UN REY VALLENATO “INMARCESIBLE”

“Sin la música la vida sería un error”
Friedrich Nietzsche .

Por: Ramiro Elías Álvarez Mercado

Su estampa de ébano, recia, imponente, hacía que su presencia nunca pasara desapercibida.


Como reza el sabio adagio popular: “los tiempos de Dios son perfectos” y esto aplica al pié de la letra con “El Negro Grande del Acordeón”, Gilberto Alejandro Durán Díaz quien recibió el llamado celestial de la música después de dos décadas de su nacimiento en el Paso: un bello y pintoresco pueblo del departamento del Cesar; llegó a este mundo el domingo, 9 de febrero de 1919, próximos a los ríos Ariguaní y Cesar. En medio de cantos de vaquería y tamboras se fue formando poco a poco la historia musical de este ícono de la música vallenata. Ese ambiente alegre y bullanguero de su pueblo fue parte fundamental para que Alejo (así se conocía) decidiera dedicarse al arte musical, a pesar de haber aprendido a ejecutar el acordeón ya con la mayoría de edad pero que la llevaba en su sangre desde que fue concebido por sus padres, profesión a la que se dedicó por el resto de su vida, hasta que el creador lo llamó a rendir cuentas el día miércoles, 15 de noviembre de 1989, en la ciudad de Montería. Sus restos reposan en Planeta Rica (Córdoba), lugar que eligió como su tierra adoptiva.


Su vena musical es heredada de sus antepasados, quienes junto a su madre Juana Francisca Díaz Villareal, cantaora y bailadora de tamboras y su padre Nafer Donato Durán Mojica acordeonista, abrieron la trocha para que él y sus hermanos conformaran una de las dinastías más representativas de la música vallenata: Los Durán. Podemos decir que Alejo estaba predestinado para continuar con ese legado artístico.


Su hermano mayor Luis Felipe Durán Díaz, su tío Octavio Mendoza “El Negro Mendo”, un gran acordeonista de la época, merenguero por excelencia y su amigo Víctor Julio Silva lo influenciaron de manera sustancial en la ejecución del acordeón: instrumento con el cual logró una afinidad absoluta, como diríamos popularmente “amor a primera vista”, gracias a su tenacidad y ahínco en determinar un estilo propio, que se caracterizó por una nota pausada, sin aceleres, exquisita, sencilla y con énfasis en unos bajos sonoros marcantes o de acompañamientos con los que adornaba sus bellísimas melodías, respaldadas por su voz fuerte, clara, melodiosa, con acento profundo y nostálgico, así como por las muletillas que siempre acompañaron sus interpretaciones y que hacen parte de su sello característico: “¡Oa”!, “¡Apa!”, “¡Sabroso!” .


Cuando cumplió los 24 años comenzó a soñar con su trasegar en la vida musical, ya que en ese momento el acordeón se había convertido en su más fiel compañero, es cuando decide salir de su adorado terruño y dar a conocer su música y talento, algo que caló muy fácil y rápido en sus nacientes seguidores en donde se presentaba; porque aparte de lo expuesto anteriormente, tenía un carisma arrollador y seductor ante el que sucumbían todos los que escuchaban las notas mágicas y sonidos embrujadores que brotaban de su instrumento bendito.


Después de varios años recorriendo diversos pueblos del Caribe colombiano en sus famosas “corredurías” de largos meses, llega a la ciudad de Barranquilla donde cristalizó uno de sus sueños: la grabación de su primer disco, en el año 1950, titulado “GÜEPAJE”, paseo vallenato conocido también como “LA TRAMPA”, a partir de su llegada a la pasta sonora su figura alcanza una dimensión impresionante y se consolida musicalmente con su estilo auténtico, único e irrepetible, con el que empieza a diferenciarse cada vez más de sus compañeros de oficio, no sólo en la interpretación de su acordeón sino porque ya no sólo se limitaba a relatar las cosas que acontecían en los pueblos como lo hacían los demás juglares de su época, sino que las adornaba con su criterio personal. Había pasado de lo meramente anecdótico a un mensaje más directo y contundente, su percepción del amor y las mujeres, el entorno natural que lo rodeaba, junto con la mirada filosófica de la vida fueron los temas más frecuentes en el “Negro Durán” como compositor.
La consagración como el primer Rey Vallenato en el año 1968 le empieza a dar mucho más prestigio a la música vallenata, porque encontraron en el “Rey Negro” al más digno representante de esta expresión musical, folclórica y cultural ya que encarnaba la figura del juglar y músico completo (cantante, compositor y acordeonista) además de ser querido y casi que venerado por propios y extraños.


Fue un juglar que no solo interpretó sus propias creaciones, también lo hizo con obras musicales de autores de gran renombre como: Rafael Escalona, Leandro Díaz, Julio Erazo, Juancho Polo, Tobías E. Pumarejo, entre otros y lo hizo con mucha altura y calidad porque sabía imprimir con su voz e instrumento, un dejo tan especial y repleto de mucho sentimiento; es decir, era capaz de vivir y sentir la canción como si fuera suya. Además de interpretar otros aires del Caribe colombiano como: cumbia, porro, paseaíto y la creación de otros aires musicales “el porrocumbé” fusión de porro y merecumbé, también fueron muy famosas las adaptaciones que hizo de esas tamboras a música de acordeón, esas que desde niño le escuchó cantar y vio bailar a su progenitora, tales como: “La candela viva”, “Mi compadre se cayó”, “Dime con quién andas”, entre otras.


El maestro Alejo Durán dejó un legado musical incalculable, por lo que hoy sigue siendo para muchos, el más grande juglar del folclor vallenato de todos los tiempos, quien le dio la dimensión histórica a esta expresión musical que es orgullo de nuestro Caribe y nuestra carta de presentación ante el mundo. Hoy por hoy se pueden escuchar sus notas sublimes y mágicas por medio de los canales que difunden música y en las ejecuciones de sus canciones que se llevaban a cabo en los festivales vallenatos que se hacen a lo largo y ancho del país y en otros países como México y EEUU.


Hoy cuando recién celebramos los 102 años de su natalicio valoramos cada día los más de 40 de vida artística y más de 100 trabajos discográficos que nos regaló para la historia, con los que se paseó por muchísimos escenarios, en pueblos, grandes ciudades dentro y fuera del país, pero jamás se dejó enfermar por la fama, ni incurrir en ningún tipo de vicios que muchas veces van ligados a estos fenómenos, por el contrario nunca cambió su estirpe de hombre campesino, noble y sencillo, fiel a su idiosincrasia y que estamos seguro que a pesar de su aporte, no dimensionó la grandeza que encerraba.
Es por eso que el maestro Alejandro Durán Díaz, es el juglar más trascendental e inmarcesible no solo de la música vallenata, sino de la música colombiana en general.

Vida eterna para el primer Rey del Festival de la Leyenda Vallenata.

BLOG DEL AUTOR: Ramiro Elías Álvarez Mercado

8 comentarios

  • Jorge arcon borja

    Exelente apunte y merecido elogios al mas grande junglar .que planeta Rica acogio como hijo. Saludos

    Me gusta

    • Ramiro Elías Álvarez Mercado

      Muchas gracias Don Jorge por leer y comentar mis escritos, un abrazo y bendiciones

      Me gusta

    • Ignacio Cantillo Vásquez

      Como todas las crónicas que escribe Ramiro Álvarez, ésta es excelente. Fiel a su estilo, contiene una profunda investigación sobre un personaje relevante de nuestra música vallenata. Felicitaciones a Ramiro y todo el reconocimiento por ese esfuerzo que hace para producir estos escritos.

      Me gusta

  • Excelente… Ramiro muy amable por darnos a conocer sus grandes conocimientos del maestro. Un abrazo grande.

    Me gusta

  • Excelso como siempre mi amigo Ramiro Álvarez, hermosa crónica y homenaje al Viejo Alejo, detallada y precisa, exaltando , de manera enfática “al juglar más trascendental e inmarcesible no solo de la música vallenata, sino de la música colombiana en general.”

    Gracias por tus esfuerzos nobles de hacer que El Maestro Alejo y su Obra permanezcan culturalmente visibles para el Mundo.

    Tu amigo
    Hochiminh Vanegas Bermúdez
    HOCHI Cantautor Vallenato
    @hochimusik
    #NoLoDudesMasHazlo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .