’o,
pero nunca me alcanza
pa’ pagarle a mi viejo la crianza
que me dio con esmero.

En esa ocasión quedó en el pentagrama del corazón el testimonio que un padre recibió de pie la mayor descarga de emociones por parte de su hijo, quien encontró los más bellos versos para subirlo al inmenso pedestal del amor.

Pidió perdón a su papá

Cuando los sinsabores de la vida tocaban fondo, y las adversidades se le atravesaban en el camino, Diomedes Díaz hizo un alto y le volvió a poner oficio a su memoria. Con la sinceridad a flor de piel, plasmó un canto pidiéndole perdón a su amado padre.

A mi papá, que fue el que me crió le pido perdón
porque él debe de estar extrañado y la vieja mía,
con tanto esfuerzo que ellos me dieron la educación
y hoy me da pena que estén sufriendo por culpa mía.

En aquel instante, ‘El Cacique de La Junta’ buscó las mejores palabras donde el arrepentimiento estaba en primera fila. De esta manera, le dedicó la canción titulada ‘El Perdón’.

Papá, tú debes saber que entre el bien y el mal
circula el hombre y Dios a su modo de ver prueba
al hombre también con tentaciones,
porque es posible que un hombre sano se vea enredado
en un problema, me les explica a mis hermanos
y nunca dejes que no me quieran.

En Barranquilla, dos años después de fallecer su padre Rafael María Díaz Cataño, quien era hijo de Rafael Cataño y Avelina Díaz, pero se quedó con el apellido materno, lo volvió a recordar con un verso:

Canto y rezo una oración
ay, por medio de mi canto,
y como es un verso santo
lo digo de corazón, quien lo tenga vivo,
un abrazo, quien lo tenga muerto, una flor.

Elvira Antonia Maestre Hinojosa, ‘Mamá Vila’, madre de Diomedes

En ese lapso de la añoranza apareció la canción ‘Hijo agradecido’ con la que Diomedes Díaz participó en el año 1976 en el Festival de la Leyenda Vallenata, ocupando el tercer puesto.
En ella el joven compositor reconoció todo el sacrificio que hicieron sus padres para sacarlo adelante al lado de sus hermanos. Esa vez, tenía 19 años, y cantó.

En el mundo no hallaron un obsequio material
para poder pagar a mi padre y a mi madre,
al instante recuerdo y siento ganas de llorar
al pensar que aquellos tiempo que lucharon para criarme.

Con la inspiración a toda vela iba contando en el canto esa experiencia vivida donde diversas necesidades planteaban alternativas para salir adelante y sus viejos eran el más preciado tesoro.

Todo esto es imposible porque no hay con que pagar
esta sencilla crianza que le dan a uno sus padres,
que cuando estas pequeño te enseñan a trabajar
para que cuando ellos mueran se defienda uno más tarde.

Rafael María Díaz y Diomedes Díaz Maestre

El viejo Rafa, así lo ratificó Elvira Maestre, fue ese padre donde jamás hubo distancias, cosas inalcanzables y no existió la palabra imposible.
Al dar ese concepto llegaron a su rostro muchas lágrimas y ninguna de ellas trajo el consuelo que necesitaba para no continuar naufragando en el dolor por la partida de Rafael y Diomedes, esos seres pegados a su alma.

BLOG DEL AUTOR: Juan Rincón Vanegas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .